Por la huelga, no habrá bancos el jueves

La Asociación Bancaria Nacional decidió continuar el plan de lucha, y adherir al paro del 28 de agosto que prepara el sindicalismo opositor al gobierno, confirmó el secretario General de la entidad en Paraná, Juan Carlos Navarro. “El paro será por 24 horas, sin concurrencia a los lugares de trabajo”.

En diálogo con Agencia AIM, el sindicalista precisó que “una revisión de la situación nos obliga a continuar con el plan de lucha en defensa de nuestros salarios. Y es que cuando lo hacemos, estamos defendiendo la economía que queremos”.

Navarro aclaró que lo que los bancarios defienden es “una economía en crecimiento, con empleo, y vigencia de los derechos de los trabajadores. Por eso también respaldamos muchas decisiones de los gobiernos inaugurados en 2003, como hoy respaldamos la defensa del interés nacional frente a la extorsión de la usura internacional”.

Además, el gremialista recordó que otra de las razones por la que pararán el jueves es “la falta de respuestas ante el pedido de derogación o modificación del impuesto a las ganancias a los ingresos salariales, que no son ganancia”.

El bancario destacó que es necesario rever este punto con el gobierno nacional: “discutir la derogación del impuesto a las ganancias y si no se logra, que se aumente el mínimo imponible, como un paliativo, o que ser reabra la paritaria, ya que lo que se consiguió en la lucha se perdió por este gravamen”.

Y denunció que “mientras los sectores empresarios siguen gozando de las facilidades que les otorga un sistema impositivo regresivo con niveles pavorosos de evasión, con actividades de alta rentabilidad, bajas contribuciones y escaso trabajo argentino agregado, los trabajadores tienen que hacer cada día más esfuerzos”.

El dato

El sindicalismo opositor, encarnado en Hugo Moyano, Luis Barrionuevo y Pablo Micheli, vuelve a unificar acciones: activará el jueves próximo otra huelga en todo el país por 24 horas. Será la tercera desde que Cristina Fernández asumió la presidencia de la Nación.

La protesta, cuyas consignas centrales son “caída del salario, empleo e inflación”, contempla un rosario más amplio de reclamos: eliminación del impuesto a las ganancias, “un aumento justo” a los jubilados, reapertura de paritarias y el impulso de una ley para prohibir despidos y suspensiones por un año.

(La Nota digital)