El perfil del gobierno

M. Cuenca

En las disputas departamentales afloran las contradicciones entre izquierda y derecha dentro de Cambiemos.

A horas de asumir Emilio Castrillón la jefatura del Superior Tribunal de Justicia, en la cabecera del departamento La Paz pudieron observarse movimientos políticos dentro de la UCR y el PJ.

Luego de ganarle a Dani Rossi, Moreyra mueve fichas desde Santa Elena queriendo encontrar un candidato a intendente en La Paz que le traccione votos para la senaduría 2019 – 2023. Todavía no lo encuentra, no hay valientes -por ahora- en las trincheras justicialistas; el golpe de octubre fue fuerte.

También el PRO adelantó un alfil en el tablero del noroeste: la diputada Marialé Viola está levantando cabeza y luego de pasar por el concejo Deliberante y la cámara de Diputados, cree que “llegó la hora” para ejecutar algunos proyectos de larga data. Para eso necesita posicionarse y sondear -de la mano de Benedetti y El Torito De Ángeli- las posibilidades hacia el sillón de “Pichón” Lamboglia; Marialé ya tiene el apoyo de la mitad de los actuales concejales (1 del PRO y 2 radicales).

En la “Era” Cambiemos, la diputada generalmente reportó al PRO, en tanto el intendente Sarubi se identificó más con con el sector de Rogel y Varisco. Aunque hoy, la Diputada y el Intendente, dependen de la concreción de 2 anheladas obras para la ciudad de La Paz: la reparación del Colector Cloacal y la Planta Potabilizadora de agua de río, obras de casi 150 millones de pesos.

Lo cierto es que el tablero político está inclinado a la derecha; y los 2 partidos más importantes del departamento La Paz -UCR y PJ- entraron en un período de reajuste hacia el lustro que se aproxima. Lo incierto son los resultados.

(La Nota digital)

Anuncios

1 Comment

Los comentarios están cerrados.