Las pertenencias del mariscal paraguayo llegaron a su destino después de 150 años

La presidenta Cristina Fernández encabezó en Asunción con su par de Paraguay, Horacio Cartes, y el gobernador Sergio Urribarri, el acto formal de restitución de los muebles que pertenecieron al mariscal Francisco Solano López que habían sido incautados por el régimen mitrista durante la guerra de La Triple Alianza. El entrerriano y los jefes de Estado firmaron además un documento para permitir que el país vecino opere en el puerto Ibicuy.

muebles solano lopez

“Es un orgullo estar aquí restituyendo estos muebles, como dijo la Presidenta, en un momento tan especial que vive la Argentina y el mundo. Les decía recién a los presidentes de Paraguay y de Argentina que los intereses que hace 150 años, durante la guerra de la Triple Alianza, no querían permitir un modelo autónomo de desarrollo, son los mismos que hoy pretenden arrodillar a nuestro país, justamente con la extorsión de los fondos buitres”, dijo el gobernador entrerriano a la prensa paraguaya.

“Actos como este hermanan mucho más a estos países que en la historia, producto de equivocaciones de hombres y mujeres, bajo el espíritu que en aquel momento era el de Inglaterra, no permitían que se desarrolle otro país en el mundo que no sea de Europa. La devolución de los muebles significan una vergüenza menos sobre nuestras espaldas”, explicó Urribarri apenas terminado el acto en el Palacio de López, donde quedaron depositados definitivamente los muebles.

Los objetos devueltos, que habían sido incautados por el régimen mitrista hace 150 años durante la guerra de La Triple Alianza, estuvieron en el museo Histórico de Entre Ríos, tras otros destinos, y el gobernador Urribarri decidió retirarlos de ese lugar porque “eran un trofeo de guerra” y dispuso devolverlos a “donde deben estar”.

Gesto entrerriano

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner, tras firmar el acta respectiva, destacó el valor que adquiere esta restitución y resaltó la voluntad del gobernador Urribarri por su decisión. “Los vínculos con el Paraguay son muy importantes en lo histórico, en lo político y en lo económico, pero en algún momento de la historia la relación no fue tan buena. Por eso hoy estamos aquí, a partir de un gesto del gobernador de Entre Ríos que decidió restituir estos muebles. Esto no es una donación, es una reparación histórica, en este caso de la provincia de Entre Ríos y de todos los argentinos, al gobierno de la República del Paraguay y a todos los paraguayos, restituyendo el mobiliario del mariscal Francisco Solano López”, explicó Cristina Fernández de Kirchner.

“Yo sé que algunos van a minimizar el gesto –continuó la Presidenta-, pero sé que todos los paraguayos que llevan muy adentro muchas cosas que les pasaron y que tuvieron que sufrir y que tal vez les fueron relatadas por sus bisabuelos, tatarabuelos lo que pasó, el día de hoy no es un día más, es un día donde un país que en algún momento fue conducido por autoridades que eran manejadas desde afuera y pasó lo que pasó, está reparando eso, que no fueron errores, sino políticas claras y deliberadas, que nosotros no compartimos y que venimos hoy a reparar”, completó Cristina.

Por último, afirmó que gobernar es “hacer andar un país, y en eso estamos y vamos a seguir estando, en el entretanto, también hacemos reparaciones históricas como la que estamos haciendo hoy”.

Decisión histórica

El presidente paraguayo, en tanto, agradeció esta decisión histórica y valoró el gesto de Urribarri. “Agradezco con emoción al gobierno y al pueblo de la provincia de Entre Ríos, en la persona de gobernador Sergio Urribarri, por posibilitar esta devolución histórica. Sin dudas se trata de la recuperación de un patrimonio de incalculable valor para nosotros. Constituye un hecho que nos llena de emoción a todos los paraguayos porque estos muebles, después de una larga travesía por los senderos de la historia, llegan por fin a su destino. Estas reliquias, construidas en el siglo diecinueve para el hogar de Francisco Solano López, están hoy en su casa, en este histórico palacio,”, indicó Cartes.

Aseguró finalmente que “cuando se anunciaba que tu Patria se había propuesto la devolución del mobiliario que perteneciera al mariscal Francisco Solano López y que por muchos años estuvieron al resguardo del Museo Histórico de la ciudad de Paraná, provincia de Entre Ríos, realmente mi corazón se llenó de ese hermoso sentimiento que produce un acto de justicia histórica”.

En su lugar

El mobiliario fue ubicado en Salón Independencia del Palacio de López, sede del Poder Ejecutivo de Paraguay, destino original de los muebles traídos desde Alemania en tiempos de la sangrienta guerra.

Esta devolución cierra una deuda histórica con el vecino país y significa un acto de unión entre los dos pueblos. La ceremonia estuvo cargada de un simbolismo político en tiempos de fortalecimiento en los lazos latinoamericanos afianzados desde Argentina en la última década.

