Investigan incidentes ocurridos en la cárcel de Paraná

El fiscal de Paraná, Santiago Brugo, fue tomando declaración testimonial en el transcurso de toda la semana a 20 internos de la Unidad Penal 1, que a través de dos abogados presentaron un hábeas corpus correctivo, a raíz de incidentes ocurridos el domingo en la cárcel local. Según expusieron los encarcelados, a raíz de una pelea entre cuatro de ellos, los alojados en el pabellón donde sucedieron los incidentes fueron reprimidos con balazos de gomas y vejámenes.

Las primeras informaciones del tema trascendieron el miércoles, y este jueves la jueza de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad de Paraná, Cecilia Bértora, confirmó a El Diario que pidió que los privados de libertad que presentaron el hábeas corpus a través de los abogados Mario Figueroa y Juan Pablo Temón, sean llevados a la sede del Juzgado para exponer su versión de los hechos, además de solicitar las grabaciones de las cámaras de seguridad y otras medidas.

Hechos

El abogado Figueroa dijo que tras la pelea entre los internos (dos hermanos, contra otros dos del mismo pabellón), los penitenciarios habrían intentado ingresar al lugar del desmán, señalado como “Primer Patio A”, pero se encontraron con la puerta trabada. El letrado dijo desconocer los motivos que impidieron el acceso de los guardias: “No sé si estaba trabada la cerradura o qué pasó”, dijo Figueroa. Lo concreto de la denuncia es que al ingresar al sector, los funcionarios habrían empezado a “hacer disparos con balas de goma. Hay un interno que está lesionado con perdigones en la pierna. Esas lesiones ya fueron revisadas por el cuerpo médico del Servicio Penitenciario”, explicó el abogado.

Investigaciones

La presentación del hábeas corpus motivó que la jueza de Ejecución solicitara al Servicio Penitenciario el inmediato traslado de los internos hacia la sede del Juzgado para escuchar a los denunciantes, previa revisión médica, y determinar “si hubo agravamiento ilegítimo de las condiciones de la privación de la libertad”.

Bértora solicitó, ante todo, que pongan a su disposición a un interno de apellido Bello, sindicado como el iniciador de la pelea y al mismo tiempo, quien resultó con lesiones de mayor gravedad (sobre todo, en el rostro).

“Fui al pabellón, hablé con los internos, vi las filmaciones de las cámaras de seguridad y voy a dar intervención a la Defensoría del Pueblo de Paraná, para que a través del área de mediación intente un diálogo entre los internos, y si es necesario un acercamiento entre los internos y los penitenciarios, también”, detalló la jueza.

Con la presentación, los abogados buscaron que “cesen los actos arbitrarios y abusivos. Tratamos de individualizar a las personas responsables de los tratos crueles e inhumanos, prohibidos por la Constitución. Así solicitamos medidas de prueba, como la desgrabación de las cámaras de seguridad, y tratar de dilucidar cuáles fueron los excesos”, explicó Figueroa.

Pero, independientemente de las medidas para poner coto al supuesto agravamiento de las condiciones de detención, desde el primer día la Fiscalía inició una pesquisa para tratar de establecer si en el marco de la intervención de los penitenciarios se cometieron delitos.

“Se están tomando las declaraciones testimoniales de los internos que sufrieron vejámenes. Fiscalía no se ha expedido aún, pero sé que se está investigando”, dijo al respecto, el abogado de los internos.
En tanto, una tercera averiguación es la que se inició en el ámbito del Servicio Penitenciario. “El director del Servicio Penitenciario tomó intervención para ver cómo actuó su personal”, explicó la jueza Bértora. Acotó que esa investigación administrativa se lleva adelante “por vía de información sumaria o sumario administrativo”.

Oficial

El director del cuerpo penitenciario, José Luis Mondragón aseguró que en la filmación obtenida por las cámaras de seguridad quedó “plasmado el trabajo correcto del personal”. Según el funcionario, el ingreso de los guardias al pabellón fue para “evitar heridas graves. Gracias a Dios son lesiones de carácter leve en los internos que fueron producidas por ellos. Los disparos intimidatorios no provocaron heridas. Tenían armas blancas de fabricación casera, y eso puede avizorar un accionar más violento con otras consecuencias”, sostuvo.

“Mal podemos dejar que ellos se agredan y no tomar ninguna medida”, justificó el funcionario.

¿Qué es el hábeas corpus correctivo?

El hábeas corpus (el nombre proviene del latín “traigan el cuerpo”, es un instituto jurídico que puede ser ejercido en diferentes casos contra actos, hecho u omisiones de particulares, del Estado o personas indeterminadas, que pongan en riesgo o lesionen el derecho a la libertad individual y, más específicamente, la libertad ambulatoria. “Encuentra su fundamento en los artículos 18, 23 y 43 de la Constitución Nacional. El último artículo mencionado, incorporado en la Reforma de 1994, prevé la posibilidad de acudir a la Justicia mediante la especie de hábeas corpus denominada “correctiva”, en caso de “agravamiento ilegítimo en la forma o condiciones de detención”.

(La Nota digital)