Se detectó PBC en transformadores de Gualeguaychú

Luego de analizadas las muestras y “contramuestras” extraídas a los transformadores de Gualeguaychú que fueron declorinados el año pasado, en algunos se detectaron niveles de PCB superiores a los permitidos. Así lo informó el secretario de Ambiente Sustentable de la provincia, Fernando Raffo, quien adelantó que en los próximos días esos equipos serán sometidos nuevamente al proceso de limpieza.

Los 72 transformadores pertenecientes a la Cooperativa Eléctrica de Gualeguaychú fueron declorinados el año pasado. Recientemente se tomaron muestras del aceite que contienen, para analizarlas y constatar que los niveles de PCB se mantuvieran por debajo de los límites aceptados. Ese trabajo lo hizo la misma empresa que realizó la limpieza, Kioshi SA.

Por su parte, el Gobierno provincial tomó, al azar, “contramuestras” del 10 por ciento de los transformadores, es decir, de siete equipos. Las mismas fueron enviadas al laboratorio de la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER) en Concordia, para su estudio. Como resultado arrojó que uno de los aparatos analizados contiene niveles de PCB que se ubican “por encima de los valores guía”, precisó Raffo ante APF.

La firma también admitió una situación similar en otros transformadores. Por tanto, se decidió volver a realizar el tratamiento de esos aparatos. “La empresa se va a instalar nuevamente en esa localidad en los próximos días, para terminar algunos transformadores que quedaron con más porcentaje de PCB”, explicó el funcionario, aunque no pudo precisar el número exacto de transformadores que se limpiarán.

Lo que sí afirmó es que Kioshi hará el trabajo de limpieza en el mismo predio en el que funcionó el año pasado, ubicado en el ex Frigorífico local.

“Algo normal”

Raffo aseguró que en el plan de trabajo estaba contemplada la posibilidad de que algunos transformadores dieran resultados positivos de PCB al cabo de algunos meses de funcionamiento tras la declorinación.

“Esto estaba previsto porque, después de la limpieza, la prueba que realmente vale es cuando se coloca nuevamente al transformador y se le da tensión real. Ahí es cuando pueden pasar estas cosas, después de 60 o 90 días de funcionamiento. Por eso tenemos un plan de trabajo”, remarcó en ese sentido. “Esto es algo normal que suele suceder”, ratificó en declaraciones a esta Agencia.

Según explicó, a los equipos que tenían “mucha concentración” de PCB ?tal el caso de los de Gualeguaychú? en general “les quedan restos que no se pudieron extraer y luego, durante el funcionamiento, el aceite se va embebiendo en eso”.

Aldea de San Antonio, libre de PCB

Por otro lado, Raffo informó que en los próximos días se liberarán los certificados que declaran libre de PCB a los transformadores de Aldea San Antonio, ya que el análisis de las muestras mostró niveles de bifenilos policlorados por debajo de los límites permitidos.

Se trata de un total de siete equipos, que fueron limpiados junto a los de Gualeguaychú.

(La Nota digital)