Incorporan tecnología a la producción citrícola, vitivinícola y de la nuez pecán

Entre Ríos presentó tres proyectos para el agregado de valor tecnológico a los sectores productivos del citrus, la nuez pecán y la producción vitivinícola a corto plazo y con una inversión de más de 2 millones de pesos. A cargo de diversas entidades del sistema científico tecnológico entrerriano, los proyectos productivos serán financiados por el Estado y darán solución a demandas concretas con miras a posicionar a la provincia en la producción de los sectores involucrados.

nuez pecan y otras tecnologias

Los proyectos productivos fueron presentados a la convocatoria de Proyectos Federales de Innovación Productiva-Eslabonamientos Productivos (PFIP-ESPRO) que hace el Consejo Federal de Ciencia y Tecnología (Cofecyt) del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (Mincyt). Para ello, desde la Subsecretaría de Ciencia y Tecnología de la provincia se realizaron un estudio sobre Demandas de Innovación Tecnológica entre Sectores Productivos Vinculados, talleres regionales y rondas de trabajo con empresas y entidades de la provincia para ampliar esta información. Además, el equipo técnico la Subsecretaría se puso a disposición de las Unidades de Vinculación Tecnológicas para redireccionar las consultas que recibiera de los sectores involucrados.

Al respecto, la subsecretaria de Ciencia y Tecnología, Luisina Pocay, aseguró que “el objetivo es mejorar la competitividad de los sectores productivos entrerrianos, y desde el gobierno provincial se está atento a todas las líneas de financiamiento que favorezcan a los mismos”.

Destacó luego la importancia de que esta línea de financiamiento esté destinada a proyectos asociativos que nuclea a universidades, entidades como el INTA, el Estado provincial y a diferentes cámaras de diferentes sectores.

“De esta manera, y una vez más, con el trabajo articulado de Nación, provincia y universidad, se demuestra que asociándonos podemos potenciar sectores entrerrianos y darle respuestas concretas a nuestros productores, cámaras y empresas”, remarcó Pocay en el cierre de la convocatoria que fue días atrás en la sede de la Subsecyt y con la presencias de investigadores, expertos y personal técnico del gobierno provincial.

Los proyectos

En los proyectos participan Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) Concordia, la Facultad de Alimentos de la Universidad Nacional de Entre Ríos, la Mesa Citrícola, la Asociación de Vitivinicultores de Entre Ríos (AVER), el Polo Tecnológico de la Región de Salto Grande y el Cluster de la Nuez Pecán integrado por productores, empresarios y profesionales.

En el caso del citrus, la propuesta es incorporar tecnología e innovación en distintos eslabones (producción y comercialización) de la cadena de valor de la naranja y la mandarina porque son los cítricos dulces que se producen en la región de Salto Grande y porque es un tema priorizado por la Mesa Citrícola que nuclea asociaciones de citricultores de Concordia, Federación, Chajarí y Villa del Rosario, facultades, el Instituto Nacional de Tecnología Agroapecuaria (INTA), el Comité de Sanidad y Calidad Citrícola, y empresas.

La investigadora del área Frutales del INTA Concordia, Cecilia Kulczycki, explicó que “la propuesta tiene que ver con la prevención y el buen uso de plaguicidas, fertirriego. El objetivo es implementar metodologías de riego que son muy necesarias para la reconversión citrícola, además de la incorporación de recubrimientos por cosecha que se utiliza en los empaques de frutas con productos naturales, biodegradables e innovadores”.

En el caso de la nuez pecan, también se prevé la incorporación de tecnología para este cultivo que es nuevo y en crecimiento dado que en la provincia, hay más de 70 productores.En tanto, el tercer proyecto que se presentó es en vino. “En Entre Ríos hay una sola bodega pero con muchas perspectivas de seguir creciendo. Tenemos una potencialidad importante en descubrir varietales que son propios de la región. La idea no es competir con otras zonas, sino posicionar a Entre Ríos con sus propias variedades de uvas en el país, como la tannat. Por ello, la idea es profundizar el estudio de las características de esta variedad, entre ellas, el sabor y la textura”, remarcó.

Herramienta importante

Por su parte, el ingeniero en Alimento que trabaja en el área Frutales del INTA Concordia, Alexi Sosa, aseguró que “es muy importante contar con este financiamiento porque en este caso son proyectos cortos que complementan con los recursos que dispone el INTA o la universidad. Es un empujón más para tener resultados y poder concretarlos en el menor tiempo posible en la región. Son muy importantes estas inversiones para las adaptaciones e implementaciones de tecnología nueva”, insistió.

Explicó que “esta convocatoria atiende las demandas del sector productivo de la provincia de Entre Ríos que en el caso de INTA puede interpretarlas porque cuenta con la estructura y el personal técnico para dar respuesta. Hay otras instituciones que intervienen y la clave del éxito es trabajar interaccionado con otras entidades”.

“Es una muy buena herramienta que ofrece el Estado y es positivo porque se identifica cuales son los problemas de algunas cadenas que no están del todo consolidada. Desde el INTA podemos aportar, pero necesitamos complementar los fondos que es lo que nos está ofreciendo el Cofecyt para poder ofrecerle al productor lo que realmente necesita”, explicó.

Por último, Sosa adelantó que “de esta manera, las tres cadenas tienen la posibilidad de contar en dos años con resultados que les permitan decidir con confianza hacia donde quiere ir”.

La convocatoria

La apertura de la convocatoria 2012 de los Proyectos Federales de Innovación Productiva- Eslabonamientos Productivos Vinculados (PFIP ESPRO Vinculados) fue anunciada por el Mincyt. Se trata de una línea de Aportes No Reembolsables destinada a fortalecer los mecanismos de vinculación inter e intra sectorial a partir de la identificación y solución de las demandas de innovación tecnológica entre sectores productivos. La ejecución de los proyectos deben aportar una mejora en la competitividad de los sectores productivos intervinientes y generar beneficios sectoriales.

La línea PFIP ESPRO Vinculados financia proyectos que implican la acción conjunta de dos o más eslabonamientos productivos para solucionar demandas cruzadas de innovación tecnológica y mejorar su competitividad. Es decir, se busca que una cadena de valor realice un desarrollo innovador para satisfacer una demanda tecnológica presente en otra cadena de valor.

Fuente: MCyC

(La Nota digital)