En la ceremonia también participaron los legisladores entrerrianos Daniel Ruberto y Eduardo Taleb. La delegación nacional estuvo integrada además por los gobernadores de Misiones, Santiago del Estero, Formosa, Corrientes, Salta, Jujuy y Chaco, y los ministros de la Planificación Federal, Julio De Vido; de Economía, Axel Kicillof; y el canciller Héctor Timerman. Además estuvieron ministros y altos funcionarios del gobierno de Paraguay.

Los muebles

El mobiliario está integrado por diez sillas, un escritorio, un billit y un dressoir. Su autenticidad fue verificada a través de una investigación sobre relatos y registros históricos. El 11 de febrero de 1985, el gobierno de Entre Ríos aceptó el legado de los muebles por parte de Juana Dorila Iraizoz, que los había donado en 1969. Desde entonces, fueron expuestos en el museo Martiniano Leguizamón, en la ciudad de Paraná.

Las piezas históricas fueron adquiridas en Alemania por el caudillo nacional Francisco Solano López, máximo héroe paraguayo, cuando era jefe del Estado. Pero en plena Guerra de la Triple Alianza, hace 150 años, Bartolomé Mitre ordenó que la Aduana los incautara. Luego, en un remate público los compró un emisario de Mitre, el legislador Anarcasis Lanús, y años después terminaron en el Museo Histórico de Entre Ríos tras ser donados al gobierno entrerriano.

En 2011, enterado de la existencia de esos muebles en el museo entrerriano, el gobernador Urribarri ordenó que fueran sacados de exhibición al considerar “una vergüenza” que esos objetos robados estuvieran expuestos. Luego el mandatario dio instrucciones para que se iniciara el trámite administrativo para la restitución de las piezas al Estado paraguayo, lo que finalmente se concretó ahora.

Los muebles habían sido trasladados el mes pasado por el gobierno de Entre Ríos en un avión Hércules de la Fuerza Aérea Argentina, en un vuelo directo desde Paraná hasta Asunción.

Acuerdo para uso del puerto de Ibicuy

En el marco de la visita a Paraguay, el gobernador Urribarri rubricó también una carta de intención entre la provincia de Entre Ríos y los gobiernos argentino y paraguayo para que el vecino país opere desde el puerto entrerriano de Ibicuy.

El entendimiento, que potenciará las actividades en la estación fluvial entrerriana y en toda la región, fue también rubricado por los presidentes y los cancilleres de ambos países, y formó parte de la agenda bilateral concretada durante la cumbre presidencial en el palacio de gobierno paraguayo, en Asunción.

El documento tiene por objeto “fortalecer la integración del transporte en la región, particularmente del proyecto de desarrollo de la terminal de combustibles y cereales que llevará a cabo la provincia de Entre Ríos para mejorar las instalaciones portuarias”.

Urribarri había avanzado la semana pasada en las gestiones con el embajador Duarte Frutos, durante la reunión que mantuvo en la embajada paraguaya, en Buenos Aires, y ahora se firmó el documento.

“Hay un trabajo que venimos realizando hace meses. Funcionarios paraguayos están recorriendo el puerto de Ibicuy donde hay potencial y posibilidades concretas para que Paraguay pueda hacer desde allí trasbordo de combustible que es una operación importante”, explicó Urribarri.

Más adelante indicó: “Este puerto tiene una enorme perspectiva de crecimiento y no tengo dudas que se transformará en una estación fluvial de referencia de la Hidrovía Paraná-Paraguay. Nuestro puerto es estratégico para que Paraguay, Bolivia y Brasil puedan operar su producción sin necesidad de ningún tipo de trasbordos. La Presidenta nos planteó oportunamente el rumbo estratégico de la integración para la Patria Grande, consolidando el nivel político para avanzar también en lo económico y en la infraestructura, y desde Entre Ríos nos ponemos al frente de este modelo de integración, y ahora avanzamos con Paraguay para que tengan una salida directa al mar desde nuestra provincia”.

Este entendimiento tiene su correlato con la decisión del Nación de crear en el puerto de Ibicuy una zona franca comercial exportadora, lo que fue anunciado en marzo pasado por el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, al presentar en Paraná el Plan Quinquenal de ese distrito. Allí el ministro ratificó que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner dio las instrucciones para generar las medidas necesarias para potenciar el puerto y redactar el reglamento para establecer la zona franca comercial exportadora para el puerto.

Ibicuy, que se encuentra sobre el río Paraná Guazú, es un puerto de aguas profundas y las cargas descendentes (granos) y ascendentes (combustible) generaron el interés para trabajar en conjunto con Paraguay. La estación fluvial ubicada al sur de Entre Ríos tiene un calado natural de 32 pies, siendo la más profunda de la provincia y posee condiciones inmejorables para operar cargas de mucho volumen.

Fuente: MCyC

(La Nota digital)