La presidenta anunció la esperada asignación universal por hijo

La presidenta de la Nación anunció el otorgamiento de una asignación universal de 180 pesos mensuales por cada hijo menor de 18 años. El decreto firmado por Cristina Fernández de Kirchner lleva el número 1602 y fue anunciado en el Salón Mujeres Argentinas de la Casa Rosada ante la presencia de todos los gobernadores, legisladores del oficialismo y los miembros del gabinete nacional.

Al presentar el nuevo beneficio –el cual venía siendo reclamado tanto desde la oposición como desde el propio oficialismo y por lo cual numerosos bloques del Congreso tenían diversos proyectos sobre el tema-, Cristina comenzó diciendo:”Es una respuesta reparadora a la población que ha sido afectada por políticas de corte neoliberal”.
La medida anunciada por la presidenta abarca a aquellos niños que no perciban otra asignación familiar y pertenezcan a grupos familiares desocupados o que se desempeñen en la actividad informal.
Según detalla el decreto presidencial, hasta los cuatro años de edad deberá cumplirse el control sanitario y la vacunación obligatoria de cada menor, y a partir de los cinco años deberá acreditarse la concurrencia a establecimientos educativos públicos.
El monto de la asignación será de $180 y se cobrará mediante una caja de ahorro del titular en el Banco Nación, con una tarjeta sin costo alguno. El beneficio podrá cobrarlo el padre, la madre, el tutor o algún familiar directo hasta el tercer grado de consanguinidad.
La administración del sistema estará a cargo del ANSSES, sujeta al control de la Comisión Bicameral de control de los fondos de la Seguridad Social.
En un pasaje de su discurso, Cristina recordó por qué la asignación por hijo la paga el Estado. Entonces dijo que antiguamente, entre las diversas formas de discriminación que sufrían las mujeres, a las que trabajaban no se les pagaba el salario familiar por más que fueran cabeza de familia (solteras, viudas o separadas). “Por eso, para terminar con esa discriminación, ese tipo de asignación comenzó a ser pagado por el Estado”, rememoró la presidenta.
También, al referirse al beneficio que acababa de anunciar, aseguró que “es uno de los instrumentos salariales más redistributivos y justos, porque llega a cada hijo”. “Esto no tiende a competir con el mercado laboral quitando mano de obra: acá el que percibe la asignación, cuando consiga trabajo seguirá percibiendo la misma asignación familiar, lo que complementa nuestro programa, que es conseguir trabajo decente para todos los argentinos”, aclaró Cristina.
Y agregó: “El trabajo decente, no tengan dudas, es el único instrumento para erradicar la pobreza”. En ese sentido, la presidenta expresó que el objetivo del gobierno que encabeza es “pelear por el trabajo decente, por agregar valor a nuestros productos, a nuestras empresas y al comercio”.
“Si yo les dijera que con esto terminamos la pobreza, sería hipocresía o cinismo, y la verdad que ese nunca ha sido mi fuerte”, advirtió la jefa de Estado, para luego detallar que a partir de ahora se incorporarán casi 10 mil millones de pesos para los sectores más vulnerables.
“Si hubiéramos dejado esos recursos en las manos de las administradoras de pensión, seguramente hubieran sido para pagar comisiones, sueldos de ejecutivos y tal vez algunas otras cosas más”, sugirió la presidenta.

(NCN)