Rossi negó un negocio inmobiliario con Tompkins

Luego de que el presidente de la UCR de la localidad de Santa Elena, Mariano García Guiffre, afirmara que la iniciativa de vender casi cien hectáreas de tierras en Santa Elena “esconde un negocio inmobiliario” y que se deben donar los terrenos a los vecinos de un barrio, el intendente Daniel Rossi negó la acusación.

“Hablar de negocio inmobiliario cuando el grupo inversor presentó una carpeta a cada concejal, se puso a disposición de los ediles y además se decretó el cotejo de tres tasaciones (catastro, BERSA y colegio publico de martilleros) es por lo menos temerario”, dijo Rossi al sitio Análisis.

Y garantizó la inversión en turismo “que es lo que hoy ha reactivado a nuestra querida Santa Elena”

García Guiffré, había dicho que Rossi “quieren vender los terrenos de todos”. Y en la nota se recordó que el intendente de Santa Elena, Domingo Rossi, impulsa un proyecto de venta de casi un centenar de hectáreas de tierra pública y suena como posible comprador un multimillonario norteamericano llamado Douglas Tompkins. La iniciativa del gobierno municipal fue girada al Honorable Concejo Deliberante de dicha municipalidad.

“Es muy sorprendente el grado de desfachatez del pseudo dirigente Mariano García Guiffré, quien anoche, en su afán de luchar contra el progreso de la ciudad solo pudo arrastrar a un puñado de no mas de una veintena de radicales para oponerse a la compraventa de las tierras recibidas, cuando el año pasado ellos mismos votaron un proyecto declarando de interés municipal la inversión”, cuestionó el intendente.

“Pero las declaraciones –agregó– resultan mucho mas audaces viniendo sus justamente de quien si se vio beneficiado con una bochornosa maniobra inmobiliaria, liquidando un club histórico de este pueblo como fue el Tiro Federal, hecho que le permitió hacerse de seis manzanas en el corazón de la ciudad mediante un fraudulento traspaso a través de personas interpuestas de la ciudad de Paraná, ‘casualmente’ socios en el estudio de abogados de su hermano Hernán, todo esto en una asamblea ilegal”.

Douglas Tompkins

Un grupo de diputados del Frente para la Victoria presentó en 2006, en el Congreso Nacional, un proyecto de ley para expropiar las 310 mil hectáreas de los esteros del Iberá, en Corrientes, compradas desde la década del noventa, cuando eran tierras fiscales, por el magnate norteamericano Douglas Tompkins.

“La idea es que los esteros del Iberá vuelvan a ser una reserva natural cuyo manejo esté en manos de los gobiernos nacional y provincial, junto con las organizaciones ecologistas”, anunció Luis D’Elía, que en ese momento era subsecretario de Tierras para el Hábitat Social.

Una de las fundamentaciones eran las tranqueras instaladas por Tompkins, que impedían la libre circulación de una veintena de familias, ocupantes históricos de esas tierras.

Araceli Méndez, diputada por Corrientes, una de las firmantes del proyecto, cuestionó la legalidad de la compra de tierras por parte de Tompkins.

El magnate norteamericano que ahora tiene frente a Puerto Algarrobo el emprendimiento “Laguna Blanca”, aseguró en ese momento que fue legal la compra de tierras en el Iberá y contestó con comunicado en castellano: “Siempre compré tierras a empresas y propietarios privados, nunca a gente carenciada ni a los estados provinciales o nacionales, con lo cual no corresponde hablar de ‘privatización’ de ‘tierras estatales’.” Algo que ahora niega la realidad.

(La Nota digital)