Ex Ministro Schunk se presentó ante la Justicia

Ayer se esperaba la presencia ante la Justicia de los dos ex Ministros Roberto Schunk y Diego Valiero, imputados en la causa de las cosechadoras truchas.

schunk 2

El ex ministro de Producción se presentó voluntariamente a finales de la semana pasada y este lunes cumplió con la formalidad de presentarse ante Mesa de Entradas y designó a Emilio Fouces como abogado. Por su parte, Diego Valiero sólo presentó un escrito firmado por él, pero sin ningún patrocinio letrado, por lo cual según marca el debido proceso, en el juzgado aún esperan su presencia en sede de Tribunales. Según trascendió, en su escrito designó a Julio Federik como su abogado, pero esto queda sujeto a que se cumpla con la comparecencia que exige el procedimiento procesal.
A siete días de haber sido reemplazados en sus anteriores cargos en el gabinete provincial, Roberto Schunk y Diego Valiero se encontraron imputados en la causa que investiga el desmanejo de fondos provinciales en la causa por las cosechadoras –nunca fabricadas- Senor. Este lunes los ex ministros de Producción y Economía debían comparecer ante sede judicial a presentar sus respectivas defensas, previo a pasar a la instancia de declaración indagatoria, según un artículo publicado en Informe Digital.

Schunk se constituyó este viernes personalmente y en forma espontánea en el despacho de la jueza Paola Firpo, quien entiende en la polémica causa, y “se puso a disposición de la Justicia”. Lo mismo fue ratificado por el mismo ex titular de Producción en el descargo que hizo a través de Facebook al día siguiente. Luego, este lunes por la mañana, tal como se lo había encomendado, compareció ante la correspondiente Mesa de Entradas y presentó un escrito en el que designa al abogado Emilio Fouces como su defensor.

DIEGO-VALIERO
Ex Ministro Diego Valiero

Por su parte, el ex ministro de Economía Diego Valiero no se presentó en forma personal pero sí envió un escrito, “supuestamente redactado y firmado por él pero sin patrocinio letrado, que no constituye el acto procesal necesario” –según confiaron fuentes judiciales-, en el que designa al abogado Julio Federik como encargado de ejercer su defensa. En este caso, Valiero y Federik deberán cumplir con el paso legal correspondiente de presentarse en forma personal ante la sede judicial a ratificar lo enunciado en el escrito en cuestión. “Lo correcto procesalmente es que comparezcan ambos”, precisaron.

Según trascendió, el ex titular de la cartera de Economía se mostró molesto en dicho texto por el hecho de haberse “enterado por los medios” de su imputación, que tomó estado público el pasado viernes 18. La respuesta que dieron desde el Juzgado es que ese mismo día salió la resolución que los imputa en la causa, mientras que la notificación formal correspondiente –que es lo que Valiero habría cuestionado- se emitió con posterioridad al trascendido periodístico.

Indagatoria, después de la feria

Por otra parte, los ex integrantes del gabinete provincial enfrentarán la declaración indagatoria de la jueza Firpo con posterioridad a la feria judicial. Allí, Schunk y Valiero deberán dar cuenta de su desempeño en torno a las irregularidades denunciadas en la causa.

El argumento más sólido en la investigación, hasta el momento, son los tres decretos donde constan los montos y condiciones para los créditos que se otorgó a Grandes Máquinas Concepción del Uruguay SA, entre 2009 y 2012. El Gobierno le brindó en 2009 un crédito por 574.000 pesos, en 2011 hubo un segundo desembolso por 4 millones y en 2012 otro por 1 millón, a través del Fondo de Inversiones de Entre Ríos.

En los decretos surge que es el Ministerio de la Producción el que debía ejercer el control de la ejecución del proyecto y del cumplimiento de las condiciones fijadas a la empresa, como también de la “correcta utilización del crédito”. En resumen: se hacían los desembolsos sin verificar que se estén construyendo las cosechadoras. El control del avance de la obra era responsabilidad de Schunk, en tanto que la orden de ejecutar las partidas de dinero destinadas a la empresa debían pasar por la firma de Valiero.

Fuente: Análisis

(La Nota digital)