Pescadores pegaron el grito

La Coordinadora de Pescadores Artesanales de Concordia denuncia la virtual “privatización” del Río Uruguay. Reclaman poder trabajar como lo hicieron sus padres y abuelos pescadores.

A la Coordinadora la conformaron el año pasado, pescadores de la zona sur der Concordia, barrio Nebel, barrio La Bianca y barrio Benito Legeren.

GACETILLA

“En todos estos años han cambiado mucho las cosas en el río. Con el tiempo fuimos sabiendo que cambiaban las reglas del juego y que lo que antes podíamos ya no podíamos más. En base a criterios que desconocemos, se fueron imponiendo normativas que restringen nuestra actividad. Primero se impusieron limitaciones sobre las artes de pesca que podemos utilizar, después nos prohibieron salir los fines de semana, nos negaron la posibilidad de acceder a un carnet que nos reconozca como pescadores artesanales, así de a poco nos fueron alambrando el río. Nos dicen por allí que es para cuidar los recursos y para que se puedan desarrollar distintas actividades de las que también vive mucha gente, como la pesca deportiva por ejemplo. Nosotros queremos decir que somos los primeros interesados en cuidar los recursos pues de ello dependemos nosotros, nuestras familias y nuestros hijos”.

“Lejos estamos de ser ´depredadores´ tal como nos señalan malintencionadamente desde diversos lugares. Porque cuidamos los recursos es que desde hace algún tiempo nos estamos capacitando y estamos desarrollando emprendimientos productivos que agregan valor a los productos de la pesca, para así con menos cantidad de piezas poder generar igual o mayor cantidad de ingresos y para crear trabajo en nuestro sector. Por eso hemos avanzando en la comercialización directa de nuestros productos, para poder vender la producción a un precio digno y no caer en las garras de intermediarios que nos pagan miserias y nos obligan así a tener que sacar más y más pescado del río para poder vivir”.

“La conformación de la Coordinadora de Pescadores Artesanales logró que la provincia nos reconozca y que nos dé una carnet que nos identifica como pescadores artesanales. Desde entonces también hemos elevado a las autoridades y planteado en distintas reuniones la necesidad de avanzar en la resolución de distintas problemáticas, aún no resueltas, que afectan el desarrollo de nuestra actividad vinculadas a las normativas que regulan las artes de pesca, vedas y zonas prohibidas para la pesca artesanal”.

“Queremos acompañar todo proceso que busque garantizar la sustentabilidad del recurso, pero no estamos dispuestos a soluciones que impliquen restringir unilateralmente nuestra actividad. Estamos atravesando una crisis muy fuerte, los insumos, la comida y los servicios están cada vez más caros y cada día es más difícil juntar el mango para garantizar nuestra vida y la de nuestras familias en condiciones dignas”.

“También queremos manifestar nuestro repudio a la decisión del gobierno nacional de introducir reformas en el Monotributo Social Agropecuario, reformas que dejaran en la informalidad y sin la posibilidad de acceder a una jubilación y obra social a cientos de pescadores en todo el país y a miles de campesinos, comunidades indígenas y agricultores familiares”.

“Necesitamos de las distintas instancias de gobierno ayudas concretas que nos permitan a paliar la crisis, necesitamos respuestas a nuestras demandas y no que sigan recortando nuestros derechos”.

(La Nota digital)

Anuncios