“No hay inspecciones sobre los campos, la aplicación de agroquímicos no tiene ningún control”

La periodista Soledad Barruti, autora del libro “Mal comidos” estuvo en Paraná. Lamentó que no haya una legislación nacional que regule la aplicación de agroquímicos y consideró “abusivo que cada territorio lo maneje según el poder del productor de turno”. En Entre Ríos, el Senado avanza con una controvertida ley que achicó las distancias mínimas para fumigar.

La autora brindó un taller denominado “Soberanía Alimentaria: abrir los ojos para dejar de comernos el futuro”, el jueves, en el auditorio del sindicato AGMER filial Paraná.

El libro “Mal comidos” es un trabajo que denuncia la grave situación que existe en el país “por el avance de la mercantilización de la comida y las nefastas prácticas de producción que predominan en la actualidad”. La escritora se basa en una labor de investigación que incluyó viajes a distintos lugares del país donde se producen alimentos. El trabajo apunta a “concientizar sobre soberanía alimentaria y analizar los procesos de producción de alimentos”

Fumigaciones

Consultada por la agencia APF por la Ley de Agroquímicos, próxima a tener media sanción por la Cámara de Senadores de la provincia, la periodista lamentó “no haya una legislación nacional que regule los agroquímicos” y consideró “abusivo que cada territorio maneje según el poder del productor de turno vayan manipulando los límites y las condiciones”.

“No hay inspecciones sobre los campos, la aplicación de agroquímicos no tiene ningún control”, denunció.

En cuanto a las enfermedades que causarían el uso de estas sustancias y la ingesta en los alimentos, Barruti consignó: “No hay una causa-efecto precisa, primero porque tenemos una multiplicidad de factores que nos intoxican. No se sabe qué efecto va a tener sobre su vida ese agroquímico, como se puede erradicar, como se puede estar al margen porque somos una sociedad y tenemos un mismo problema. Tal vez en 100 años se sepa exactamente cuáles son las consecuencias que provoca este modelo tóxico de vida y que enfermedades nos provoca”, estimó ya acusó además a los gobiernos por sostener el modelo sojero.

“Sí me parece que hay que encontrar los espacios de estudios rigurosos, desde universitarios hasta públicos y hay reclamar que el Estado se haga presente para hacer estudios fehacientes y para hacer seguimientos reales de distintos territorios y sus problemas”, agregó la periodista de investigación, al tiempo que contó que en la ciudad Ituzaingó, “se empezó a hacer un mapa de enfermedades que marcó un precedente muy importante en nuestro país, porque terminó en un juicio sobre aplicaciones que se hacían en campos en las zonas donde se propagaba el cáncer y otras enfermedades”.

Senadores

Los senadores de la Comisión de Producción acordaron en la reunión de este miércoles avanzar con la media sanción de la ley de agroquímicos.

De esta manera, en quince días la propuesta legislativa que escribieron Oscar Arlettaz y Enrique Cresto tendrá luz verde en la sesión del 1º de julio.

“En la reunión de hoy cerramos el texto. Ahora vamos a pasarlo por mail a todos los integrantes de la comisión y si estamos todos de acuerdo, firmamos despacho en la próxima reunión de bloque y pediríamos su tratamiento sobre tablas en la próxima sesión en quince días”, confirmó el propio Arlettaz.

Ante la consulta de APF, el Senador de Colón adelantó que las distancias de fumigación quedaron establecidas en “100 metros” de áreas urbanas para las pulverizaciones terrestres y en “200 metros” para las aspersiones aéreas. En este último caso, originalmente el proyecto ingresado en 2012 establecía 500 metros.

A la vez “corregimos cuestiones formales” apuntó el Legislador, al explicar que por “consejo” de los ingenieros agrónomos a los productos utilizados para la fumigación, hay que denominarlos “fitosanitarios”.

El Colegio que nuclea a esos facultativos precisamente, deberá ser responsable de “extender las recetas”, “habilitar” las máquinas usadas para estas tareas y controlar las pulverizaciones. Esto último fue resistida por la entidad profesional.

“Ellos no querían que sus matriculados sean responsables de las fumigaciones. Pero si ellos son los médicos de las plantas, tienen que hacer el diagnóstico, la receta y el control de la medicación. Se tienen que hacer cargo de lo bueno y de lo malo”, se explayó Arlettaz.

Tras señalar que la futura norma instala al Ministerio de Producción como autoridad de aplicación, el legislador anticipó que se ordena la creación de un “consejo asesor” conformado por “18 instituciones”.

Esta comisión a su vez, “elegirá un cuerpo ejecutivo” de cinco personas, que será “el contralor” de la cartera que hoy encabeza Roberto Schunk en la cuestión agroquímicos.

Los productos “fitosanitarios” deberán ser comercializados “en su envase original” con “receta archivada”, indicó Arlettaz como otro de los puntos destacados del texto que reemplazará la ley Nº 6.599 (1980) si finalmente avanza en Diputados.

Foto: Infobae