Lawfare y Espionaje ilegal

Carta abierta del ex concejal Pablo Hernández.

Hoy hace exactamente tres años que empezaba a hacerse realidad lo que hasta ese momento pensé se trataba de un exabrupto de una persona ambiciosa e inescrupulosa.

La reacción de Josefina, teñida de amenaza, fue porque los Radicales de aquella alianza que había llegado por el voto popular al palacio municipal, no nos quisimos involucrar en la feroz interna del PRO local. Josefina quería desbancar a Emanuel como líder del PRO paranaense, y pretendía que nosotros (los Radicales) la apoyemos. Nosotros no teníamos nada que ver en eso, y se lo hicimos saber. Y a partir de allí se profundizó el odio y desprecio que Josefina nos tenía desde siempre.

A raíz de ese hecho político, fue que a los gritos nos advirtió: “…ustedes van a terminar PRESOS o MUERTOS”.

Cuando llegó el momento de empezar el armado para tratar de ganar la provincia en las elecciones del 2019, en la mesa nacional del PRO concluyeron y acordaron que aquella amenaza de Josefina era la única alternativa para que el entonces “Ministro”, que se dice entrerriano y nunca vivió en Entre Ríos, pueda llegar a ocupar el sillón de Urquiza.

En ese momento las encuestas decían que acá en la provincia cualquier candidato de la alianza le ganaba fácil la gobernación a cualquier candidato del peronismo. Estaba todo dado, el gran escollo del “Ministro” era que en las PASO Sergio Varisco lo aplastaba a votos.

Así fue que la propia Ministra Bullrich digitó y organizó el armado de una causa absolutamente falsa en el ámbito de la Justicia Federal, donde sobradamente probado está que funcionaba una verdadera organización mafiosa encabezada por el propio presidente Macri y los camaristas Hornos y Borinsky (hoy con múltiples denuncias en su contra por hechos como este), quienes eran el brazo ejecutor del hoy tristemente famoso “lawfare”.

Lawfare que sin lugar a dudas fue un institucionalizado “terrorismo de estado” implementado desde el gobierno Macrista.

Nunca investigó la justicia la grave denuncia pública realizada por Sergio y sus abogados, respecto del acontecimiento en las oficinas de la Ministra Bullrrich donde ella, en persona, lo extorsionó para que Sergio nos “tire arriba de la granada” (textual) a Griselda y a mí.

Prueba del burdo y despiadado armado de la causa, entre decenas de ejemplos, es el famoso cuaderno donde increíblemente se anotaron los apellidos… si, apellidos de supuestos delincuentes del Narcotráfico, cuando todo el mundo sabe que en la jerga del Narcotráfico nadie llama a nadie por su nombre y muchos menos por su apellido… y mucho menos si son personas públicas… un cuento burdo y grotesco, que no se lo cree nadie, salvo el juez federal de Paraná.

Y “casualmente” los cuatro apellidos que figuraban en ese cuaderno son los cuatro “enemigos políticos” de Josefina: Varisco, Bordeira, Hernandez y Gainza.

Este último que entró al Juzgado sonriendo a declarar, porque ya lo había “salvado” por teléfono el presidente, quien quería llevarse “puestos” a los tres radicales, pero no a su delfín en Paraná.

Y así fue…. “El Ema” entró sonriendo, se tomó un café con el Juez y salió a los diez minutos por la misma puerta por la que entró.

A nosotros nos condenan en base a “interpretaciones” de conversaciones telefónicas de terceros, totalmente falsas y antojadizas por parte de un policía federal, que al finalizar la causa lo “compensaron” con un muy conveniente retiró de la fuerza (premio).

No hay un gramo de droga secuestrado en los allanamientos que nos hicieron, no hay una foto ni un testigo que nos vincule con la droga.

No hay nada más que la voluntad de un grupo de mafiosos para sacarlo de la cancha de la política a Sergio Varisco y tratar de quedarse con la gobernación.

En diciembre de 2019, faltando pocos días para que finalice el “circo romano” que armaron en calle 25 de mayo, se veía venir una contundente absolución de los tres “políticos”. Los alegatos de los defensores fueron demoledores y contundentes. Dejaron expuesto lo absurdo de la acusación… pero aquel “PRESOS o MUERTOS” se volvió a hacer presente.

La mafia no estaba dispuesta a perder la partida. Y volvió a jugar fuerte y mandar un claro mensaje a quienes tenían en sus manos nuestro destino….

El 25 de diciembre a la noche, mandaron a prender fuego el pabellón N° 22 donde me alojaba en la cárcel local… sacaron a los otros internos y quedé solo, ahogado y sin visión por el fuego y el humo… no encontraba la salida… me volví a acordar de las palabras de Josefina “PRESOS o MUERTOS”… y cuando me empecé a despedir, me salvó un guardia cárcel que se apiadó y me sacó cuando ya se caían los techos envueltos en llama.

No quedó nada de ese pabellón 22. Al otro día en la audiencia denuncié el hecho y ni el tribunal ni los fiscales hicieron absolutamente nada para investigar.

Hoy se cumplen 3 años que entré a declarar ante el Juez Ríos y quedé preso.

Hoy sigo preso por una confirmación de la sentencia por parte de Hornos y Borinsky, que probablemente también terminen presos, por el armado de causas falsas y persecuciones judiciales a políticos.

La advertencia de Josefina se cumplió.

Entre Varisco, Bordeira y yo, ya logró “PRESOS y MUERTOS”.

PARANÁ, 04 DE JUNIO DE 2021

Foto. RLV

Un comentario sobre “Lawfare y Espionaje ilegal

Los comentarios están cerrados.