Re Nuncio

G. S. B.

Expectativas por el renunciamiento de la Iglesia Católica al aporte económico del Estado nacional.

Nuestros vecinos uruguayos ya renunciaron al Estado Cristiano hace varios años atrás. ¿Quién no visitó en Semana Santa argentina una ciudad charrúa que nos recibió en plena Semana del Turismo?

Bolsonaro nos corrió el eje y ahora Argentina se une al territorio laico oriental de la mano del Papa Francisco, quizás también un poco espantado por el fenómeno pentecostal en Brasil.

Hace dos meses atrás la Conferencia Episcopal Argentina – CEA anunció la conformación de una comisión con representantes del Gobierno para estudiar cómo sería el “desacople” y mecanismos “alternativos” de financiamiento.

Parece que son 150 millones de pesos anuales. Antes fueron más. Un buen paso entre El Vaticano y la Argentina para significar que la Libertad de Cultos está queriendo funcionar en nuestro país en el siglo XXI.

(La Nota digital)

Anuncios