Piden rápida sentencia en la causa “Área Paraná”

El jueves se cumplen 10 años de la solicitud de reapertura de la causa Área Paraná, y “la ciudad amanecerá con una intervención artística, expresando la resistencia, la lucha y la necesidad de la sentencia”, dijo la integrante de HIJOS, Clarisa Sobko.

Este jueves se cumplen 10 años de la solicitud de reapertura de la causa conocida como Área Paraná por parte de familiares de víctimas del terrorismo de Estado y organismos de Derechos Humanos. De cara a este acontecimiento, Clarisa Sobko, integrante de H.I.J.O.S. regional Paraná, manifestó a Elonce TV: “No es un balance positivo. Uno no puede creer el tiempo transcurrido, pero siempre intenta mirar el otro lado, que es que en Argentina, en relación a otros países del mundo, la sociedad se ha levantado, ha luchado y ha persistido en la búsqueda de la justicia”.

Igualmente, la militante por los derechos humanos consideró que “es difícil de comprender y procesar sentimental y mentalmente, que en la mega causa Área Paraná y la causa Concordia estemos a finales de 2013, pensando que en 2014, quizás, vamos a tener sentencia”.

“Sentimos dolor por los que se fueron y porque muchas madres están en la vejez”, expresó Clarisa Sobko, quien sostuvo que “lo que brinda el juicio y la sentencia —aunque es representativo y no alcanza a condenar a todos los responsables de los delitos de lesa humanidad—, trae sentimientos que uno no creía tenerlos: dentro de tanto dolor, tanta alegría cuando hay sentencia”.

En este marco, este 19 de diciembre, a partir de las 9, la Multisectorial de Derechos Humanos realizará un acto y una intervención artística frente al Juzgado Federal de Paraná (25 de Mayo 256) y entregará las firmas reunidas en la campaña lanzada el 16 de setiembre para exigir que se dé verdadero impulso al proceso y se dicte sentencia a corto plazo. “Esperamos ser recibidos por el juez y, si lo somos, vamos a intercambiar palabras para ver cuáles son las expectativas de ellos y las nuestras”, adelantó la integrante de H.I.J.O.S.

Todavía hay tiempo de sumarse a esta campaña de recolección de firmas. Los interesados pueden enviar un mensaje privado al Facebook de la agrupación o concurrir en forma personal a la sede de la Subsecretaría de Derechos Humanos de la provincia (Andrés Pazos 182) en Paraná.

Sobre la causa Área Paraná

El número de imputados en el expediente asciende a 21 pero a causa de tantos años de inacción judicial, murieron impunes 11 genocidas. Actualmente se encuentran procesados ocho represores, y dos fueron apartados de la causa recientemente por problemas de salud, por crímenes de lesa humanidad cometidos en perjuicio de 52 personas durante la última dictadura cívico militar. Entre esas víctimas permanecen desaparecidos Pedro Sobko, Claudio Fink, Victorio Coco Erbetta, Carlos José María Fernández y Juan Alberto Beto Osuna. También se encuentra desaparecido Jorge Emilio Papetti, cuyo caso se investiga en un expediente que es desprendimiento de la causa madre.

Pedro Sobko era militante del PRT-ERP. El 2 de mayo de 1977 fue secuestrado en Paraná y asesinado a tiros por el genocida Cosme Demonte, en plena avenida Ramírez y a la luz del día. Tenía 27 años; dos hijos, Oscar y Clarisa. Su esposa Elida Goyeneche fue secuestrada el 12 de enero de 1978 en Goya, provincia de Corrientes. Ambos permanecen desaparecidos.

Claudio Marcelo Fink era empleado de Agua y Energía, militaba en Montoneros. El 12 de agosto de 1976 fue secuestrado delante de sus padres, en la vivienda que compartían en calle Jujuy 273, en Paraná. Francis, como lo apodaban, tenía 23 años. Desde entonces, permanece desaparecido.

Victorio Erbetta era estudiante y militante de Montoneros. Fue visto por última vez el 16 de agosto de 1978 en la Facultad de Ingeniería Electromecánica de la Universidad Católica Argentina (UCA). Coco, como lo llamaban, fue visto en el centro clandestino de detención que funcionó en el Escuadrón de Comunicaciones de Paraná. Permanece desaparecido.

Juan Alberto Osuna era empleado y militaba en Montoneros. Los llamaban Beto, Lucho o Pacho. Tenía 27 años cuando fue asesinado junto a Carlos José María Fernández, el 25 de setiembre de 1976, en la denominada “Masacre de la Tapera”. Ciriaco, como lo apodaban a Fernández, también militaba en Montoneros, había sido secuestrado el 4 de setiembre de 1976. Estaba casado y tenía 25 años. Carlos aún sigue desaparecido, en tanto los restos de Beto fueron identificados y recuperados por su familia.

Jorge Emilio Papetti tenía 23 años, estudiaba Geología en La Plata y militaba en la Juentud Universitaria Peronista. Fue detenido el 16 de marzo de 1977, en el Regimiento 6 de Concordia, donde realizaba el Servicio Militar Obligatorio. Fue trasladado a Paraná, donde estuvo en el CCD de Comunicaciones del Ejército. Hay testimonios sobre su muerte durante una sesión de tortura en la Unidad Penal 1. Permanece desaparecido.

Los primeros procesamientos en la causa se dictaron en 2009, mientras que en abril de 2011 el expediente fue elevado a plenario (juicio por escrito). El proceso, que tramita por escrito y sin audiencias públicas, se viene desarrollando con una pronunciada lentitud y el dictado de la sentencia no se vislumbra en lo inmediato. El paso del tiempo favorece a los imputados, que se mueren impunes como el genocida Juan Carlos Ricardo Trimarco –principal responsable de la ejecución del terrorismo de Estado en Entre Ríos– o son beneficiados por padecer problemas de salud que les impedirían comparecer ante los tribunales. A la vez, madres y padres de los desaparecidos y algunos de los sobrevivientes dejaron este mundo sin conocer el veredicto de la justicia sobre estos crímenes de lesa humanidad.

(La Nota digital)

Anuncios