En la Universidad, nuevo Régimen de Licencia por Maternidad

La Universidad Autónoma de Entre Ríos – UADER realizó la presentación pública de su nuevo Régimen de Licencia por Maternidad, que unifica a los trabajadores docentes y no docentes, e incorpora la perspectiva de género y otros aspectos superadores de la reglamentación anterior.

Fue en el marco de una conferencia que se llevó a cabo este viernes, en Rectorado. El rector de la Universidad, Aníbal Sattler, destacó que el nuevo régimen está pensado “en clave de inclusión” y sin diferenciar los beneficios según el claustro al que se pertenezca. La nueva normativa es considerada “de vanguardia” por los derechos que reconoce y amplía.

Para interiorizar a la comunidad sobre los alcances del nuevo Régimen de Licencias por Maternidad para los trabajadores y trabajadoras, tanto del claustro docente como del personal administrativo y de servicios generales, la Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER) realizó una presentación pública en Paraná.

La actividad se concretó este viernes, en el Auditorio “Amanda Mayor” de Rectorado, con la presencia como expositores delrector Aníbal Sattler; el asesor legal de la Universidad, Juan Pablo Filipuzzi; el consejero superior Francisco Costamagna, quien lo hizo en representación de la comisión que trabajó en el tema; y la coordinadora del Programa “Género, Derechos y Salud”, Sabrina Medina.

Ponerse en el lugar de los otros

Al momento de tomar la palabra, el rector agradeció especialmente “al trabajo que llevó adelante la comisión respectiva en el seno del Consejo Superior” y mencionó de manera destacada a la titular del INADI Entre Ríos, Lucy Grimalt.

“La pregunta que guió este proceso fue si había diferencias en ser padre en cualquiera de sus formas, de acuerdo a la categoría o al espacio que se ocupa en la universidad”, comentó Sattler. “Cómo puede ser que los beneficios sean diferentes para aquellos que pertenecen a un claustro o a otro. Esa fue la gran pregunta y lo que nos movilizó”, añadió.

Asimismo, el rector dijo estar “agradecido a los consejeros y consejeras y a todos quienes participaron en la elaboración de esta normativa, pensada en clave de inclusión; gracias por tener la cabeza abierta, ponerse en el lugar del otro, ver qué le pasa a los otros en una misma situación”.

Por otra parte, la coordinadora del programa de Género recalcó que “no es casual que esta Universidad convoque a dar noticias como ésta, poniendo en vigencia una normativa que amplía derechos, porque hubo normas anteriores con el mismo espíritu”.

En ese sentido, Medina recordó que “cuando dimos el puntapié inicial con el programa que coordino, lo hicimos desde la perspectiva de género, para equiparar derechos entre iguales, porque había una diferencia de acuerdo a la cantidad de días para mujeres y varones, según el claustro”. Además, “apostamos a fortalecer el vínculo entre padres, madres y bebés; y a pensar en la importancia de ampliar los días para favorecer la lactancia materna exclusiva, porque sabemos los beneficios que tiene”.

En tanto, el consejero Costamagna expresó que “creo no equivocarme si digo que esta norma que hemos alcanzado en forma colectiva es un signo de los tiempos que vive esta Universidad normalizada. Y digo esto porque fue dictada en pleno ejercicio de la autonomía que por Constitución Provincial tiene garantizada la UADER”.

“Pero también lo digo por el contexto en el cual se da, sin desconocer la historia previa a la normalización e incluso la etapa preuniversitaria, y por supuesto el contexto del presente, favorable enormemente, en el que se puede trabajar para dictar este tipo de propuestas”, agregó.

El consejero señaló que “desde la formación, la extensión, el voluntariado y la investigación, la Universidad ha generado infinidad de proyectos que promueven derechos, siempre, en todo momento”. Mencionó el hecho de “contar con un Consejo Social o un Programa de Género que nos acercan aún más al territorio y a la sociedad, permitiéndonos detectar falencias o necesidades, y luego al elevar propuestas contar con un Consejo Superior en su multiplicidad de miradas es unánime en la decisión de garantizar derechos”. Todo eso, según Costamagna, hace la tarea “muy fácil”.

Y en ese sentido, marcó que “una norma es expresión y herramienta de una política. Hay que aprender un nuevo lenguaje para pensar diferente y generar una norma que refleje ese pensar diferente. Por eso desde el Consejo pedimos la integración del Programa de Género como asesor técnico y la intervención de las áreas administrativas y jurídicas”.

Finalmente, habló de “empatía” como el sentimiento que movilizó la tarea. “Cuando miremos para atrás como consejeros, esto nos va a hacer poner muy orgullosos, sobre todo por el mensaje que genera hacia adentro y hacia fuera de la institución. Puede ser un ejemplo”, auguró.

Por último, el asesor legal de la UADER resaltó el trabajo en equipo y valoró que “el rector en todo momento, además de darnos absoluta libertad para trabajar, siempre tuvo una visión más amplia, considerando que hay también una cuestión económica en el tema de las licencias”.

Filipuzzi, acompañado por una presentación en pantalla, repasó los fundamentos jurídicos de la norma y aspectos principales de los regímenes anteriores, desdoblados para docentes y no docentes, y que a partir de ahora se unifican con claros avances y equiparaciones.

“Plantear beneficios laborales es una cuestión que siempre es revolucionaria en el derecho porque se piensa de otra manera, se parte de la justicia social, y rescatar que si bien hoy podemos decir que lo que teníamos vigente estaba atrasado, tenemos que ver que hoy podemos trabajar sobre una conquista anterior que llevó tiempo. Y podemos pensar una norma más progresista pero en base a lo que se hizo antes”, concluyó.

La norma, Ordenanza N°057-15, fue sancionada recientemente por el Consejo Superior y es considerada de vanguardia en virtud de que modificó la anterior desde una perspectiva de género, extendiendo los días de licencia por nacimiento, contemplando matrimonios igualitarios y familias monoparentales, y equiparando la situación de los casos de partos con los de adopción, entre otros aspectos que amplían derechos con un espíritu inclusivo.

Fuente: UADER

(La Nota digital)