Expectativas y críticas por nueva Ley de equidad de género

El Senado provincial sancionó el lunes un proyecto relativo a la equidad de género, que regulará la representación política y confección de listas electorales. Si bien la iniciativa original propiciaba un 50% de candidatos de cada género, se terminó aprobando uno que garantiza un piso del 25% para un mismo sexo. El movimiento de mujeres consideró un “claro retroceso” la ley. El Poder Ejecutivo debate la promulgación o no de la norma.

El Diario

En el diccionario de la Real Academia Española una de las acepciones de equidad es “disposición del ánimo que mueve a dar a cada uno lo que merece”. Si se trata de vincular el concepto a la participación de mujeres en las listas de cargos electivos, la equidad ha merecido interpretaciones diversas según se trate de las jurisdicciones nacional, provincial o municipal. Claro está, en cada caso, una norma ha consagrado la disparidad de criterios de modo tal que los porcentajes establecidos son del 30%, el 50% y el 25%.
El dato más novedoso es la sanción en el Senado provincial del proyecto de ley por el cual se establece para la provincia de Entre Ríos el principio de equidad de género en la representación política y en la conformación de candidaturas con probabilidad de resultar electas, dejando especificado que ese principio deberá observarse obligatoriamente en toda lista de candidaturas electivas para desempeñar cargos representativos en órganos deliberativos previstos constitucionalmente.
Más claridad aporta el artículo 3º del proyecto tratado el martes sobre tablas, que en la redacción expresa que “toda lista de candidatos a cargos electivos provinciales y comunales presentada para su oficialización por un partido político o alianza política habilitado por la Justicia Electoral, deberá contener un veinticinco por ciento (25%) de candidatos, como garantía mínima, por sexo”.
Para garantizar a los candidatos de ambos sexos una equitativa posibilidad de resultar electos, establece un orden para la inclusión de los postulados de modo al que “las listas de candidatos titulares y suplentes deberán efectuar la postulación en forma alternada, es decir intercalando como mínimo uno (1) de un sexo por cada tramo de cuatro candidaturas, y cuando las listas de candidatos tuvieren un remanente una vez cumplido el procedimiento previsto, los cargos restantes podrán ser cubiertos indistintamente. En el caso que se convoque para elegir un sólo cargo deliberativo, el candidato podrá ser indistintamente de cualquier sexo.

El proyecto, cuya promulgación hasta ayer estaba pendiente, modifica la Ley Nº 2.988 en su artículo 75º, estableciendo que “La lista de candidatos para la elección de diputados deberá contener treinta y cuatro (34) titulares e igual cantidad de suplentes, asignando como mínimo un veinticinco por ciento (25%) de candidatos por sexo que deberán ubicarse intercalando como mínimo uno por cada tramo de cuatro (4) candidaturas”.
También modifica la Ley Nº 2.988 en su artículo 76º para establecer que “la lista de candidatos a senadores provinciales se integrará por un candidato titular y uno suplente, pudiendo cubrirse indistintamente en cuanto al sexo refiere”.
Asimismo, introduce un cambio en el artículo 93º de la Ley Nº 2.988. En este caso, impulsa el siguiente texto: “La lista de candidatos a Convencionales Constituyentes de la provincia de Entre Ríos se compondrá de un número de miembros titulares igual al de la totalidad de senadores y diputados provinciales e igual número de suplentes; quienes serán elegidos en distrito único, respetando la designación de un veinticinco por ciento (25%) como mínimo de candidatos por sexo que deberán ubicarse intercalando al menos uno por cada tramo de cuatro (4) candidaturas”.
En el artículo 11º quedó expresado que “la ley electoral rige para las comunas en todo en cuanto no se oponga a lo expresamente establecido en esta ley” en tanto que el 12º “deroga toda norma que se oponga a la presente ley”.mira
Habrá que recordar que aunque este asunto venía siendo debatido desde hace años, cobró nuevo impulso cuando la Constitución de Entre Ríos modificada en 2008 consagró en el artículo 17º “igualdad real de oportunidades y de trato para mujeres y varones en el pleno y efectivo ejercicio de los derechos que fueren reconocidos en el ordenamiento jurídico” y “establece y sostiene la equidad de género en la representación política y partidaria y en la conformación de candidaturas con probabilidad de resultar electas”.

