Diario de una pandemia

A. R. Fui a almorzar a la casa de mi mamá a ver como andaba. Al llegar la besé, la abracé y se puso a llorar. “Necesitaba esto” confesó saliendo de la emoción. Justo antes de abrazarla pensé cómo no iba a abrazar a la persona que me dio la vida.