Prueba superada

E. M. R.

A raíz de la desconfianza instalada en los mercados de capital y la suba de la tasa de interés en los EEUU, muchos inversores extranjeros que tenían LEBAC comenzaron a instalar la idea que abandonarían la Argentina por lo que comprarían nuevamente dólares para llevarlos al extranjero; esto despertó la desconfianza sobre las reservas de la Argentina ya que muchas estaban “flojas de papeles” ante ello el gobierno aumento la tasa de interés buscando que los inversores queden en pesos y a la vez solicitó un préstamo al FMI para tenerlo como garantía de sus reservas.

De igual forma se mantuvo una corrida de dólares donde el Banco Central salió a vender para mantener una suba lo que crispo aún más el nerviosismo cambiario y financiero.

Todo esto ocurría en días previos al martes 15 de Mayo donde se operaba un vencimiento de LEBAC por 167.000 millones de pesos temiéndose que sean muchos los que no las renueven y se transformen en demandantes de dólares.

Por suerte para todos el Gobierno supero la crisis cambiaria ya que el lunes y marte el Central ofreció comprar 5.000 millones cada día y solo tuvo que vender una porción muy menor cercana a los 1.500 millones en la sumatoria de los dos días.

Según datos del central se produjo la renovación del 100% de las LEBAC e incluso ingresaron más fondos, 5.000 millones más, de ofertas a la compra de este instrumento lo que, comparado con los pronósticos, sería otro éxito del gobierno.

Pero como otro dato el Ministro de Finanzas Luis Caputo dio cuenta del lanzamiento de la licitación nacional de dos bonos uno a 5 años y otro a 8 años con una tasa cercana al 20% anual, en pesos y a tasa fija, en el orden de 73.000 millones, en una colocación de bonos que se conoció el martes a medio día y que se licitó desde las 13hs. hasta las 18hs.del mismo día en que cerró la posibilidad de oferentes; en realidad un plazo muy corto que habla de un arreglo o conversaciones anteriores a la licitación con los sectores financieros que acordaron en la oferta.

Más allá de las críticas que se le pueda efectuar a este nivel de endeudamiento, esto está demostrando por un lado la confianza de inversores tanto en el caso de las LEBAC como en el caso de los nuevos bonos; en este mismo sentido estas acciones demuestran que el valor del dólar habría encontrado su techo en los $25 por unidad al menos por ahora.

Estos dos tópicos, la confianza y el posible techo del valor del dólar, serian lo que marca el éxito del gobierno en torno al manejo de la crisis cambiaria ocurrida en estos días a la cual el Ministro Caputo prefiere denominar “turbulencias”; además es claro que el gobierno operó con anterioridad y de manera exitosa con los operadores financieros que le permitieron arribar a este éxito en la gestión.

El mismo martes Dujovne y Caputo juntos utilizaron una conferencia de prensa para, en el caso de Dujovne, describir un país exitoso, que algunos no observamos, donde según el ministro estamos creciendo, bajando la inflación, derrotando el déficit, pero más allá de estos excesos lo que se pretende es crear una señal sobretodo externa donde fundamentalmente el FMI entienda que la Argentina está en el camino correcto con relación a su visión económica; pero también en la conferencia indicaron la necesidad de fortalecer la lucha contra la inflación y el déficit lo que en lectura corriente significa más ajuste.

No se sabe aún quienes son los que invirtieron en los bonos en pesos o si existen tomadores extranjeros o si son solo bancos y fondos de inversión, ello para analizar qué sector es el que apuesta por la propuesta del gobierno pero luego de algún tiempo la información aparecerá y se podrá determinar quiénes son los que en dialogo con el gobierno llegaron a aceptar que a la Argentina le ira mejor en los próximos años para efectuar compras de bonos a 5 u 8 años.

Para bien de la gestión y de todos los argentinos esperemos que estas señales signifiquen que se acabe la corrida cambiaria, que se termine el nerviosismo, que se alejen algunos fantasmas que muchos argentinos tenemos presentes, para bien de todos.

El otro de los miedos que aún se mantienen y que movilizan a algunos sectores medios y bajos es el del ajuste para disminuir el déficit fiscal ¿serán mayores las tarifas de los servicios públicos? ¿se mantendrá la lucha contra la inflación mediante la baja del consumo por intermedio de más impuestos y menos salarios? ¿a que sectores perjudicara el recorte del gasto a los que menos tienen o a los que hasta ahora siguen gozando de privilegios?

Estos últimos miedos son los que mantendrán movilizados a muchos sectores sobre todo del trabajo y de las pequeñas y medianas empresas; los que en apariencia tendrían concertadas sus apuestas de futuro son los sectores del mercado financiero.

También en los próximos días se conocerá si la Argentina obtiene el crédito que interesa al FMI y cuáles son los pedidos de este organismo para el manejo de la economía de nuestro país que a fuerza de ser realistas siempre vienen de la mano de un fuerte ajuste; por ahora el gobierno ha logrado una prueba superada en torno a lo que conocimos como martes negro.

(La Nota digital)

Anuncios