Insólito: policías autoconvocados pedirán 8.500 pesos al básico o irían a la huelga

DESCONOCEN PROCESOS JUDICIALES. Los policías siguen en pie de lucha, luego que a principios de diciembre realizaron medidas de protestas y e incluso en Concordia llegaran hasta abandono de servicio, lo que derivó en una ola de saqueos y caos. El abogado del nucleamiento de autoconvocados, César Bonatto, confirmó que reclamarán un salario básico de 8.500 pesos y que en caso de no llegarse a un acuerdo, los Policías están dispuestos a realizar una huelga.

El viernes los policías autoconvocados se reunieron en el Club Sud América de Gualeguaychú y para ese encuentro contaron con la presencia de varios uniformados que llegaron de distintos Departamentos como Concordia, Gualeguay, Colón, Uruguay y por supuesto Gualeguaychú. En ese marco, el movimiento de Policías Autoconvocados eligió a sus representantes para negociar con el gobierno provincial, de acuerdo al compromiso que formuló el gobernador Sergio Urribarri de convocarlos para discutir mejoras salariales a partir de febrero. Al momento de las precisiones sobre cómo sería esa medida de fuerza, atento a que la Policía es el brazo del Estado para conservar el orden, los Autoconvocados indicaron que se quedarán en sus casas y no prestarán ninguna clase de servicios.

“Es cierto que tenemos como trabajadores una responsabilidad diferente, pero también como trabajadores tenemos los mismos derechos”, afirmaron.

Además de reclamar un básico de 8.500 pesos, los Policías piden que no se paguen más códigos en negro y que a su vez se mejoren las condiciones de trabajo. Concretamente, piden que el Ministerio de Gobierno les provea de uniformes, chalecos antibalas, recambio de municiones y más y mejores móviles y sistemas de comunicación.

Bonatto recordó que el acuerdo alcanzado entre el gobernador y los policías en Concordia, “es provisorio, porque los uniformados decidieron dar el brazo a torcer para apaciguar el clima social”.

El abogado, oriundo de Concordia, fue elegido por los policías autoconvocados porque no tiene afiliación partidaria y porque además posee matrícula emitida por el Superior Tribunal de Justicia (STJ) como abogado mediador. “Me he sumado a este movimiento para evitar un conflicto social y contribuir a la paz en la provincia. Ese es mi espíritu de trabajo”, confío a El Argentino y aseveró que muchas de las herramientas que utiliza como mediador las pondrá arriba de la mesa de negociación con el Ejecutivo entrerriano.

“Entiendo como profesional del Derecho que el reclamo de los Policías es justo”, concluyó y confirmó que están dispuestos a ir a una huelga si en esas negociaciones no logran un acuerdo equitativo.

La otra decisión que adoptaron el viernes por la noche en el Club Sud América es elegir a los representantes titulares y suplentes por cada Jefatura Departamental. En ese sentido, se sabe que por Concordia fue elegido Leandro Coutiño y por Gualeguaychú se optará entre Horacio Neme y Horacio Dargain. De todos modos, Bonatto también confirmó que se han sumado otras delegaciones como las de Federación, Federal, Uruguay, Colón, Islas del Ibicuy y están a la espera de la respuesta de Paraná.

Divididos

Los Policías en su reclamo están divididos. Por un lado están los Autoconvocados y por el otro la Asociación Profesional Policial de Entre Ríos (Apropeler). El secretario general de Apropeler, Ricardo Raffo, confirmó esta división y la justificó porque utilizan metodologías de negociación diferentes.

Fuente: Diario El Argentino


El jefe departamental de Policía, Lucio Villalba con Clarín

Los autoacuartelados de Concordia fueron denunciados penalmente ante la fiscal de Concordia Mariana Elías por el jefe departamental de Policía, Lucio Villalba. La denuncia se presentó recién ayer porque “antes, lo prioritario era poner orden y seguridad, y proceder con los allanamientos”, justificó Villalba luego.

Los hechos centrales expuestos ante Elías fueron:

– La toma de la Jefatura Departamental con sus detalles.

– Los impedimentos sufridos por los efectivos policiales que intentaban defender a la ciudad de los saqueos. Entre ellos, imposibilidad de acceder a móviles y a armas largas y cartuchos de goma para repeler, e interferencias en la frecuencia policial que obstaculizaban coordinar acciones con las distintas comisarías.

– Lesiones. Recibidas por Villalba cuando los autoacuartelados toman la Jefatura: golpes en tórax, abdomen y tobillos, que fueron constatados por personal de Fiscalía a una semana de los hechos. Y recibidas por el oficial Ariel Silva, que estaba con Villalba en la puerta de la Jefatura el domingo 8 a la noche esperando la llegada de los policías que reclamaban. Según conta en la denuncia, a Villalba le arrojaron gas pimienta en la cara, por lo que quedó ciego momentáneamente y con signos de asfixia; fue golpeado en ese momento por varios, mientras escuchaba que otros gritaban “no era esto lo que habíamos hablado”. Silva recibió golpes y patadas en el suelo, producto de lo cual quedó seriamente comprometido uno de sus ojos, y debió someterse a cirugía el jueves pasado.

– También se denunció la lesión sufrida por una de las esposas de los autoacuartelados en un brazo, con corte de tendones al caerle un vidrio encima. Fue operada de inmediato en el Hospital Masvernat, lo cual la salvó de amputación.

La tipificación del delito que analizan a estas horas en Fiscalía determinará la carátula de la causa. Se estima que incluirá, entre otros, el delito de abandono de deberes de funcionario público, por no haber actuado en ocasión de conmoción pública, especialmente aquellos que estaban de guardia e hicieron paro. “Ellos quebrantaron la confianza de la sociedad –dijo el Comisario general y Jefe de la Policía entrerriana, Héctor Roberto Massuh-. La sociedad les pone un arma en la mano, ellos como nosotros juran sobre la Constitución respetar la misión que les da el estado de cuidar la vida. No es un trabajo como cualquier otro”, sentenció.

El compromiso de no aplicar represalias (por ejemplo, traslados a causa del reclamo), “no quita la sanción judicial por los delitos”, sostuvo Massuh. “No podemos permitir que un pequeño grupo dañe el trabajo que desde hace 8 años venimos haciendo en la Policía entrerriana, donde todos, para ascender, tienen la obligación de contar con título universitario”.

El jefe policial comparó a Concordia con Paraná, donde 350 policías se presentaron voluntariamente cuando se comunicó que podría haber conflicto social. Ahora, a partir de la causa judicial, la institución iniciará sumarios internos.

En tanto, el procurador General del Superior Tribunal de Justicia entrerriano, Jorge García, anunció que estudia aplicar a los acuartelados la figura de sedición.

(La Nota digital)

Anuncios