“Nunca sobraron corajudos”

En el acto del Colegio de Abogados se destacó la figura del fallecido letrado Eduardo Solari.

Treinta y uno. Ese es el número de abogados de Paraná que se atrevieron a defender la libertad y los derechos humanos de víctimas de la última dictadura cívico-militar. Con un simple acto, este viernes fueron homenajeados por el Colegio de Abogados de la capital entrerriana.

El presidente de la entidad, Rubén Pagliotto, descubrió una placa con los nombres de los letrados y entregó presentes. “Nunca sobraron corajudos en la Justicia, pero tampoco sobraron entre los abogados. Hoy, después de 32 años, vinimos a saldar una deuda”, resaltó al abrir el encuentro. En el acto se destacó especialmente la figura del fallecido letrado Eduardo Solari, quien incluso estuvo comprometido con la defensa de los detenidos políticos durante la represión ilegal.

pagliotto abogados

“En memoria de los abogados que ejercieron la defensa de las víctimas de la dictadura militar de 1976, a los que sufrieron persecución y cárcel, y a los que, de alguna manera, dieron testimonio público de Verdad y Justicia”. Tal es la frase que queda plasmada sobre los treinta y un nombres de letrados paranaenses comprometidos con la libertad y los derechos humanos.

Acosta Ardoy Alberto; Acosta José L.; Arias José; Arnau Mario César; Barrandeguy Raúl Enrique; Basaldua Dalmiro; Brasesco Luis Agustín; Bonfils René Sadi; Bovier de Pesuto Elba María; Broguet Eduardo Andrés; Brollo Juan Carlos; Cullen Eduardo; Federik Julio; Gaggero Manuel J.; Garayalde Juan María; González Oscar Vicente; Haimovich Francisco; Krause Eduardo; Legascue Jorge; Martínez Garbino Jaime G.; Martínez Marciano; Perette Carlos H.; Perette Francisco; Reggiardo Santiago Carlos; Romero Rosario Margarita; Saldías de Uranga Martha; Santander Silvano; Solari Eduardo Manuel; Tardelli Juan Antonio; Vergara Diego; Vírgala Carlos María.

“Gracias a tipos como Eduardo Solari, muchos de los que están acá están vivos. No es un reconocimiento menor, es una deuda que venimos a pagar después de 32 años. No es ningún reproche, pero no entiendo por qué no se saldó antes”, apuntó el titular de la sección Paraná del Colegio. “Nosotros somos simples glosadores que hoy estamos sólo saldando una deuda y rindiendo homenaje. De eso se trata”, enunció. Luego pidió un minuto de silencio y revalorizó la presencia de las mujeres.

Por su parte, Barrandeguy comenzó diciendo que “en un acto así estamos todos de acuerdo”. El jurista paranaense sostuvo que los abogados reconocidos en el homenaje enfrentaron “la verdadera naturaleza que a veces jaquea la democracia”, y agregó que el reconocimiento es “una reafirmación de la vida institucional”. “Hubimos abogados amenazados, otros que perdieron la libertad. Eduardo Solari merecería un homenaje él sólo”, destacó.

“Fue difícil, pero a las dificultades las valoramos muchos años después. En aquel momento marchábamos a los juzgados federales con alegría, sintiéndonos completos porque cumplíamos con la defensa del Estado de Derecho. Éste es el legado. Hoy no es un día para miserias ni egoísmos”, expresó.

El acto de reconocimiento fue este viernes. Comenzó pasado el mediodía y concluyó cerca de las 14. Los oradores fueron el presidente del Colegio sección Paraná, Rubén Pagliotto; y los homenajeados Elba Bovier de Pesuto; y Raúl Barrandeguy. Entre los presentes se destacaron varios de los reconocidos en la placa, y al hijo del ex gobernador y actual presidente de la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande, Juan Carlos Cresto; a la presidenta del Superior Tribunal de Justicia, Claudia Mizawak; al secretario de Justicia, Rubén Virué; al subsecretario de Derechos Humanos, Julián Froidevaux; a los dirigentes radicales Sergio Varisco y Fabián Rogel; a la diputada por el GEN, María Emma Bargagna; a los fiscales federales, José Ignacio Candioti y Ricardo Álvarez, entre otros.

“Fueron años bravísimos”

Elba Bovier de Pesuto también habló delante de los presentes. Recordó que lo que querían era “colaborar con aquellos que estaban siendo víctimas de los atropellos infames increíbles, provenientes de un enemigo totalmente desigual en fuerzas, un enemigo brutal e inhumano y lleno de odio”.

“No conozco exactamente la lista, pero sé que eran abogados defensores de esos derechos. La nómina también deja comprendidos a otros abogados que si bien no están en la lista, trabajaron con el mismo ahínco, colaboraron con todo su corazón, su fe y lo que sabían hacer. A esos abogados que no están en la lista, personalmente y en nombre de los que estamos y de la Patria, quiero agradecerles”, reconoció la mujer.

