El matrimonio Fornero fue encontrado muerto en su habitación, la mañana de ayer y la causa habría sido un pacto suicida. Son los padres del joven Leandro Fornero, quien fuera asesinado en la zona del Parque Urquiza de Paraná, el 24 de enero de este año, después de una discusión con dos jóvenes. Al parecer, los padres de Fornero -quienes hace meses vienen reclamando justicia- ingirieron cianuro para suicidarse.

fornero familia

En la casa, en calle Monteverde 1743 de Paraná, no se hallaron signos de violencia e incluso en la vereda estaba apostado un custodio policial, desde hace ya varias semanas. Incluso, en una de las habitaciones de la vivienda se encontraba durmiendo la hija del matrimonio, de 39 años, quien se encontró con el lamentable cuadro, según se indicó a Análisis.

Héctor Enrique Fornero tenía 65 años, mientras que su esposa, Marta Noacco, 62. Si bien las autopsias que se realizan sobre los cuerpos de la pareja recién finalizarían a la medianoche, se pudo saber que hasta las últmas horas de la tarde no se hallaron signos de violencia, lo que avalaría la hipótesis del suicidio. Los cuerpos sin vida de la pareja fueron encontrados por la hija del matrimonio, Susana Fornero, quien vive en una habitación del primer piso, poco después de las 8 de la mañana. Apenas alertado el custodio policial -quien cumplía una guardia permanente en la vivienda, desde hace ya un tiempo, tras amenazas de allegados directos a los autores del crimen de Leandro Fornero-, el mismo uniformado pudo determinar que no había ningún signo de violencia en la casa. Asimismo, se encontraron en la habitación del hecho restos de cianuro sobre la cama y en los alrededores (incluso apareció un frasco en uno de los roperos), por lo cual se dedujo que fallecieron en escasos minutos, habida cuenta del poder del líquido.

El juez de Instrucción de turno, Elbio Garzón, interviniente además en la causa, indicó que si bien el origen de la muerte será establecida a través de la autopsia, no hay indicios de violencia, por lo que se trataría de un suicidio. Se precisó además que la casa estaba ordenada y que no había siginos de violencia en las cerraduras de ninguna de las habitaciones de la casa, y que los cuerpos no presentaban heridas o lesiones visibles. Los cuerpos fueron trasladados a la Morgue Judicial de Oro Verde y luego serán entregados a los familiares.

Si bien las autopsias que se realizan sobre los cuerpos de la pareja recién finalizarían a la medianoche, se pudo saber que hasta las últimas horas de la tarde no se hallaron signos de violencia, lo que avalaría la hipótesis del suicidio, infomó diario Uno.

(La Nota digital)

Anuncios