Desaparecidos: indagan al médico Miguel Torrealday

El próximo viernes 27 de marzo, al cumplirse exactamente 37 años desde el día en que los mellizos que dio a luz Raquel Negro salieron del Instituto Privado de Pediatría, el médico Miguel Torrealday deberá dar cuenta ante la Justicia Federal de su actuación.

El juez federal Leandro Ríos resolvió de acuerdo con lo solicitado por la querella y la Fiscalía –que pidió la citación en octubre del año pasado– y lo llamó a declaración indagatoria. Así lo hizo saber mediante un comunicado de prensa la Regional Paraná de HIJOS.

Torrealday fue secretario de Salud durante la primera gestión de gobierno de Jorge Busti y asesor de la misma cartera en la actual gestión de Sergio Urribarri hasta septiembre de 2011. La primera vez renunció como consecuencia de haber quedado rozado por la investigación en el homicidio del escribano Rubén Calero (su lancha habría sido utilizada en el caso).

Torrealday es uno de los propietarios del Instituto Privado de Pediatría (IPP) de Paraná. El juez adoptó esta medida en el marco de la causa en la cual se investiga la apropiación del hijo mellizo varón de los militantes desaparecidos Raquel Negro y Tulio Valenzuela, denominada “S/Supresión del Est. Civ. de un menor (art. 139 inc. 2) y Sustracción de menores de 10 años (art. 146) Denunciante: Germano Guillermo Antonio y otros”.

“Todo un pueblo le exige al doctor Torrealday que haga memoria. Es necesario de una vez romper con el pacto de silencio y desandar el camino de la mentira”, dice el escrito de HIJOS.

Ante al resolución del juez, exigimos que se tomen los recaudos judiciales pertinentes que permitan la efectivización de la medida que propusimos el 9 de octubre del año pasado y que fue dispuesta recién luego de cinco meses. Recordamos que existe un penoso antecedente: a fines de 2014, el ex policía provincial y actual locutor de radio Carlos Carvallo, quien residía en Misiones, eludió un pedido de detención del juez Ríos y desde entonces permanece prófugo.

Torrealday deberá responder acerca de la internación en el IPP del niño, junto con su hermana melliza, en marzo de 1978. De esa clínica paranaense fueron ambos dados de alta el 27 de marzo del mismo año. La niña, Sabrina Gullino Valenzuela Negro, fue abandonada el mismo día en la puerta de un hogar para huérfanos de Rosario y luego dada en adopción por la Justicia. En 2008 Sabrina restituyó su verdadera identidad, mientras que en 2011 fueron condenados cinco represores por este caso, por los delitos de sustracción de menores y supresión de identidad.

Del mellizo varón aún se desconoce su destino. Tanto Torrealday como sus socios –David Vainstub, Luis Schroeder (fallecido) y Jorge Rossi– en todas sus declaraciones testimoniales aseguraron desconocer o no recordar dato alguno de utilidad para establecer el paradero: ni qué médico atendió a los mellizos, ni quién los dio de alta, ni a quién fueron entregados. Solamente hubo aportes de las enfermeras. Ante esta situación, los querellantes (los hermanos del Melli, Abuelas de Plaza de Mayo, Secretaría de Derechos Humanos de la Nación y la agrupación H.I.J.O.S. Regional Paraná) peticionamos el llamado a indagatoria junto con la Fiscalía Federal en octubre pasado.

Torrealday, quien en los hechos se desempeñaba como el director de la institución, deberá comparecer ya como imputado el viernes 27 a las 10 de la mañana, por la posible comisión, en calidad de partícipe necesario, del delito previsto el artículo 146 del Código Penal por la retención y ocultamiento de menores de diez años. El día de la indagatoria se cumplirán 37 años de la salida del Melli del IPP.

“Nos parece muy acertada la resolución de la Justicia”, dijo al respecto Sabrina Gullino Valenzuela Negro, la Nieta 96 de Abuelas de Plaza de Mayo. Agregó que esta decisión “era muy necesaria y se inscribe en una serie de avances en otras jurisdicciones del país donde se empezó a investigar a los responsables civiles de los delitos cometidos durante la dictadura, especialmente los de robo de bebés y sustitución de identidad”. Además reiteró la necesidad de que Torrealday y el resto de los médicos brinden información vinculada a la causa.

Finalmente, como integrantes de la Multisectorial de Derechos Humanos de Entre Ríos, convocamos a participar de la actividad organizada con anterioridad a esta resolución judicial y prevista para el mismo 27 de marzo a las 10, frente al Juzgado Federal de calle 25 de Mayo 256, para reclamar avances en la investigación del destino del hermano de Sabrina. “Líneas hacia el Melli: Dibujar x la Identidad” se denomina esta intervención callejera que congregará a dibujantes, diseñadores gráficos y otros artistas de la ciudad.

También convocamos a marchar el martes, como todos los 24 de marzo, para exigir celeridad en las causas por delitos de lesa humanidad que tramitan en Entre Ríos y remarcar la necesidad de defender nuestra democracia cada vez que es amenazada por las corporaciones.

Fuente: Análisis

(La Nota digital)