CADAL, eje de operaciones contra Cuba

Con fachada de Organización No Gubernamental (ONG) y bajo el ala de la Central de Inteligencia Americana (CIA) funciona el llamado Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL) con sedes en Argentina y Uruguay. Hoy puede asegurarse que es una poderosa organización destinada a atacar el estatus político cubano.

Según el diario argentino Página 12, la organización tiene entre sus patrocinadores al portal digital del diario El País –propiedad del derechista grupo Prisa- y al hotel Boutique Awa, de Punta del Este.

CADAL ataca al gobierno de Cuba y critica con dureza a naciones de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

También se ha señalado la relación de esa entidad con la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y con la Fundación Nacional para la Democracia (NED).

En este contexto, no puede olvidarse que el Departamento de Estado ha gastado 200 826 000 dólares en programas contra Cuba desde 1997, según Just the Facts, una entidad civil que registra los gastos del gobierno norteamericano en temas de Defensa y la Asistencia de Seguridad en América Latina y el Caribe.

El estudio, realizado entre el 2009 y el 2010, cuestiona la eficacia de los programas de Cuba, la mayoría de los cuales son precisamente gestionados por la USAID. Ese ente ha pagado a esta empresa de Washington, DC, por lo menos $ 1,47 millones para auditar los programas de la Agencia para Cuba.

En 2011, la NED publicó en su página oficial que le aportó a CADAL 60 mil dólares.

Más de CADAL

Una investigación del diario argentino Página12 desnuda la trastienda de la “fundación”. El llamado Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL), es presidido por “un importador de Uruguay”, Gabriel Constancio Salvia. Él es la cara más visible de CADAL por dos razones: es su presidente y director general, pero además ha publicado columnas de opinión en diarios como La Nación, Perfil, El Cronista Comercial y Ámbito Financiero, entre otros.

Su currículum indica en la segunda línea que “desde 1992 se desempeña en la dirección de entidades sin fines de lucro”. También que se vinculó con “la actividad partidaria desde marzo de 1983”. Pero no menciona cuáles son las entidades ni aclara en qué fuerza política. De sus textos se desprende un enfermizo anticomunismo que revelan sus análisis sobre el gobierno cubano. Martha Lidia Ferreira, una uruguaya que es licenciada en Geopolítica e integrante de Blogueros y Corresponsales de la Revolución asegura que “CADAL recibe su mayor porcentaje de dinero para sus acciones de manos de las sucursales de la CIA para la región: la fundación Atlas, la Fupad (Fundación Panamericana para el Desarrollo), la USAID y la NED (Fundación Nacional para la Democracia)”, entre otras entidades.

Fuente: Radio Rebelde – Página 12 y Gustavo Veiga

(La Nota digital)

Anuncios