Sabor

Gabriel Fernández

El choripán más sabroso que un ser humano puede probar es el que se disfruta en los alrededores de la cancha, tras el partido. Habitualmente comemos uno. No lo hacemos por tradición cultural, sino porque, efectivamente, es muy rico.

No soy autoflagelante: en la cancha venden Coca, pero no tomo Coca. Venden semillas y no tengo la menor idea de cómo pueden comerlas y escupir la cáscara así nomás. Venden patys pero tampoco. La fragancia choripanesca es inigualable.

Este viernes vamos de nuevo. Exijo que Gimnasia juegue con la camiseta de Gimnasia, que cuenta con un magnífico fondo blanco surcado por una bella franja azul marino. Basta de divisas extrañas. Exijo que cesen las derrotas. Exijo que Piovi juegue bien. Exijo que se venda choripán.

Dentro del marco general en el cual nos desenvolvemos, se trata de exigencias bien modestas; estoy seguro.

 

 

choripan futbol

 

* El autor es Periodista. Director en La Señal Medios. Integra el Área Periodística de Radio Gráfica.

 

 

Fuente: La Nota digital

Anuncios