Sindicatos se suman a la lucha contra la especulación

Representantes de una veintena de sindicatos manifestaron ante ministros del Gobierno provincial su compromiso con la lucha contra la especulación y en defensa del salario.

En un encuentro que tuvo lugar este jueves al mediodía en el Ministerio de Trabajo, Daniel Ruberto, secretario general del Sindicato de Empleados de Comercio, expresó: “De nada nos sirve obtener aumentos importantes en las paritarias si después todo el sueldo se nos va en el supermercado. El trabajador de comercio le debe lealtad a su empleador, pero ante todo le debe lealtad a su familia y tiene el deber de llevar el alimento a su casa. Celebro que nos hayan convocado. Estamos a disposición”.

En el encuentro, que es continuidad de reuniones mantenidas en los últimos días con distintos sectores de la comunidad, estuvieron representados, entre otros, los sindicatos de la carne, de pasteleros, de personal civil de las fuerzas armadas, de televisión, de trabajadores de la sanidad, de entidades deportivas, de Luz y Fuerza, de docentes privados, de metalúrgicos, de empleados de comercio, de mecánicos, de trabajadores del Iosper, de trabajadores de casas particulares, de trabajadores de edificios, de prensa, de obreros de la construcción, de no docentes de la UNER y de molineros.

Pedro Comas, secretario general de la Unión Trabajadores de Entidades Deportivas y Civiles (Utedyc) señaló que su gremio cuenta con “herramientas para colaborar con la defensa del salario y el control de los precios” y añadió: “Ponemos a disposición a la juventud sindical con cuyos representantes nos reunimos anoche y están para sumarse”. Pidió luego “ponerse de acuerdo en la faz operativa” y propuso la emisión de una credencial identificatoria para los voluntarios que participen de las distintas acciones. “Del mismo modo que cuando hacemos una vivienda y conseguimos que un trabajador deje de pagar alquiler, queremos ayudar para cuidar el salario y de nuestra gente”, acotó.

Sergio Pesoa, secretario de Interior del Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop) añadió que “hay que trabajar para que el consumidor sea el primer defensor de su bolsillo” y advirtió: “Nuestros afiliados están en todas las escuelas y tienen acceso a un montón de familias. Somos una herramienta útil para hacer cumplir este programa y que no se pierda lo que podamos lograr en las mesas paritarias”.

En similar sentido se expresaron, entre otros, Osvaldo Couceiro, del Sindicato de Prensa -pidió “acciones concretas y ejercer el poder de clausura”-, Cristina Juri, representante de los trabajadores del Iosper –dijo que le parece “perfecto que todos salgan a defender este programa”-, y Juan González, del gremio de pasteleros –manifestó que “el Estado debe saber que tiene de su lado a los trabajadores para resistir los embates de las corporaciones”-.

Puja de poder

Walter Corrado, de Luz y Fuerza, consideró la conducta del empresariado en relación a los precios como “un ataque a la sociedad en su conjunto” y llamó a la dirigencia a “superar diferencias, alcanzar madurez e involucrarnos todo el movimiento obrero para garantizar la paz social y sumarnos a esta lucha común en defensa de los trabajadores”.

Héctor Coronel, de la Asociación del Personal de la Universidad Nacional de Entre Ríos (Apuner) dijo a su turno: “Hace algunos años atrás hacíamos compras comunitarias de aceite y fideos para hacer rendir los sueldos. Hoy eso está absolutamente superado y tenemos herramientas disponibles para defender los salarios que hemos recuperado en las paritarias”. Sugirió luego “otro apagón de consumo”, sacar fotos con celulares dentro de los supermercados, denunciar, “ejercer nuestros derechos como argentinos, como trabajadores y como consumidores”.

Walter Doronzoro, de la Unión de Obreros de la Construcción de la República Argentina (Uocra), definió finalmente: “Esto es una puja de poder. Es el poder económico que quiere tumbar al poder político. De eso se trata. Nosotros estamos a disposición de este proyecto que defiende a los trabajadores y somos los primeros en sumarnos. En nuestra actividad, si hay problemas con los precios cesan los trabajos, se reducen las horas y vienen los despidos. Por eso también tomamos posición clara, ya que cuando avanzan contra este modelo, avanzan contra nosotros”.

Al término del encuentro se acordó continuar dialogando y pasar a una instancia de organización y logística. También se anticipó que se ampliará la convocatoria a otros sindicatos y se expresó la necesidad de que, al margen del llamado formulado por el gobernador, las centrales sindicales presentes en la provincia emitan un mensaje conjunto en el que se haga pública la postura clara contra la especulación y en defensa del salario de los trabajadores.

Una batalla larga y decisiva

Los ministros de Cultura y Comunicación, Pedro Báez; de Producción, Roberto Schunk; y de Trabajo, Guillermo Smaldone, dialogaron con los gremialistas en el encuentro convocado a instancias del gobernador.

La descripción por parte de Smaldone de las acciones llevadas adelante hasta el momento dio inicio al diálogo. El dispositivo comenzó el sábado en Paraná, con la presencia de inspectores en 16 supermercados, en muchos de los cuales se labraron actas ante las irregularidades detectadas. Precios por fuera de los acordados, falta de información y faltante de los productos incluidos en el acuerdo fueron los incumplimientos detectados. A la par, voluntarios desarrollaron en las puertas de los locales acciones de información y concientización y dialogaron con los consumidores, que se manifestaron a favor de los controles y pidieron dureza a la hora de las sanciones.

El ministro Báez definió el componente político de la convocatoria: “Es imposible que uno no confronte la situación actual con el punto en el cual arrancamos hace 10 años. Ustedes mejor que nadie saben cuáles son las conquistas y los derechos recuperados. Y saben también que los ataques que estamos sufriendo tienen que ver con esas conquistas, con esos derechos y con no dejarnos avanzar hacia lo que falta”, expuso.

“Ante estos ataques, que aparecieron siempre que los trabajadores intentaron tener un porcentaje mayor de la torta, no alcanza con lo que se pueda hacer desde las estructuras del Gobierno y es acá donde se pone en juego la fuerza organizada de los trabajadores. Esta es una batalla decisiva y no podemos dejar que nos roben los conseguido”, continuó Báez.

Luego, el ministro de Cultura y Comunicación recordó que el acuerdo de precios rige por un año y llamó a prepararse “porque la batalla va a ser larga”. Anticipó que en los próximos días estarán disponibles cartillas de precios que se distribuirán puerta a puerta, con los diarios, en los supermercados y también a través de las organizaciones sindicales. “Es un material que tiene que estar en todos los hogares entrerrianos, junto a una hoja de ruta que también estamos preparando con información clara para saber qué hacer ante una irregularidad”, indicó.

El ministro Schunk, de quien depende el organismo de Defensa del Consumidor, advirtió que “existe la posibilidad de aplicar sanciones y también disponer clausuras” e hizo hincapié en la importancia de exigir en los supermercados no sólo los precios correctos y la existencia de los productos, sino también la señalización correspondiente para que los artículos puedan ser localizados fácilmente por los compradores.

“El acuerdo abarca los precios, el abastecimiento y también la señalización. Y habilita a tomar denuncias y a proceder con sanciones, multas y clausuras”, graficó. “Este no es un tema de la coyuntura, sino que se trata de algo que tenemos que meternos en la cabeza para siempre”, concluyó.

Fuente: MCyC

(La Nota digital)