Habemus fiscal

Gastón Justet aceptó intervenir como fiscal en el jury a Goyeneche.

El abogado oriundo de Gualeguay aceptó intervenir como fiscal ad-hoc en el jury a la procuradora adjunta, Cecilia Goyeneche. El nombre de Justet surge de la lista de conjueces del Superior Tribunal de Justicia — STJ, a raíz del apartamiento del Ministerio Público Fiscal del proceso.

El abogado Gastón Justet aceptó intervenir como fiscal ad-hoc en el jury a la procuradora adjunta, Cecilia Goyeneche.

Justet mandó el escrito de aceptación del cargo el martes y recibió el respaldo institucional del Colegio de la Abogacía de Entre Ríos.

El juramento fue este jueves ante el Jurado de Enjuiciamiento para comenzar a intervenir en el proceso contra Goyeneche por haber tenido, presuntamente, una conducta incompatible con las funciones a su cargo y mal desempeño.

El nombre de Justet, abogado oriundo de Gualeguay, surge de la lista de conjueces del Superior Tribunal de Justicia — STJ — a la que echó mano el Jurado de Enjuiciamiento en virtud del apartamiento del Ministerio Público Fiscal del proceso.

De hecho, el año pasado, intervino en un tribunal que convalidó la constitucionalidad de la Ley de Emergencia Solidaria promovida por el gobierno, ante un reclamo efectuado por jubilados del Poder Judicial contra el aumento de los aportes previsionales y la suspensión de la movilidad jubilatoria, publicó Página Judicial.

Gastón Alberto Justet es un abogado de 42 años, egresado de la Universidad Nacional de La Plata — UNLP y ex presidente de la Sección Gualeguay del Colegio de la Abogacía entre 2018 y 2020. También tiene un recorrido político, ya que fue tesorero de la Caja de Jubilaciones y Pensiones de la Municipalidad de Gualeguay, secretario de Gobierno y Asuntos Sociales y secretario de Hacienda de la Municipalidad de Gualeguay, representante legal del Instituto del Seguro, asesor legal de Asociación Trabajadores del Estado (ATE) y concejal entre 2011 y 2015.

En 2014 fue propuesto para ocupar un cargo al frente del Juzgado Laboral de Gualeguay, pero no alcanzó a asumir por disputas políticas e internas con el entonces intendente Luis Erro.

El nombre de Justet surgió siguiendo el orden de la lista de conjueces y luego de que once de los integrantes de esa nómina rechazaran intervenir en el proceso. El argumento principal, que se repitió en casi todas las excusaciones, fue que la designación que habían aceptado era solo para intervenir en reemplazo de los vocales del STJ.

Hubo también una amenaza explícita del procurador general, Jorge Amílcar Luciano García, hacia cualquiera que aceptara ocupar el rol de fiscal ad-hoc: dijo que el Jurado de Enjuiciamiento “carece de potestad para desplazar a un órgano esencial de la estructura de enjuiciamiento constitucional, y menos aún de tomar decisiones que usurpan la competencia legislativa para modificar a puro arbitrio discrecional las normas que establecen la acusación por el Ministerio Público Fiscal” y agregó: “La decisión entonces podría configurar ilícito penal al contrariar frontalmente con la ley y con la Constitución Provincial, sin perjuicio de otras figuras penales” e “igual ilicitud se realizaría en la hipótesis de nombramiento y aceptación de funciones para las que se carece de legitimidad formal y sustancial”.

Foto. APF