Relojes biométricos, la escuela empresa

S. C.

Nuevamente las autoridades educativas ensayan con lanzamientos rimbombantes su idea de modernidad, cuesta salir del asombro para dar lugar a la indignación.

control facial

Este Estado, que quienes administran lo caracterizan de burócrata, pone en marcha sistemas que desde su creación son contradictorios con las condiciones reales de funcionamiento y es que a las condiciones subjetivas se le deben complementar, sin duda las reales y acuciantes condiciones objetivas.

Anuncia el titular del CGE por los medios de prensa, la implementación del control biofacial, a través de la instalación de equipamientos de Relojes Biométricos en 100 escuelas de la provincia (Resolución 4333/17 CGE).

El famoso control biométrico facial requiere de soportes que el Estado no garantiza y a la fracasada internet por fibra óptica le sucede ahora el anuncio del famoso 4 G para el 2020. Y es que estos gobernantes no se hacen cargo de nada, tampoco de las barbaridades que plantean, el funcionariado no resiste archivo.

Serán los directores de escuela quienes deben recibir el reloj Biométrico y ser responsables de la autogestión de la herramienta de control, equipamiento sin internet pago, ni accesibilidad del conjunto, con la oposición de la mayoría del personal que, obstinadamente docente, ve en este aparato un nuevo golpe a su dignidad, es que seremos tratados como números, el control lo harán con nuestro cuerpo, huellas dactilares, registro del rostro. Es ofensivo el trato que se nos dispensa, los docentes somos educadores de la patria, los maestros del pueblo.

A la sociedad le explican con tono solemne los funcionarios de educación, que esto mejorará la asistencia y será el remedio de las faltas y llegadas tardes, quienes lo plantean son funcionarios denunciados y procesados por malversar fondos públicos, por quedarse con lo que es del pueblo, por nepotismo. Una cuota alta de autoritarismo es evidenciable, en quien invierte la carga de la prueba y se refleja a sí mismo en el resto.

Los docentes en la Provincia de Entre Ríos tenemos una vasta legislación que estipula cada situación, tenemos leyes como el Estatuto del Docente Entrerriano, Decreto – Ley 155 y un Régimen de Licencias, Decreto 5923 y que estipulan el famoso control de asistencia, en él se marcan los derechos a los cuales accedemos en carácter de licencias y establece también cual es el procedimiento ante las faltas, ningún docente se ausenta sin aviso y sin justificativo, ese mismo régimen marca que el 85 por ciento de las licencias corresponden a la cuestiones vinculadas a la salud y es que la docencia es un caldo de cultivo para múltiples afecciones.

El Reloj que no podrá instalarse en la mayoría de las escuelas porque no tienen, ni vidrios, ni bancos, ni sillas, ni cargos, ni teléfono y menos internet, será un Adorno en un marco de situación de crisis educativa, no podrá registrar ausencias ni presencias dado la multiplicidad de situaciones que se vivencian en cada escuela, tenemos salidas, campamentos, visitas guiadas, días deportivos, recorridas, viajes de estudio, ferias de ciencias, cambios de actividades y a menos que sea portátil no servirá para registrar todo ese trabajo ejecutado Y NO PAGADO por el gobierno, porqué trabajamos muchas horas garantizando pedagogía.

Lástima que no conocen las escuelas quienes son funcionarios del sistema educativo, pena que no tengan el coraje de los trabajadores de la educación.

Alertamos que muchos directivos devolveremos el famoso reloj y de hecho la misma normativa que los pone en funcionamiento lo prevé, primero porque no estamos de acuerdo, segundo porque ¿quién va a cuidar ese aparato en las escuelas y sus condiciones? Ni las paredes de nuestras escuelas estan en condiciones para instalarlos, tercero y fundamentalmente porque los directivos no tenemos vocación de técnico enrolador para pedirle a nuestros compañeros registren la huella dactilar y el rostro, suena a cárcel y escuela cerrada, cuando nos hablan de salir al encuentro de la vida para educar.

No podemos sobrecargar a los equipos directivos y administrativos, nuestro soporte seguirá siendo el papel, porque además estas lecturas no pueden ser consideradas como la mecánica para informar novedades, no están dadas las condiciones necesarias.
Esperamos que la cordura prime y se respete la decisión de modernizar el estado dejando de ejecutar contratos políticos en funciones innecesarias, realizando licitaciones para cada compra que haga el Estado, respetando la obligación del pago en tiempo y forma a todos los trabajadores.

Y a los que son legisladores y / o candidatos a legisladores, les pedimos pidan informes sobre a quién se le adjudicó la licitación de la compra de relojes, cuanto costo cada uno y con qué fondos se pagaron y en cuantas escuelas paga internet el Gobierno.
Los relojes son un lujo innecesario y de dudosa utilidad en una provincia que no paga sueldos, que pierde funciones en los organismos autónomos como el CGE tercerizando funciones que le son propias.

Las escuelas no son empresas y no lo serán le pese a quien le pese, también advertimos a las autoridades educativas que de ninguna manera se puede realizar ninguna quita salarial, ni atropello a derechos consagrados, porque serán plausibles de acciones en defensa de nuestros derechos.

Como sindicato arbitraremos los medios para decir nuestra opción, para que cada uno pueda decidir, con información y la fuerza que nos caracteriza.

* S. Cogno – Sindicato docente AGMER

(La Nota digital)

Anuncios