Respuesta a los Ministros

F. A. Tomasi

El documento esta dividido en dos: los considerandos y las resoluciones. Los considerandos abarcan tres asuntos.

CONSIDERADOS

1º- Considerando que el Estado estuvo siempre preocupado por la salud de todos y “chamuya” sobre eso, sobre lo preocupados que estuvieron siempre y a uno se le caen las lagrimas de agradecimiento, por ejemplo cuando se acuerda que el SENASA, mantuvo durante 30 años, escondidos en el barrio de Alta Córdoba, toneladas de químicos prohibidos, vencidos y en pésimas condiciones de seguridad numerosos plaguicidas y sus mezclas. “En total había 11 productos, uno de ellos DDT”, indicaron. Según los registros del propio Senasa el depósito de Alta Córdoba contenía, entre otras sustancias, 12 toneladas de DDT, 200 litros de clorpirifós, 50 litros de dieldrin, 40 litros de dimetoato y 9 litros de lindano. Esto es, plaguicidas prohibidos, como DDT y dieldrin y lindano, y sustancias vencidas. La resolución judicial cuestiona, precisamente, la permanencia de los plaguicidas prohibidos en un edificio de barrio Alta Córdoba por una cantidad no determinada de años, y también el traslado de las sustancias tóxicas al predio de enterramiento sanitario que tiene la empresa Cliba en Bouwer. La Fiscal Federal Graciela de Filoñuk señaló que el inmueble donde estuvieron almacenados los plaguicidas se encuentra ubicado en una zona urbana de ocupación residencial “que colinda con diez viviendas habitadas, y está a unos treinta metros del establecimiento educacional Escuela García Faure”.
Así nos cuida el SENASA (EL ESTADO) ¿Se entiende? Y todavía presumen… Y solo por dar un caso sin contestación posible.

2º- Considerando que el Informe del CONICET del año 2009 dice que si se aplica de acuerdo a las Buenas Practicas, el glifosato no causa daño. Y véase el descaro con el que mienten. Dice el CONICET (año 2009!) está confirmada la presencia de glifosato en aguas de drenaje. El glifosato puede ser tóxico y biodisponible para crustáceos y moluscos, así como peces y aves que se alimentan en las playas de los ríos, anfibios y algunos mamíferos. El principal producto del glifosato, el aminometilfosforico (ampa), es mas móvil en el suelo y se encuentra a menudo en las aguas subterráneas en concentraciones mas elevadas que el herbicida. Respecto a la persistencia del glifosato
los estudios que indican al glifosato, al ampa y al poea como agentes dañinos para mas de un tipo de mamíferos (ratón, rata, perro, conejo, monos) son abundantes y confiables. En especial llama la atención la susceptibilidad de las hembras preñadas a la administración del glifosato y el desarrollo de efectos teratogénicos, resulta necesario implementar en forma inmediata, determinaciones de exposición real, de poblaciones de mamíferos (especialmente en zonas rurales), al glifosato, al ampa y al poea, y concomitantemente, a otros agroquímicos, utilizados en las mismas zonas de aplicación, de formulados comerciales que contengan glifosato. No existen valores fehacientes y confiables, para muchas otras especies de mamíferos distintas a las reportadas. Estas especies no investigadas podrían evidenciar, un impacto ambiental significativo. Respecto al impacto sobre la salud humana el Roundup debe ser considerado como un potencial disruptor endocrino. Etc, etc….
Y eso sin mencionar a todos los demás químicos, a la bio y hoy a la nanotecnología y no se cuanto más.

3º- Considerando que el Estado tiene la legislación y las estructuras para controlar (léanse: “Resoluciones”, leyes, que no son mas que palabras e “instituciones” (organismos) que no son mas que sellos de goma o algo mucho peor-

EL SENASA COMO EVIDENCIA

Lo mas clarificador para comprender hasta que punto el SENASA no tiene con qué, pero además, ni siquiera se lo propone, es la lectura de su presupuesto.
Por lo pronto, el noventa por ciento del presupuesto actual del organismo corresponde a tasas y permisos recaudados y no a fondos de la Nación. Es decir, este SENASA que supuestamente debe asumir complejísimos controles, sobre incontables sustancias y procesos, cuenta para ello con un presupuesto absolutamente errático… o bien, le paga, vaya a saber quien….¡Se toman apuestas!

Y esto tiene su “lógica” en la medida en que, precisamente, la función de los “organismos de control” es la de NO controlar, la de dejar pasar, y para ello, es que se crean protocolos que no alcanzan para nada, que no son siquiera cumplibles, por ello es que se desfinancia lo que debería estar ultrafinanciado, y por ello es que a los organismos se los hará virar hacia la autarquía, con una “independencia” casi total respecto del Estado (de la Secretaria de Agricultura). Pero además, y explícitamente: ¿ A que se lo dedica a dicho presupuesto? Veamos:

El presupuesto del SENASA , año tras año, nos muestra sin dejar lugar a dudas, que el grueso de su estructura está dedicada “al combate contra las plagas” (cosa lógica y esperable) y una mínima parte, a “los efectos indeseados del combate” (daños), pero que además, y por lo mismo, el control de los efectos –
químicos – indeseados significa para el SENASA, controlar que los productos para la exportación no contengan trazas de agroquímicos inaceptables para el ocasional comprador (la UE por ejemplo). Con el agregado de que siempre se estará dispuesto a forzar estándares mas laxos que permitan mas residuos: http://www.senasa.gov.ar/administra…/presupuestos-y-finanzas.

Esa es la política. Y a eso se dedican sus esfuerzos, no al análisis sistemático de los daños al medioambiente o la salud humana, y mucho menos, al control previo –sistemático- de las sustancias que ingresan “al mercado” de agroquímicos. Y hablamos solo del SENASA.

Y bien, dadas todas estas mentiras, ahora vienen las “resoluciones”.

RESOLUCIONES

Dadas todas estas mentiras, destinadas a hacer creer que hemos hecho y hacemos, resolvimos armar un nuevo cuento para poder patear la pelota para adelante un tiempo más y pedimos a una comisión formada por la misma gente que durante todos estos años no hizo nada, que en 90 días arme otro cuentito para venderle a la gente desinformada y a los cómplices.

(La Nota digital)

Anuncios