Represor Appiani sufrió un nuevo revés: la Causa “Área Paraná” a la etapa final

La Cámara Federal no concedió recurso extraordinario al represor Jorge Appiani para que se citara a declarar a más testigos, que se hiciera una reconstrucción de hechos, y que las víctimas de la dictadura sean sometidas a pericias médicas.

appiani represion

La Cámara Federal de Apelaciones allanó el camino para que la denominada megacausa Área Paraná ingrese en la etapa de discusión final, paso previo a la sentencia, al declarar inadmisible un recurso extraordinario interpuesto por el ex militar y abogado Jorge Humberto Appiani respecto de la prueba que no se produjo durante el juicio escrito por violaciones a los derechos humanos durante la última dictadura cívico-militar.

En concreto, Appiani se quejaba de que el juez Leandro Ríos denegara “arbitrariamente casi la totalidad de las medidas de prueba que solicitara”.
El represor pretendía que se citara a declarar a más de un centenar de testigos, pedía la reconstrucción de hechos, el reconocimiento de lugares y que las víctimas sean sometidas a pericias médicas, entre otras cuestiones. El exmilitar, por ejemplo, dice que “no están acreditadas las torturas” y pretendía someter a las víctimas a una biopsia o estudios histopatológico para corroborarlo. Dice, además, que las torturas “dejan huellas psicológicas que no se han comprobado” y por eso pedía que se realicen pericias psiquiátricas y neurológicas a los sobrevivientes.

La decisión del juez fue confirmada por la Cámara Federal y ahora el tribunal declaró inadmisible la pretensión de Appiani para que la Corte Suprema revise esa decisión, siguiendo en ello al fiscal Ricardo Álvarez, según pudo saber El Diario. “Appiani sólo expresa una mera disconformidad con los criterios de decisión utilizados por el tribunal”, había señalado el fiscal, y lo siguió el tribunal.

Con el juicio escrito transitando su última instancia, se supo además que el juez federal Leandro Ríos dispuso hace unos días la prórroga por un año más de la prisión preventiva para los represores imputados.

Dilaciones varias

La denominada megacausa Área Paraná concentra la mayoría de las denuncias por crímenes de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura cívico-militar: se investigan secuestros y torturas contra 52 víctimas y 5 desapariciones forzadas de personas (Claudio Fink, Victorio Coco Erbetta, Carlos Fernández, Juan Alberto Osuna y Pedro Sobko). Por estos hechos hay siete represores imputados: Appiani, el ex policía federal Cosme Ignacio Marino Demonte, el médico Hugo Mario Moyano, la ex carcelera Rosa Susana Bidinost y los ex militares José Anselmo Appelhans, Oscar Ramón Obaid y Alberto Rivas.

Esta decisión de la Cámara Federal de Apelaciones, en definitiva, representa un paso muy importante de cara al tramo final de un proceso que se encamina a cumplir doce años desde el desarchivo del expediente tras la anulación de las leyes de impunidad.

Tras el desarchivo, en 2003, hubo una larga discusión jurídica que la Corte Suprema zanjó a favor de los represores al disponer que el proceso se tramite por el antiguo Código de Procedimientos en Material Penal de 1888 -vigente al momento en que se cometieron los hechos- que prevé que actuaciones escritas. Saldada esa discusión, entre 2009 y 2011, fueron detenidos, indagados y procesados diez ex militares, policías, agentes penitenciarios y civiles. En abril de 2011 se clausuró la instrucción y los fiscales y querellantes formularon sus acusaciones. Pero después de eso la causa volvió a empantanarse, esta vez por una sucesión de chicanas que impusieron las defensas, y recién se destrabó en octubre del año pasado, cuando las víctimas tuvieron la posibilidad de declarar en audiencias públicas.

Ahora, el juez federal Leandro Ríos está en condiciones de convocar a las partes para la presentación de los alegatos, que sería por escrito. Esto, además, deja abierta la posibilidad cierta de que antes de fin de año se dicte sentencia.

Recusación

El exmilitar y abogado Appiani también había recusado “por enemistad manifiesta” a los integrantes de la Cámara Federal de Apelaciones, por lo que solicitó el apartamiento de Cintia Gómez, Mateo Busaniche y Daniel Alonso, y que el recurso extraordinario sea resuelto por conjueces. Esto, que no constituía una novedad, tampoco prosperó.

Appiani había recusado varias veces a los magistrados, en el marco de su permanente estrategia para demorar la resolución de la causa, e incluso los ha denunciado (sin éxito) ante el Consejo de la Magistratura de la Nación.

En este caso, el planteo fue rechazado in limine, es decir, ni siquiera fue considerado por los camaristas. “La recusación debe ser deducida por cualquiera de las partes al presentar su primer escrito, salvo que la causa sea sobreviniente, o recientemente conocida, lo cual debe deducirse bajo juramento. Ninguno de estos extremos se encuentra presente en el caso, por no ser la primera presentación del imputado Appiani”, contestó el tribunal.

Fuente: El Diario – Foto: El Once

(La Nota digital)

Anuncios