Con música y poesía recibieron los restos de Germano

germano restos parana

eduardo raul germano mencho

Se realizó ayer el acto de homenaje al joven entrerriano asesinado durante la dictadura, cuyos restos fueron localizados e identificados en Rosario este año.

Familiares amiliares de Eduardo Raúl “Mencho” Germano, junto a militantes de organizaciones de derechos humanos, políticas y sociales, compañeros de militancia de Eduardo y vecinos de Paraná, realizaron este viernes un homenaje en la plaza Alvear en presencia de los restos recientemente restituidos del joven entrerriano detenido-desaparecido durante la última dictadura cívico-militar.

En un clima de profunda emoción, pero también de alegría por la identificación de los restos, una buena cantidad de personas se dieron cita a las 19 del viernes en la plaza Alvear para participar del “recibimiento” de Germano con música, poesía y palabras de recuerdo para el joven militante de la Unión de Estudiantes Secundarios y Montoneros que fuera secuestrado en Rosario, torturado, asesinado y hecho desaparecer cuando tenía apenas 18 años.

El homenaje se inició con los familiares y allegados de Eduardo trasladando la pequeña urna con los huesos rescatados del cementerio La Piedad de Rosario, desde el Museo Provincial de Bellas Artes hacia el sitio de la plaza escogido para la realización de la actividad. Allí los organismos habían colocado pancartas alusivas –”¡Volviste Mencho!”, “¡Hasta la victoria siempre compañero!”– y decenas carteles con fotos de los rostros de los desaparecidos entrerrianos clavados en el suelo.

Durante el acto se escucharon canciones interpretadas por Carlos “Negro Aguirre”, Ángela Herrera y Samba Na Esquina, entre otros músicos locales que formaron parte del homenaje. Siempre compartiendo el escenario con el cajón que guarda los huesos recuperados.

La familia Germano planteó que los actos de restitución de Eduardo, que se iniciaron el miércoles en Rosario y culminaban este sábado con la inhumación de los restos en el cementerio Parque de La Paz de San Benito, debían reflejar que este logro fue un “triunfo colectivo que también representa la esperanza de nuevas identificaciones y alcanzar el objetivo de justicia para las víctimas de desaparición forzada durante la dictadura cívico militar”.

Gustavo Germano, fotógrafo entrerriano y uno de los hermanos de Eduardo, agradeció la presencia de los familiares de desaparecidos –en la plaza estuvo Clara Fink, madre del detenido-desaparecido Claudio Fink, y más familiares llegados desde otras ciudades de la provincia y el país– y les pidió que “reciban a Eduardo como su propio hijo y puedan proyectar en él la esperanza de futuras restituciones”.

Eduardo Germano nació el 20 de febrero de 1958 en Villaguay. A los 16 años fue elegido presidente del Centro de Estudiantes del Colegio La Salle de Paraná, donde comenzó a militar en Montoneros.

Cuando tenía 18 años fue detenido-desaparecido en Rosario, el 17 de diciembre de 1976, un día antes de un encuentro previsto con sus padres. Estuvo detenido en el centro clandestino que funcionó en el Servicio de Informaciones (SI) de la Policía de esa ciudad, donde sufrió torturas. Fue asesinado junto con María Cristina Cayetana Pagnanelli. Sus cuerpos fueron volados con explosivos junto a la estación transformadora de energía en el barrio de Fisherton.

Finalmente los restos fueron enterrados en febrero de 1977 en una tumba NN del cementerio La Piedad de Rosario. En 2014 fue dentificado por el Equipo Argentino de Antropología Forense.

Fuente: Diario Uno

(La Nota digital)