Las distintas formas de participación política

Existen al menos tres formas de participación política. La primera es la participación obligatoria por Ley, que se lleva a cabo durante los actos eleccionarios de todas las jurisdicciones donde se eligen sus autoridades a través del voto secreto y obligatorio.

La segunda se produce cuando se realizan encuestas. Para lo cual, se consulta solo a una muestra reducida pero muy representativa del conjunto. Este método de investigación está tan depurado, que se alcanzan niveles muy ajustados sobre los que resultarían consultando a la totalidad de las personas integrantes de la población.

Tanto en la primera como en la segunda forma de participación democrática, nuestro voto, integra el caudal total de votos, sin especificar a quienes pertenecen. Se debe aclarar que en las encuestas participamos aún sin ser encuestados, ya que quienes participan directamente representan a una porción de la totalidad. Es decir, que es una participación por representación, de la que no somos conscientes que esto haya sucedido, si no fuimos consultados directamente.

Luego de producida la elección, son las autoridades elegidas durante el acto eleccionario quienes llevarán adelante las políticas que entiende que han sido votadas por los ciudadanos, a los cuales no se los volverá a consultar hasta la próxima elección en forma directa. Si, se los volverá a consultar a través de la realización de encuestas, las que se realizan permanentemente, antes de implementar las medidas concretas por parte del gobierno. Fundamentalmente para auscultar anticipadamente cual puede ser la reacción de la población ante la aplicación de determinadas políticas.

En la primera de las consultas que se realizan durante las elecciones existe una permanente e insistente llamado a apoyar ciertas y determinada políticas representadas por los candidatos que compiten en la elección. Elección que luego de finalizada se dan a conocer los resultados del escrutinio. En la segunda consulta, que se realiza a través de encuestas, los ciudadanos ni siquiera se enteran de los resultados de las mismas.

Últimamente, a través de la tecnología, es posible participar abundante y directamente a través de las diversas formas de participación que ofrecen las redes sociales y los blogs. Además de la posibilidad que ofrecen los distintos medios de comunicación, los que permiten la participación de sus lectores en sus ediciones online. Posibilitando incluir la opinión de la ciudadanía como nunca antes se había experimentado. Siendo estas nuevas formas, las usadas para manifestarse y organizarse para defender sus principios y sus intereses. Llevando adelante acciones que se diferencian grandemente de una democracia representativa donde se delegan en las autoridades elegidas las acciones políticas que están demandando. Acercándose más, a una forma de participación directa de los ciudadanos en las cuestiones públicas.

En realidad este fenómeno se ha producido, debido a que los partidos políticos no han superado su rol de ser únicamente maquinarias electorales. Maquinarias que funcionan únicamente en los períodos previos al acto eleccionario y durante el día de la elección, fiscalizando los comicios. Para luego dejar de funcionar, hasta que se produzca en nuevo llamado a elecciones a dos años vista.

Por supuesto que la participación directa en política desde el teclado de un ordenador es la posibilidad que más apasiona a quienes desean ser miembros activos de la sociedad a través del debate de ideas. Quedando en este andarivel excluidos quienes consideran que la actuación política se restringe a la cooptación de voluntades durante el período electoral, a la organización de la fiscalización de los mismos y a la organización de los actos políticos de campaña..

Es decir que las nuevas tecnologías han abierto un nuevo canal de participación que sin lugar a dudas ampliará y posibilitará la circulación de ideas entre los miembros de la comunidad. Pudiendo de esta manera cumplir un rol que los partidos políticos les negaron. Emergiendo nuevos actores que seguramente enriquecerán la política propiamente dicha.

Eugenio García

(La Nota digital)

Anuncios