Falleció ayer el cura Juan Carlos De Zan

Juan Carlos De Zan falleció a los 86 años, en Salsipuedes, Córdoba. Oriundo de Larroque, fue uno de los sacerdotes que se enfrentó a monseñor Adolfo Tortolo y formador de numerosos militantes políticos y sociales en la década del ’70, como uno de los destacados curas del Tercer Mundo, que lideraba el padre Mujica. Sus restos serán sepultados mañana en el cementerio de Salsipuedes.

Juan Carlos De Zan fue un hombre clave en la historia de numerosos militantes entrerrianos en la década del ’70. En especial por la formación política, social y religiosa, y el ejemplo de vida que les dio a aquellos jóvenes –identificados con el peronismo- que habían elegido como centro de reunión el edificio del Pío XII, ubicado en calle Corrientes 351 y que había sido comprado en 1968 por el cura progresista, durante los primeros años de la Revolución Argentina.

Su padre era uno de los principales accionistas del Frigorífico Gualeguaychú y por ende la conducción eclesiástica, pese a sus ideas, lo respetaba. Quienes allí acudían estaban impactados por el concepto revolucionario de la épica y convencidos de la necesidad de luchar contra el régimen militar. De Zan se enfrentó primero con monseñor Adolfo Servando Tortolo, en tiempos en que ya era vicario castrense y un hombre de consulta permanente del poder militar y en especial a partir del golpe de Estado de marzo del ’76. De Zan, quien junto a otros curas combativos tenía una reconocida militancia social, en especial en los barrios más carenciados de Paraná, terminó dejando el sacerdocio, para casarse e irse a vivir a Salsipuedes, donde transitó la otra parte de su vida y nunca se alejó de su camino, identificado con el compromiso, la militancia y el cristianismo. Incluso escribió libros que tuvieron repercusión nacional.

En esa localidad cordobesa falleció esta mañana. No estaba enfermo y totalmente lúcido. Incluso, en los últimos días había mantenido comunicaciones con varios de sus antiguos militantes de Paraná, que lo llamaron preocupados por las inundaciones en Córdoba. De Zan les dijo que estaba “bien”, más allá de los achaques propio de su edad. Sus restos son velados en Salsipuedes y serán sepultados en el cementerio de dicha localidad, en horas de la mañana del lunes.

Fuente: Análisis

(La Nota digital)

Anuncios