Red Argentina de Reservas Naturales Privadas

Virginia Paso

Según la Red de Reservas Privadas se contabilizan en Argentina 292 reservas naturales privadas. Representan más de 875 mil hectáreas, convirtiendo a la Argentina “en uno de los países de Latinoamérica con más superficie protegida por iniciativas de esta categoría”.

 

QUÉ ES

Es una porción de terreno de cualquier superficie de propiedad privada, manejada para la conservación de la biodiversidad y/o el uso sustentable de sus valores naturales.

Puede ser de propiedad de -y estar gestionada por- personas físicas, familias, empresas, clubes, universidades, cooperativas u organizaciones de la sociedad civil. Puede contar -o no- con reconocimiento legal.

Son una herramienta de gran potencial para “complementar la superficie protegida por el Estado” que en la Argentina actualmente alcanza solo el 7,7% de la superficie continental.

En la mayoría de los casos, los privados que crean reservas en sus propiedades compatibilizan la conservación de la biodiversidad con alguna actividad productiva que desarrollan de manera sustentable; en general el turismo, pero también ganadería y explotaciones forestales entre otras. De esta manera, realizan un valioso aporte para asegurar la conservación de la vida silvestre y el funcionamiento de los ecosistemas.

 

Tipos de Reservas Privadas

 

Estas reservas pueden clasificarse según el reconocimiento que poseen y también según los objetivos que establecen sus propietarios al momento de crearlas o constituirlas.

Según su reconocimiento

• Reconocidas formalmente por legislaciones provinciales u ordenanzas municipales.
• En convenio con organizaciones civiles ambientalistas o con universidades.
• Que poseen los dos reconocimientos mencionados (legal e institucional).
• Establecidas por servidumbres, comodatos u otros mecanismos adaptados del Código Civil Argentino.
• Sin reconocimiento legal o institucional, pero autodenominadas como tal por parte de sus propietarios.

 

Según sus objetivos

• Conservar de manera estricta sus ambientes, valores naturales y culturales, fomentar la investigación y la educación, sin desarrollo de ninguna actividad económica.
• Desarrollar el turismo como actividad de bajo impacto compatible con la conservación.
• Compatibilizar la conservación con alguna actividad productiva como la ganadería o agricultura extensiva, la explotación forestal sustentable, la apicultura u otra.
• Compatibilizar conservación, producción y turismo de bajo impacto ambiental.

cardenal redondo 2

Fuente: La Nota digital

Anuncios