En defensa propia y la de todos

Las agresiones tóxicas no se detienen en Marcelino Escalada, provincia de Santa Fe, a pesar de que hay norma júridica (ordenanza) que prohíbe expresamente la aplicación de agrotóxicos en la zona de resguardo de 500 metros del ejido comunal.

Este lunes 6 de agosto la familia Chapelet fue agredida nuevamente con una fumigación afectando a Carlos Chapelet y su familia (esposa e hijos) como da cuenta el certificado médico.

El “mosquito” utilizado en la aplicación no estaba registrado y la fumigación se realizó sin la receta correspondiente y ante la falta de la misma, los vecinos sospechan que se estaban aplicando productos BANDA ROJA, totalmente prohibidos por ser de máxima toxicidad.

Se realizó la denuncia policial, como también en la fiscalía de turno en la ciudad de San Justo y desde la comuna se procedió a cobrar la multa correspondiente.

Como antecedente de este bárbaro echo, recordamos que el pasado 8 de enero del corriente año, falleció Diógenes Chapelet producto del impacto que le produjera una fumigación en los bordes mismos de su casa. Ahora le toca el turno a Carlos Chapelet (hijo de Diógenes Chapelet) y familia.

Esta denuncia de agresión tóxica es una mas de las tantas que los vecinos de los pueblos fumigados de la provincia realizan diariamente.

Tremenda realidad que nos toca vivir, agredidos por las incontroladas cantidades de venenos que se esparcen libremente por sobre nuestra geografía, es decir, donde vivimos todos nosotros. Fumigaciones con agrotoxicos que afectan nuestra salud, el ambiente y que contaminan los alimentos que ingerimos diariamente. Nadie está a salvo.

Serán estas las “buenas practicas agrícolas” (BPA) que el cuarteto de ministros nacionales predican a los 4 vientos, con fumigaciones permitidas hasta los mismos bordes de nuestros pueblos convirtiendose en una verdadera “licencia para matar” y contaminar el agua, la tierra el aire de nuestra casa común?.

En nuestro país y también en Santa Fe, hay millones de hectáreas de producción sin venenos, de vecinos que se decidieron a reaprender a trabajar la tierra y no envenenar a sus vecinos. Existe además el principio precautorio, para evitar que la gente se enferme y que los niños vivan sin estar expuestos a cánceres o diferentes tipos de autismo.

La Multisectorial “Paren de Fumigarnos” a presentado por cuarta vez un proyecto de ley para modificar la antigua y vetusta ley N.º 11273/95, mal llamada de “Fitosanitarios”, que se encuentra desde hace mas de 8 meses en la Comisión de Salud Pública de la Cámara de Diputados de la provincia de Santa fe esperando un dictamen favorable y en beneficio de todos los santafecinos. Pero los diputados de la Comisión que preside la diputada Estela Yaccuzzi parecen no entender las urgencias que tenemos en resguardar nuestra salud y la vida misma de cada uno de nosotros. Las agresiones toxicas a la familia Chapelet parece así demostrarlo.

Por una Santa Fe sin venenos. Que sea ley! Paren de Fumigarnos!

Santa Fe, 9 de agosto del 2018.

(La Nota digital)

Anuncios