En Entre Ríos, en el año 2006 había sido aprobado un conjunto de modificaciones a la ley 3.001 –Orgánica de municipios–. Uno de los cambios estaba relacionado con la elección de concejales o vocales de Juntas de Fomento y dejó establecido que “las listas deberán respetar el principio de participación equivalente de género, asignando obligatoriamente un 50% de candidatos varones y un 50% de candidatos mujeres, debiendo respetar imperativamente el siguiente orden de inclusión: cuando se convoque a cubrir números de cargos que resultan pares, las listas de candidatos titulares y suplentes deberán efectuar la postulación en forma alternada intercalando uno de cada género, por cada tramo de (2) dos candidatos hasta el final de la lista”.
En la Nación, hace 21 años que se legisló en la materia. De entonces data la denominada ley de cupo, ley 24.012 a partir de la cual “las listas que se presenten deberán tener mujeres en un mínimo del 30 % de los candidatos a los cargos a elegir y en proporciones con posibilidad de resultar electas. No será oficializada ninguna lista que no cumpla estos requisitos”.

SI UNO REPASA EL TRÁMITE LEGISLATIVO QUE 45 LEGISLADORES –40 hombres y 5 mujeres– dieron al proyecto recientemente sancionado, quizá sorprenda que la iniciativa es de autoría de la diputada Alicia Haidar, a quien acompañaron con su firma, Lidia Nogueira, Patricia Díaz, Mirta Alderete y Ana D’ Angelo.
Lo que también puede leerse es que el texto sancionado en el Senado y que en los mismo términos había aprobado la Cámara de Diputados no es el original presentado por la legisladora. Aquel proyecto que en su tratamiento fue modificado, establecía “para la Provincia de Entre Ríos el principio de equidad de género en la representación política y partidaria y en la conformación de candidaturas con probabilidad de resultar electas”. Y en el artículo 3º donde tal como se sancionó aparece el porcentaje del 25%, se aludía a “porcentajes equivalentes”. Concretamente expresaba:
“Toda lista de candidatos a cargos electivos provinciales, municipales y/o de comunas presentada para su oficialización por un partido político o alianza política habilitado por la Justicia electoral, deberá contener porcentajes equivalentes de candidatos de ambos géneros”. Y, más adelante, el artículo 5º precisaba que “a los fines de garantizar a los candidatos de ambos géneros una equitativa posibilidad de resultar electos, la participación equivalente establecida en el artículo primero (1º) deberá respetar imperativamente el siguiente orden de inclusión, a saber: a) Cuando se convoquen números pares, las listas de candidatos titulares y suplentes deberán efectuar la postulación en forma alternada, es decir intercalando uno (1) de cada género por cada tramo de dos (2) candidaturas”, y no uno cada 4, como finalmente fue sancionado.

Mujeres: “Esto no es equidad de género”

Desde el Movimiento de Mujeres de Entre Ríos, se sostuvo que el proyecto sancionado es un claro retroceso en el marco de las conquistas en materia de derechos humanos alcanzadas en la primera década del siglo XXI. “Seguimos ante la presencia de una dirigencia política que tiene un discurso hacia afuera, que habla de derechos humanos, y cuando se trata de efectivizarlos, de democratizar el poder, claramente vuelve a las viejas concepciones”, dijo a esta Hoja, la ex diputada provincial Lucy Grimalt.
La referente del Movimiento desestimó que “estemos ante una ley de equidad de género. Esto es una ley de cupo y con el porcentaje más bajo”, lamentó.
Finalmente, dejó planteado el interrogante acerca de cuál sería la actitud del gobernador frente al proyecto sancionado por el Senado. “¿Qué responsabilidad asumirá Urribarri con las mujeres de Entre Ríos?”, interrogó Grimalt, cuando ayer no se conocía que el mandatario la hubiese promulgado.

Problemas en puerta

El proyecto sancionado incluye los cargos electivos “comunales”, material sobre la que legisla también la ley 3.001. Una norma alude al 25% y la otra al 50%. Consultado al respecto, un senador oficialista admitió que la diferencia planteada será, por lo menos, “judiciable”.

(La Nota digital)

Anuncios

Un comentario

  1. Así defienden nuestros derechos las Legisladoras del Departamento La Paz. Vergüenza tendría que darles al traicionar a las Compañeras, que pusieron la cara e hicieron posible para que esten ahora donde están. Pero sí estoy segura que no acompañaremos ninguna postulación más ni iniciativa alguna como resultado de los arreglos internos que hagan dentro de nuestro partido. Ah!! me olvidaba que cambian de colores según la ocasión. Qué malas!!. Eso no se hace, después se jactan hablando de solidaridad, transparencia y educación.

Los comentarios están cerrados.