“Estamos garantizando la calma porque es nuestra responsabilidad. Fue imposible prever el accionar delictivo claramente pergeñado por un grupo de personas que pretendían dañar económicamente, a los comerciantes y políticamente, al Estado”, dijo el gobernador Sergio Urribarri esta mañana desde Concordia. Los efectivos de Prefectura y Gendarmería con que cuenta el gobierno nacional en la ciudad entrerriana pusieron en marcha de inmediato un operativo de seguridad acompañados por las fuerzas provinciales.

“Instruimos a recabar toda la información necesaria, videos y fotos, porque ninguno de los comercios que fueron atacados fue porque alguien tuviera hambre. Indigna. No dudo que también haya habido instigación política. Pero bueno, lo que quiero dejar en claro es que volvió la calma a Concordia y que la inmensa mayoría de la Policía – porque no llegan a 50 las personas que estaban en la jefatura – más los efectivos de Gendarmería y de Prefectura se encuentran trabajando.

“No vamos a mirar para el costado. Va a actuar la Justicia. Lamentamos profundamente el hecho vandálico y absolutamente injustificable que sucediera anoche en Concordia. Este hecho delictivo no tiene justificativo porque no hay una situación social que explique semejante vandalismo”, expresó el mandatario.

Sobre el reclamo salarial de la fuerza policial, Urribarri explicó que se readecuarán los códigos de seguridad como se lo hace todos los años de modo que un agente tendrá un sueldo inicial de 8530 pesos. También habrá reformulación de la política de adicionales.

Urribarri permanece en Concordia donde llegó procedente de Paraná en las últimas horas del domingo. A las 23 se comunicó con el secretario de Seguridad Sergio Berni, para solicitarle la presencia de Gendarmería y Prefectura, lo que se concretó inmediatamente con los efectivos que ambas fuerzas disponen en la ciudad. En las próximas horas estarán llegando refuerzos.

Poco después habló con el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, sobre el escenario derivado del reclamo policial. “En estos momentos las fuerzas de seguridad están en las calles de Concordia, volvió la calma y los concordienses pueden salir a la calle normalmente”, afirmó Urribarri.

Urribarri confirmó que falleció anoche una persona en el marco de los hechos vandálicos registrados. “Habría estado saqueando electrodomésticos y otros artículos, y se electrocutó”, señaló el mandatario.

“La actitud de las personas que ingresaron y tomaron la Jefatura puede estar configurada en el Código Penal bajo la figura de sedición, que es un delito contra el Estado democrático”, afirmó .

Por otra parte, Urribarri garantizó actividad normal en Concordia este lunes. “La comunidad verá al personal policial, vehículos de seguridad y también la colaboración de la gente de Prefectura que estuvieron con nosotros trabajando hasta las cuatro y media de la mañana con los jefes. El personal ya estaba en la calle”.

Vamos a garantizar la calma. Nos vamos a reunir con los representantes de los comercios de Concordia para escucharlos, pero además para establecer un programa que tienda a auxiliar la situación por la que han pasado.

(La Nota digital)

Anuncios