“Qué hacíamos los abogados en esa época. Había muchísimo por hacer y teníamos familias enteras desoladas, desorientadas, buscando un camino para enfrentar una situación en la que nunca se habían visto inmersos. Comenzábamos escuchando, luego acompañábamos cuando eran citados, cuando hacíamos averiguaciones nos encontrábamos con paredones infranqueables de indiferencia”, recordó. “Acompañábamos, presentábamos Habeas Corpus, tratábamos de meternos en el tema familiar para comprender más lo que se estaba sufriendo. Fueron años bravísimos. Esta gente recurría a organismos como la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos o a profesionales que trabajaban en forma independiente. Todos teníamos un común denominador que era defender los derechos de estas víctimas. Defenderlos de los atropellos. Pasó el tiempo. Luego vino la democracia y se comenzaron a presentar cosas más concretas. Se pudo intervenir en juicios, representarlos, patrocinarlos, y empezó también la búsqueda de niños nacidos en cautiverio. Las preguntas por dónde estaban, tratar de seguir los rastros. Siempre terminaban esos rastros en un lugar desconocido. En el ‘87 todavía se seguía trabajando en la Cámara Federal de Apelaciones con juicios que eran interposición de incidentes contra gente del calibre de (Leopoldo) Galtieri, (Domingo Manuel) Trimarco, (Ramón Genaro) Díaz Bessone, (Teodoro) Catuzzi y otros”, asentó.

Por último, la abogada entonó una poesía escrita en ese momento. “Habían tocado a duelo, campanas a duelo. ¿A quién despiden? Oscuridad, voces silenciadas, pasos apagados, manos cruzadas sobre el pecho, ausencia de laureles, puntillas blancas de encaje cubriendo la patria”, leyó.

Hombres de la democracia

“Como presidente del Colegio, hoy es el día más importante para mí. Hay muchos de los que están acá y de los que no están, que fueron mis maestros. Aprendí con ellos a hacer los primeros Habeas Corpus, y los primeros amparos. Creo que, sin criticar a nadie, pasó demasiado tiempo sin reconocimiento. Hay que considerar que gracias a ellos, muchos estamos vivos y que muchos recuperaron la libertad”, dijo Pagliotto a este medio.

Recalcó además que “no abundaban los valientes y corajudos en el Poder Judicial ni en la nómina de abogados”. “Pero creo que es un número importante. En esa época eran alrededor de 800 abogados en la provincia. De ellos, hubo treinta y uno sólo de Paraná. Es un porcentaje importante, fueron tipos de mucha conciencia y como dice la canción, ‘no se limitaron a transcurrir, sino que honraron la vida’”, subrayó.

Pagliotto reconoció también que se homenajea a letrados “de todas las banderías políticas”. “Peronistas, radicales, socialistas, comunistas, demócratas cristianos, desarrollistas”, enumeró. “Creo que es el gran frente nacional. Acá tuvimos un espíritu generoso. Los archivos cantaron, no les preguntamos cuál era la idea. Seguramente no hay fascista ni golpistas. Los que están acá son hombres que por lo menos tienen un común denominador: son hombres de la democracia, del Estado de Derecho, hombres de las leyes”, distinguió.

En declaraciones a este medio, recalcó que cuando asuma el nuevo presidente del Colegio de Abogados de Entre Ríos, Enrique Martínez (h), pedirán que el homenaje sea “extensivo” a toda la provincia. “Seguramente Paraná tiene el mayor número de colegas, y hay algunos casos como el de Martínez Garbino y Cullen que terminaron en Paraná, pero cuando llevaron adelante las actuaciones públicas como abogados lo hicieron en Gualeguaychú y Victoria respectivamente”, manifestó.

Sobre la cantidad de abogados en la provincia que actuaron en favor de víctimas del terrorismo de Estado, Pagliotto dijo a ANÁLISIS: “Habría que bucear en la memoria de muchos viejos, pero creo que en total van a andar en el orden de los 50. Estos 31 más algunos 15 o 20, contando todos los departamentos. De todas maneras, para una plétora de abogados de 700 u 800, que haya habido 50… hoy con 5.000 abogados, no llegamos a 50 con este compromiso, cuando todo es más fácil. Hoy se pelea contra tigres sin dientes y que han perdido el pelo, en esa época, las Fuerzas Armadas estaban intactas. Y esto fueron los hombres que a costa de arriesgar su vida, su libertad, su fortuna y la de su familia, pusieron los cojones y recuperaron muchas libertades y evitaron que muchos ciudadanos hoy no estén muertos”.

Anécdota

El acto estaba previsto para las 12.30. Inició pasada las 13, pero la placa aún no había llegado. “Esto se hizo a las apuradas, no porque el tema fuera menor, sino porque somos una comisión nueva y recién nos estamos poniendo a tono. La verdad es que la placa está llegando”, aclaró Pagliotto.

Fuente: Análisis

(La Nota digital)