Las irregularidades le ayudaron a lograr contratos en Venezuela, México, Argentina, Colombia o Perú, según una investigación de Estados Unidos.

El gigante brasileño de la construcción Odebrecht tenía en América Latina una engrasada maquinaria de sobornos para tratar de lograr o mantener contratos de obra pública. Desde 2001 hasta 2016, la empresa efectuó u ordenó pagos por alrededor de 439 millones de dólares en 11 países fuera de Brasil, nueve de ellos latinoamericanos, según una investigación de Estados Unidos. A consecuencia de estos pagos, obtuvo unos beneficios por valor de más de 1.400 millones de dólares.

Odebrecht y su brazo petroquímico, Braskem, admitieron ante la Fiscalía estadounidense ser culpables del pago de sobornos, descubiertos en el marco de la investigación por corrupción a Petrobras, según anunció este miércoles el Departamento de Justicia norteamericano. Ambas empresas llegaron a un acuerdo para cerrar, con una multa de 3.500 millones de dólares -la más alta de la historia de ese tipo-, sus acusaciones judiciales en Estados Unidos, Brasil y Suiza.

las-irregularidades-le-ayudaron-a-lograr-contratos-en-venezuela-mexico-argentina-colombia-o-peru-segun-una-investigacion-de-estados-unidos
Foto. El País

Odebrecht, un conglomerado presente en 28 países y con unos 168.000 empleados, utilizó sociedades pantalla y cuentas bancarias en distintas partes del mundo para gestionar los sobornos a funcionarios o intermediarios, con los que buscaba garantizarse una “ventaja impropia” frente a sus competidores, según los documentos de la investigación.

El país latinoamericano en el que hizo más pagos irregulares fue Venezuela (98 millones de dólares) seguido de República Dominicana (92 millones). Fuera de América Latina, también corrompió a funcionarios en Angola y Mozambique. En el caso de Brasil, los pagos rondaron al menos los 349 millones.

A continuación, se detallan algunas de las irregularidades en países latinoamericanos:

Argentina

Entre 2007 y 2014, durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, Odebrecht pagó más de 35 millones de dólares a intermediarios que confiaba que llegaran a funcionarios argentinos relacionados con tres proyectos de infraestructura. Los sobornos le propiciaron beneficios por valor de 278 millones.

La empresa brasileña se quedó con contratos para la ampliación de gasoductos en 15 provincias, la construcción de una planta potabilizadora de agua para la estatal AySA y el desarrollo de una refinería de la petrolera de capitales públicos YPF. Su proyecto de obra más emblemático fue el soterramiento del ferrocarril Sarmiento, que une la ciudad de Buenos Aires con su extrarradio. La obra no se inició durante el kirchnerismo y fue retomada por el Gobierno de Mauricio Macri, pero con otro contratista.

Hoy la Justicia de Argentina investiga a Odebrecht por sobornos a nivel local, en un esquema que podría replicar el utilizado en Brasil, informa Federico Rivas Molina desde Buenos Aires.

Venezuela

En el caso de Venezuela, los pagos fueron de 98 millones de dólares a varios intermediarios que dijeron tener acceso directo a compañías públicas. El objetivo de Odebrecht era obtener información confidencial sobre proyectos y garantizarse concesiones.

México

En el caso de México, los pagos fueron de 10,5 millones de dólares, entre 2010 y 2014, generando beneficios de 39 millones. Por ejemplo, en octubre de 2013, revela la investigación, Odebrecht pagó seis millones a un alto cargo de una compañía pública mexicana a cambio de ganar un contrato.

Colombia

Entre 2009 y 2014, el gigante constructor pagó sobornos en Colombia por valor de 11 millones de dólares, que le generaron unas ganancias en contratos de 50 millones. El grupo tiene dos contratos en Colombia. Se desconoce si el acuerdo judicial puede afectarlos de algún modo.

Según el vicepresidente de Colombia, el estatuto anticorrupción prevé que cualquier condena internacional en materia de sobornos inhabilitaría a una firma durante 20 años a hacer contratos con el Estado, informa Ana Marcos desde Bogotá.

República Dominicana

Los sobornos entre 2001 y 2014 ascendieron a 92 millones a varios intermediarios que influyeron en la aprobación de proyectos, que le dieron unas ganancias de 163 millones.

Perú

Odebrecht pagó sobornos por valor de 29 millones de dólares a funcionarios del Gobierno entre 2005 y 2014 para asegurarse contratos públicos. Los beneficios fueron de 143 millones. Por ejemplo, en 2005 un funcionario se ofreció a la empresa a ayudarla a lograr un contrato que acabó ganando. Esa ayuda costó 20 millones.

La Fiscalía peruana solicitó la semana pasada a la Justicia brasileña tener acceso a la investigación que lleva a cabo sobre unas obras de un gasoducto de Odebrecht, según informan medios locales.

(La Nota digital)

Anuncios