«El lawfare y la guerra judicial están súper presentes en Argentina»

Declaraciones de Martín Piaggio sobre la condena a Urribarri.

“No conozco con profundidad la causa”, comenzó reconociendo el presidente municipal en diálogo con FM 104.1 y sintió que “es una situación muy triste porque de la misma manera en que hay que ser prudentes hasta que esto se resuelva es un ex gobernador, es una cuestión que es escandalosa, que retrocede mucho”.

Asimismo, planteó que “el lawfare y la guerra judicial, que condiciona la política y derriba líderes, está súper presente en Argentina. Y que los gobiernos pueden tener actos de corrupción también estuvo presente, por lo cual yo no entro en ese dilema”.

En este sentido, expresó que “me hubiese gustado que esto no ocurra”, a la vez que afirmó que “también Urribarri tiene la posibilidad de apelar, que hay que respetar, y la justicia tiene que hacer su trabajo”.

“Nosotros no entendemos la política desde una óptica sucia o que se la mezcle con la corrupción”, dejó en claro el intendente.

Además, Piaggio consideró que “Urribarri hizo dos gobiernos en la provincia muy fuertes, sobre todo a nivel obras que Entre Ríos avanzó enormemente, y él o cualquier otro tienen que someterse y dar respuesta en cada momento”.

“La política se judicializó, los procesos judiciales someten a las personas incluso durante el propio proceso. A Urribarri se lo sometió de una manera que sea inocente o no está lapidado, independientemente que tenga que pagar o no su propia condena”, opinó, y añadió que “no puedo decir con certeza si es persecutoria o no, sé que con estas causas tan prolongadas en el tiempo la tendencia es que la persona salga o no condenada no se pueda levantar más”.

Aclaró que “con esto no digo que hay una operación contra Urribarri porque no me consta, pero hemos visto en Argentina en los últimos años la utilización del poder judicial con cuestiones armadas, hace poquito se conocieron los videos de una mesa judicial armada donde diseñaban de qué manera iban a denunciar, en qué tribunal iban a entrar y cómo lo iban a operar. Que no queramos ver eso sería una ceguera total, y que no queramos ver que en la política lamentablemente hay hechos de corrupción también”, postuló.

“A mí me tocó empezar cuando Urribarri estaba terminando, no tengo un vínculo directo y no podría decir si es completamente inocente o si le hicieron una cama judicial”.

El intendente de Gualeguaychú concluyó aseverando que “el que comete errores sabiendo o no sabiendo y es responsable de un hecho de corrupción que pague, no voy a cambiar de pensamiento, estando en mi puesto, con mis amigos, mis conocidos, con los mismos de mi partido o con los de afuera, si hay corrupción hay que pagar en su debido precio. No concibo que la política sea diferente”.