“En cada desmonte tenemos una posible Wuhan”

El diputado Leo Grosso encabezó un debate de comisión sobre las causas ambientales de las pandemias.

El diputado nacional moderó el debate convocado por la Comisión de Recursos Naturales que reunió una serie de expertos para poner en debate el daño ambiental y su influencia en la pandemia coronavirus.

Indica el Portal Parlamentario que en el comienzo del ciclo “Eco Charlas en el Congreso” la Comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano de la Cámara de Diputados de la Nación convocó a una serie de expertos para poner en debate el daño ambiental y su influencia en la pandemia coronavirus.

El diputado Leonardo Grosso, presidente de la Comisión y encargado de moderar el debate, realizó una breve introducción donde sostuvo que “desde el Congreso tenemos que alentar reglamentaciones que resuelvan el problema ambiental, porque tenemos una agenda postergada que la dirigencia política debe construir”. Y agregó que “debemos pensar en las toneladas de veneno que tiramos cuando producimos, en realizar una transición energética, en cómo se producen los alimentos, en los desmontes, en la destrucción masiva de especies. Esta crisis de la pandemia debemos aprovecharla para reflexionar y ponernos a trabajar. Porque en cada desmonte de nuestro país tenemos una posible Wuhan”.

BIODIVERSIDAD

María Elena Zaccagnini -Bióloga y experta en biodiversidad, copresidenta IPBES Americas Assessment, fue la encargada de inaugurar el panel: “Los cambios del clima, producen cambios en las especies del ecosistema. Son cambios que en muchos casos son irreversibles”, expresó.

“La naturaleza brinda beneficios y contribuciones que el ser humano toma para su bienestar, y estamos notando que impactos indirectos como la contaminación o el mal manejo del suelo, dañan esas contribuciones que termina dañando a la gente”, añadió la experta. Y afirmó que “hay una pérdida en la capacidad de la naturaleza para generar bienestar”.

Como consecuencias de la degradación ambiental, Zaccagnini aseguró que “se encentran la pobreza, la inseguridad alimentaria, la aparición de nuevas enfermedades como es el caso del Covid 19, el acceso al agua y el deterioro de la salud”. Y planteó que los posibles caminos para solucionarlo son “los cambios en patrones de consumo, la forma de producir alimentos, como las industrias y los ciudadanos procesan sus residuos, los tipos de energías que utilizamos, la actitud que asumimos frente a deterioro ambiental, los contenidos educacionales, como informamos y capacitamos a la sociedad y los cambios en la forma de decisiones políticas”.

SALUD COLECTIVA

A su turno, Carlos Zambrana Torrelio -biólogo y vicepresidente asociado de conservación y salud en Ecohealth Alliance-, expresó que las enfermedades nuevas son una amenaza creciente: “La zoonosis pasan todo el tiempo en todo el mundo, como la rabia, el ébola, la influenza, el chagas, o el dengue. Hay 3 nuevas zoonosis cada año, pero no las conocemos porque los virus no alcanzan la capacidad de transmitirse de humano a humano”. Y advirtió: “Esta frecuencia está aumentando con los cambios ambientales como deforestación o el crecimiento agrícola”.

El experto también propuso “romper barreras para hacer trabajos interdisciplinarios para trabajar en la salud de las personas”. Y concluyó: “Las pandemias son producto de nuestro desarrollo económico, sin adecuada planificación y sin seguimiento del uso de la tierra. Mucha deforestación, en muchos lugares inadecuados y muy rápido, nos puede llevar a muchas otras pandemias”.

CRISIS CLIMÁTICA

Por último, Marina Aizen -periodista especialista en ambiente y cofundadora de periodistas por el planeta-, dijo que “es imprescindible poder desarrollar la comunicación, conectar la problemática ambiental con la sociedad. La pandemia es la expresión de un mundo que está mal, como lo es el calentamiento global, entre otras cosas”.

“La tercera cuarta parte de la masa ambiental ha sido destruida por el hombre y siguen acelerándose en las últimas décadas. En nuestro país se perdieron 8 millones de hectáreas de bosques, por eso la crisis del Covid debe ayudarnos a reflexionar sobre el mundo que queremos”.