Raúl Tomaselli está a punto de titularizar como juez en el fuero de Familia y Menores de Concordia. Quedó envuelto en una resonante polémica luego de que permitiera la judicialización de un caso de aborto no punible.

El polémico juez de Familia Civil y Penal de Menores 1 de Concordia, a punto de titularizar el cargo, Raúl Tomaselli, se negó a reconocer un hijo luego de 17 años. La paternidad se terminó resolviendo por un ADN. Antes del análisis, el magistrado se negaba a pagar la cuota alimentaria. Hubo un pedido de juicio político que nunca fue contestado por parte del Superior Tribunal de Justicia (STJ). Luego de pasar por el Senado, ahora el gobernador Sergio Urribarri tiene el pliego en sus manos.

La noticia no califica para un último momento, pero su densidad es profunda. El titular del Juzgado de Familia Civil y Penal de Menores Nº 1 de Concordia, Raúl Eduardo Tomaselli, tiene un episodio en su pasado que lo condenaría de por vida en el ámbito profesional. Se trata de una paradoja.

Un informe de Página Judicial detalla que quien superó las instancias en el Consejo de la Magistratura, primero; y las preguntas de los senadores, después, tardó 17 años en reconocer a un hijo con Ana Conte.

No es de buen gusto hablar de la vida privada de un funcionario, pero cuando el personaje tiene como función impartir justicia, los parámetros para abordar sus actos requieren de una vara más exigente.

Tomaselli está a punto de titularizar su cargo de juez en el fuero de Familia y Menores de Concordia. Su nombre quedó envuelto en una resonante polémica que llegó a los medios nacionales luego de que el magistrado permitiera la judicialización de un caso de aborto no punible que se enmarcaba claramente en lo que establece el Código Penal. También un antecedente del STJ en 2007 deja mal parado al juez. Su actuación en el caso de la nena de 11 años violada y embarazada recibió críticas de organizaciones sociales y políticas, sin embargo, Tomaselli avanzó en el proceso constitucional sin inconvenientes.

En 2009, el magistrado de Concordia fue empujado a aceptar un estudio de ADN para despejar cualquier duda sobre la paternidad de un joven que estaba a un paso de convertirse en mayor de edad.

“Cuando tenía 17, aún no era reconocido por el padre. Recuerdo que fue un 25 de septiembre cuando la mamá cayó a mi casa de ojotas y medias de hombre”, relató la patrocinante, Evelyn Siblen. La representante de Conte contó que el juez “se negó a hacerse cargo de la cuota alimentaria” que correspondía, aunque aclaró que “algo le pasaba”.

Lo cierto es que pasó el tiempo y Conte, con tres hijos, aparte del que tuvo con Tomaselli, se hizo cargo en soledad de la situación.

“Siempre le reclamó el reconocimiento del hijo, pero a él parece que le daba algo. Durante un tiempo decidió no ir a la Justicia, hasta que la situación económica explotó”, avanzó en el relato la doctora. Y agregó: “Una vez que el chico cumplió 18 años decidió vivir con el padre”. Así lo hizo saber el joven y Tomaselli aceptó.

Corporación

El ADN fue pedido por la mujer, pero el magistrado “la estiró todo lo que pudo”, según relató Siblen. El análisis despejó todas las dudas. Es en esa instancia que Siblen se hace cargo del caso. “Me tuve que enfrentar a toda la corporación judicial”, recordó.

La primera determinación que tomó la abogada fue recusar al juez Rodolfo Jáuregui, que había trabajado con Tomaselli. Lo logró y la causa ingresó en el Juzgado de Mariano Velazco.

Durante el proceso se produjo un hecho sospechoso. Un día le entraron desconocidos a la casa que alquilaba Conte, donde vivía con los cuatro chicos. “Le dieron vuelta la casa, pero no le robaron nada. Después nos enteramos que Ana tenía el celular pinchado”, narró Siblen.

La abogada es de Santa Fe, pero está matriculada en Concordia. No es casualidad que la profesional sea foránea. Cuenta que durante mucho tiempo, Conte no logró conseguir un abogado que la patrocine hasta que se contactó con ella.

La doctora incursionó en la posibilidad de que Tomaselli enfrente un Jury por entender que no podía ocupar el lugar que ostentaba y manejarse en su vida privada de la forma en que lo estaba haciendo “al no reconocer a su hijo y que a los 17 años no había pagado la cuota alimentaria”. La presentación nunca fue respondida.

Tomaselli tuvo acuerdo del Senado y ahora su pliego está en manos del gobernador Sergio Urribarri. En el Poder Judicial hubo silencios y apoyos. Los primeros fueron de los integrantes del STJ; los segundos del procurador general de la provincia, Jorge García, y el jefe de los defensores oficiales, Maximiliano Benítez.

Fuente: Recintonet

(La Nota digital)

Anuncios