“Van a tener que pagar hasta el último peso de capital, intereses y multas”

El ministro de Gobierno, Adán Bahl, se refirió al escándalo por el fraude a la Administradora Tributaria de Entre Ríos (ATER) que-hasta el momento- contabiliza un desfalco por 38 millones de pesos. “Dimos la directiva de ir a fondo con este tema, hacer la denuncia penal y penar administrativamente a todos los que de alguna manera u otra intentaron eludir el pago”, dijo el titular de la cartera de gobierno, quien aseguró que se notificará a las empresas implicadas a que paguen las deudas por compensaciones que les fueron borradas.

Bahl subrayó que por lo que se “puede ver, el número de empresas estaban concentradas en una región de la provincia”. La costa del Uruguay. “Van a tener que pagar hasta el último peso de capital, intereses y multas”, afirmó el ministro en declaraciones al programa En el dos mil también, que se emite por FM Litoral.

Se mostró “tranquilo y confiado en que la Justicia lleve como debe todo el proceso e investigue”.

Para el ministro, “lo que ocurrió fue que se borró la deuda de obligaciones tributarias. Por ahí se confunde un poco el concepto de compensación, pero eso se puede hacer en el sistema. Sin dudas hay una debilidad que hay que corregir”, reconoció.

El titular del organismo recaudador, Marcelo Casaretto, fue quien hizo la denuncia que recayó en el Juzgado de Instrucción N° 6, a cargo de Marina Barbagelata. Los fiscales de la causa son Laura Cattáneo y Gervasio Labriola, éste último sobrino del presidente de la Cámara de Diputados, José Ángel Allende.

Casaretto tiene nuevos elementos, esto es nuevos casos de firmas que estafaron al fisco. La nueva presentación en sede judicial será del período 2003 – 2007, es decir durante la tercera gobernación de Jorge Busti.

“Cada uno que pueda entrar con la clave al sistema es suficiente para borrar la deuda. Una sola persona puede efectuar la anulación si tiene la clave”, afirmó ante una consulta.

Quienes habrían borrado las deudas de las empresas son la jefa de Despacho de ATER, Estrella Martínez de Yankelevich; y el de Mesa de Entradas, Daniel Gaggión. Ambos, junto a una larga lista de empresarios están imputados.

“Todo el mundo puede pensar lo que quiera. Pero para para anular una deuda ingresar una clave era suficiente”, cerró.

Fuente: Análisis

(La Nota digital)