Comenzó juicio a ex policía

LESA HUMANIDAD. El ex policía Atilio Céparo es juzgado por privación ilegítima de la libertad y apremios ilegales contra una enfermera, a la que habría secuestrado de su lugar de trabajo en 1976.

ceparo-juicio
Fuente: Análisis

El tribunal compuesto por Lilia Carnero -presidenta-, Noemí Berros y Roberto López Arango, escuchará durante las próximas jornadas una veintena de testimonios en torno a los hechos denunciados por la víctima. También se hará una inspección judicial en la Jefatura de la Policía de la provincia, donde la mujer denunció que fue torturada con picana eléctrica.

Indica Análisis que el requerimiento de elevación a juicio que fue leído este lunes, relata que el 23 de septiembre de 1976, una enfermera del Sanatorio La Entrerriana fue secuestrada por tres policías a los que no puedo identificar. Fue trasladada a la Jefatura Central de Policía, y luego a la Comisaría Quinta. A Céparo lo identificó un hombre que estaba en el Sanatorio en el momento que se llevaron a la mujer. Lo conocía porque ambos vivían en La Paz.

La detención de la enfermera fue sin ninguna razón: no se comunicó el arresto a ninguna autoridad y tampoco se exhibió la orden de un juez. El secuestro se produjo al día siguiente de que una patota se llevara a una compañera con quien la enfermera compartía la vivienda.

La víctima permaneció en la comisaría del barrio San Agustín de Paraná hasta que Céparo volvió a buscarla y la trasladó nuevamente a la Jefatura. En la sede de calle Córdoba la enfermera lo reconoció porque el ex policía se identificó con su nombre. Allí la torturaron. La sometieron a un interrogatorio y le aplicaron la picana eléctrica. Estando en esa situación, la mujer también contó que se le corrió la venda de los ojos y pudo observar a Céparo mientras le ataba los pies al borde de la cama.

El debate oral se reanudará este martes con el testimonio de la denunciante. Hasta su casa se movilizará una comitiva judicial compuesta por el tribunal; el fiscal José Ignacio Candioti; los querellantes, Marcelo Boeykens y Sofía Uranga; y el defensor, entre otros.

CARTA ABIERTA

A mediados de febrero del año 2015, se conoció una carta abierta de Céparo a un sitio de noticias:

CARTA ABIERTA POR LA VERDAD LA JUSTICIA Y LA VIGENCIA DE LOS DERECHOS CONSTITUCIONALES PARA TODAS Y TODOS

SRES DIRECTORES Y RESPONSABLES DEL SITIO PAGINA JUDICIAL:

Atento a vuestra publicación referida a la situación procesal de mi padre Ricardo Atilio Ceparo, y las imputaciones de graves delitos de Lesa Humanidad en forma injustificada sin responsabilidad alguna de hechos imputados acaecidos años antes de mi nacimiento, no pretendo coartar la libertad de prensa sino interesar se publique la verdad de los hechos denunciados y la absurda decisión judicial que aun ante la presentación voluntaria, y en base a argumentos totalmente disparatados mantienen la detención logrando su suspensión laboral y con ello el daño material, pero asimismo el daño psíquico, moral y, directamente, con consecuencia físicas del imputado y, asimismo, de toda una familia que tiene que buscar pruebas inexistentes y/o desaparecidas, ya sea por la pérdida de vida de los personajes y/o documental desaparecida de libros de comisarías y de la policía toda.

No obstante ello POR LA VERDAD Y LA JUSTICIA, acreditaremos con fuerza y tesón, y respetando los derechos de todos y más aun los de la mujer y los humanos, que ATILIO RICARDO CEPARO, un verdadero “perejil” oficial ayudante de despacho y, por ende, encargado de notificaciones en 1976, ES EVIDENTEMENTE IRRESPONSABLE DE LOS HECHOS IMPUTADOS de cuya divulgación se ha efectuado por Uds y a través de todos los medios que tomaran vuestra nota.

Que más allá de lo escueto de lo que puede significar su nota en base a la presente, en ejercicio del derecho a réplica, intereso que se permita visualizar a los lectores de vuestra pagina la totalidad de los hechos vertidos en el presente vinculados con la causa.

Luciana Ceparo
DNI: 28.796.718

(La Nota digital)