Dejaron el sello “Frente Para la Victoria” y ahora se llamarán Unidad Porteña.

A. F.

“El PJ porteño marca la cancha. El kirchnerismo y el Partido Justicialista porteño acordaron competir en un mismo frente electoral en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y sumar al armado a fuerzas de centroizquierda que, durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, han apoyado al Frente para la Victoria. Este nombre quedará para la historia de las elecciones porque este conglomerado resolvió presentarse en estos comicios de medio término como Unidad Porteña.

La coalición estará integrada por los distintos espacios que han estado incorporados al FpV en los últimos años y que siempre compitieron en el distrito capital. El peronismo, La Cámpora, Nuevo Encuentro, Kolina y el Movimiento Evita serán parte de este frente electoral que también abrió lugares para Ahora Buenos Aires, el partido Bien Común, de Gustavo Vera, y hasta PARTE, el sello del jefe de campaña de Florencio Randazzo, el ex jefe de Gabinete Alberto Fernández, que quiere a Patricia Vaca Narvaja en Diputados.

Patricia Vaca Narvaja
Ex embajadora Patricia Vaca Narvaja. Foto: archivo.

Todos los dirigentes de estos espacios se congregaron por la mañana en la sede del PJ ubicada en la calle San José, que preside Víctor Santa María, para firmar el nombre del frente electoral que reemplazará al Frente para la Victoria. Una vez firmada la denominación por parte de todos los apoderados, la documentación viajará al Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Ciudad, para que reciba este lunes al primer frente electoral inscripto (el vencimiento del plazo es este miércoles 14 de junio). El frente deberá también ser presentado en la oficina de la jueza federal con competencia electoral en la Ciudad María Romilda Servini de Cubría. Es decir, a nivel local ante el TSJ y a nivel nacional (frente para competir por Diputados) ante el juzgado federal.

Acordado el frente y la decisión de ir a PASO en la Ciudad, el peronismo porteño le marca la cancha al bonaerense. El PJ de la Capital Federal acordó con el kirchnerismo competir todos bajo el mismo paraguas de Unidad Porteña, aunque sigue la discusión por las listas a presentar.

Según pudo saber este medio, habría acuerdo para que compitan tres nóminas con sus respectivos candidatos a diputados nacionales y legisladores porteños. Estarán: la nómina en la que confluirán La Cámpora, el PJ y el partido Encuentro por la Democracia y la Equidad (Nuevo Encuentro). La lista de centro izquierda que encabezarían Itaí Hagman y Jonathan Thea (ambos fundaron Ahora Buenos Aires, que es una integración de Patria Grande y Seamos Libres, entre otras agrupaciones de centro izquierda ligadas al kirchnerismo). Y, por último, la lista peronista que reclaman Vera y el ex secretario de Comercio Guillermo Moreno.

La primera lista cuenta -se afirma- con la bendición expresa de CFK, que reclamó unidad en cada oportunidad que pudo: reuniones en el Patria o la visita que le hicieron un grupo de dirigentes porteños a Santa Cruz durante el verano. Por esos días, La Cámpora y Nuevo Encuentro se unían para cuestionar al peronismo y la intención de sumar a fuerzas ajenas al FpV, como la inclusión de Vera o de Claudio Lozano, que pugna por un lugar en la lista de centroizquierda. Como adelantó Letra P, CFK quiere que una mujer encabece la lista de diputados nacionales y sugirió a la ex embajadora en Londres Alicia Castro, pero también se habla de una figura extrapartidaria ligada al ámbito de la cultura y lo medios (Graciana Peñafort, por ejemplo). Daniel Filmus, Gabriela Cerruti y Juan Cabandié se suman a la pelea por la boleta de diputados. Sin embargo, la inclusión en esa nómina podría poner en riesgo la cantidad de lugares que sus espacios reciban en la lista para ingresar a la Legislatura porteña, que encabezaría el camporista Mariano Recalde seguido de la peronista María Rosa Muiños. Allí también habría lugar para Victoria Montenegro (requerida por el jefe del bloque del FpV en el Parlamento local, Carlos Tomada) y los diputados que buscan renovar su mandato Pablo Ferreyra (Tomada pedirá por él), Lorena Pokoik (respaldada por Unidos y Organizados), Gabriel Fuks (apoyado por Filmus) y José Cruz Campagnoli (en nombre de Nuevo Encuentro y Martín Sabbatella).

La lista de centroizquierda surgirá de una negociación entre Thea y Hagman (con la posibilidad de sumar a Claudio Lozano), aunque el peronismo mirará de cerca cómo se cierra esa discusión. Santa María y Juan Manuel Olmos fueron quienes más pelearon por la inclusión de este espacio. Y también quienes debaten un tema central: cómo será el porcentaje mínimo de votos que el frente Unidad Porteña definirá para establecer el reparto de lugares en la lista final que se presentará en octubre, tras las primarias de agosto en la que competirían tres listas.

(En 2015, cuando el FpV presentó 7 candidatos a jefe de Gobierno, se acordó un piso del 25% del total de votos que acumularan todas las listas del FpV. Se considera un nivel alto y los hechos lo comprobaron: la lista que encabezó Recalde superó ampliamente a la media docena restante y se quedó con todos los candidatos a legisladores y comuneros).

Santa María y Olmos se unieron a la centroizquierda y proponen establecer un mínimo del 15%, mientras que La Cámpora y Nuevo Encuentro (denominados como “El Patria” en la jerga kirchnerista porteña) propone cerrarlo en 20%. La propuesta de los dos caudillos peronistas anida un guiño hacia la nómina de centroizquierda, pero también a la de Moreno y Vera, en proceso de armado. El ex funcionario K y el diputado porteño aseguran que cuentan con el aval del Papa Francisco, aunque eso no modifica la actitud del kirchnerismo duro. Sí importa para Olmos, Santa María y Eduardo Valdés (ex embajador en el Vaticano), que aceptan el ingreso de Vera y hasta lo promueven desde 2016.

La definición final se conocerá cuando la alianza Unidad Porteña se inscriba en el TSJ. Minutos después, todos sonreirán para la foto y la presentación en sociedad, que podría incluir una conferencia de prensa”.

En cuanto a partidos, la lista es incompleta. Estaban también Compromiso Federal, que responde a Rodríguez Saá, el Partido Solidario, de Carlos Heller … Pero seamos sinceros, lo más difícil siempre es reunir a los peronistas. Y Víctor Santa María debe ser aplaudido por el esforzado y honesto trabajo de sumarlos.

Algunos porteños sobradores ya decían “Estos bonaerenses. Les mandamos a Mansilla para educarlos, pero no sirvió de nada”. Pero la cargada es, por lo menos prematura. Habrá tensiones y no será fácil armar ninguna lista, en especial la que debería juntar a las fuerzas reunidas en torno al PJ y en torno a La Cámpora. Ya lo dice el Evangelio “Muchos son los llamados y pocos los elegidos”. Porque en la Capital, son pocos los lugares con chances de salir. Y ahí está Guillermo Moreno con la ambulancia lista para recoger a los heridos.

De todos modos, los aparatos, ninguno de ellos, es decisivo, con cerca de dos millones de votantes. El desafío es recuperar los votos que el peronismo perdió en 2003, cuando la mayor parte de su viejo “aparato” de la Zona Sur fue cooptado por los operadores que trabajaban para Macri. Sin perder los necesarios, en esta ciudad, votos del progresismo que se identifica con Cristina Kirchner.

(La Nota digital)

Anuncios