El Malestar en la Cultura

F. S.

Como cura que fui, pensé que la mística del evangelio podía ir contra el imperio y buscar el reino de justicia que Jesús proponía.

Viviendo en la villa entendí que la manipulación debía ser explicada y decidí estudiar Psicología, y que desde allí se podría entender el malestar en la Cultura, Freud dixit.

Fui por la historia, y la literatura. La cultura del dolor, de la injusticia, y de la aceptación de la desigualdad siempre me pareció una nueva injusticia. Somos la mayoría y siempre dependemos de esos otros que vaya a saber quién empoderó.
El miércoles 14 de diciembre pasado defendí mi tesis en Ciencia Políticas en la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad de La Plata, sobre Artigas y los dos Estados que constituyeron la razón de este país que aún sigue siendo esquizofrénico.
Pero sigo pensando, cual es la razón de nuestro ezquizo.
Y después de miles de páginas y lucubraciones, creo que nos sigue faltando esa cuota de heroísmo que no figura en las actas académicas y que no saben de dolores reales, de estómagos vacíos y de papás que no pueden llevar el pan a sus casas.
Y siento con mucha vergüenza que un título por más vuelo que tenga, no resuelve la realidad de los compañeros que no pueden resolver su cotidianeidad. ¿Para que mierda hacemos ciencia entonces?
Muchas veces por el narcisismo de pensar la realidad de los otros.
Ahora… ¿cuando vamos a pensar la realidad en función de los intereses del pueblo real, de ese pueblo que financia la universidad publica? Confieso, me sentí un traidor, hablando de entelequias especulativas y epistemológicas en un país que ha vuelto a cagarse de hambre… que se ha vuelto injusto y desigual.
Como decía el cura mártir Ellacuría “nadie tiene derecho a lo superfluo cuando a muchos le falta lo necesario”. Tal vez esa sea la ética de los que militamos en el campo nacional y popular, y en todo caso obligar a la academia a ir por este camino. Y por cierto no lo hemos logrado. Pero tal vez ese sea el destino de los que militamos y hacemos Ciencia.
¡Hasta la victoria siempre!

el-cura-martir-ellacuria

En Facebook

(La Nota digital)

Anuncios