Daños por deriva de glifosato

DAÑOS POR DERIVA DE GLIFOSATO EN CULTIVO DE MORINGA OLEIFERA, VICTORIA- ENTRE RIOS.

Carta enviada por “Las Moringas” a LA NOTA DIGITAL:

El Establecimiento “Las Moringas”, ubicado en Ruta 11, Km 85 y camino de acceso a Rincón del Doll, Departamento Victoria- Entre Ríos. Inició en el 2017, el desafío de iniciar una actividad productiva, introduciendo una especie de marcado interés nacional e internacional por sus múltiples usos; tanto para la alimentación humana (suplemento dietario) como animal (forrajes).

La Moringa es una especie originaria de la India, siendo utilizada ancestralmente como alimento (todas sus partes son comestibles) y como medicinal. También otras especies de Moringa son originarias de África, donde los Egipcios ya utilizaban su aceite para el cuidado de la piel, sus semillas para purificar el agua de consumo, la planta como alimento y medicinalmente.

La ONU y otras organizaciones, están evaluando los medios para cultivarla en grandes cantidades para fomentar su consumo dado su importancia como alimento para la población mundial. Es una especie vegetal con una importante cantidad de proteínas, de mejor calidad que la animal, posee vitaminas, minerales, antioxidantes y antiinflamatorios; por lo cual se lo conoce también como “El árbol de la vida “.

Para poder llevar adelante la actividad, la Propietaria del campo Judith Reld y la Ing. Agr. Mónica Vallecillo, debieron realizar una exhaustiva búsqueda de información sobre el cultivo, recorrer plantaciones para aprender su manejo y localizar diferentes materiales genéticos (semillas).

Realizaron un invernáculo entre mayo y junio de 2017, para realizar la producción y selección de plantines. Durante la ejecución del mismo sufrieron un incidente, producto de la deriva de agroquímicos, causada durante la aplicación realizada por un equipo pulverizador en el campo aledaño; la misma provenía del sector Sur (mayo 2017). Un operario estaba realizando los pozos para plantar los postes del invernáculo, el cual debió ser asistido por las emprendedoras. Ante tal situación, se detuvo en la calle a la pulverizadora y se le pregunto al maquinista, si no se había dado cuenta de la deriva producida y se le informó que había una persona afectada, a lo cual el maquinista respondió que él solo cumplía órdenes. Durante la cosecha de Trigo (2017), se pudo hablar con el arrendatario del campo vecino, el Sr. José Carlos Sobrero y se le informó sobre lo acontecido durante la pulverización que mandó a hacer en mayo, se le comentó que en el Establecimiento se estaba desarrollando un cultivo de Moringa sin uso de agroquímicos y se lo invitó a conocer el mismo, a lo cual manifestó que ya había escuchado algo y que concurriría con su esposa a visitar la plantación, así mismo dijo que nos quedáramos tranquilas por el tema de agroquímicos dado que realizaría una moha y luego una pastura.

Las productoras, realizaron plantaciones bajo sistema de riego y con mulching protector para evitar el crecimiento de malezas. Las plantas se llevaron a campo a partir del día 6 de noviembre de 2017, bajo diferentes distanciamientos a fin de poder evaluar y comparar los resultados productivos, tanto para semilla como para hoja. Posteriormente la manguera de riego de la primera línea de cultivo se rompió aproximadamente a la mitad del largo y se decidió no cambiarla para poder cotejar las diferencias con y sin riego.

Las plantas mostraron un excelente comportamiento y semanalmente se iba controlando su desarrollo. El día 25 de enero de 2018 las productoras evaluaban el cultivo y se disponían a realizar el primer corte de producción cuando observaron plantas con hojas con una amarillamiento generalizado, otras secas y comprobaron que había diferentes grados de afectación entre las plantas, no se encontraron insectos ni enfermedades que pudieran estar causando ese daño. Se observó hacia el sector sur de la plantación de Moringas que los álamos plantados como cortina protectora del campo también presentaban hojas amarillas, enrolladas, amarronadas y secas, así mismo se constató que en el lote lindante había presente un cultivo de soja. Se le consultó vía mensajes de whatts up al Sr. Sobrero si había aplicado algún agroquímico, a lo cual respondió que sí pero que él no nos había afectado dado que el viento estaba del norte cuando aplicaron; le mandamos fotos y lo invitamos a recorrer el cultivo para constatar los daños sufridos. Al día siguiente concurrió a recorrer el lote a fin de observar las plantas.

Durante la recorrida, reconoció haber aplicado MAX 2,5 Kg/ha y se comprometió a proporcionarnos la fecha y hora de la aplicación para poder hacer el chequeo de los vientos. Durante la recorrida se le consultó si poseía la receta agronómica correspondiente para la aplicación a lo cual manifestó que él solo se recetaba. Poco tiempo después mandó un mensaje diciendo que él no había sido y que buscáramos por otro lado.

Ante tal situación las productoras consultaron a una Profesional del Colegio de Ingenieros, para saber cómo proceder con el caso; a lo cual se les recomendó realizar una exposición policial y posteriormente hacer su presentación ante la Dirección de Agricultura de la provincia, para que labren el acta respectiva.

Un personal de la Dirección, concurrió a constatar los daños sufridos, obteniendo pruebas fotográficas y efectuó un informe. El funcionario provincial, al notificar al Sr Sobrero sobre la infracción, le consultó quién había sido el pulverizador al que le había solicitado la aplicación de agroquímicos en la soja del lote lindero al campo de Reld, a lo cual respondió que su aplicador fue el Sr. Jorge Asevedo. El funcionario, se dirigió posteriormente al domicilio del Sr Asevedo, le consultó sobre la pulverización y le pidió la receta respectiva, a lo cual le mostró un papel (común y corriente) con un listado y dosis de productos que le solicitó Sobrero aplicar, dentro del cual figuraba el MAX, entre otros.

Se continuó con el seguimiento del cultivo, el cual presentaba plantas en diferentes estadios morfológicos (vegetativo, floración y fructificación) y alturas, donde las plantas del sector oeste de la hilera más larga que estaban sin riego presentaban menor altura (1,5 mt en promedio) y muchas de ellas en floración, el resto de los árboles, tenían una altura promedio de 2,8 mts. Las plantas iban perdiendo paulatinamente las hojas, algunos frutos se presentaban retorcidos, no siendo normal para el cultivo y muchas plantas se iban secando.

Así mismo con el transcurrir de los días los álamos se secaron en su totalidad (53 plantas).

Se tomaron muestras de plantas y se hicieron análisis de agroquímicos. Los resultados fueron contundentes, apareciendo Glifosato en una cantidad muy elevada.

Se los citó al Sr. Sobrero y al Sr. Asevedo a una Audiencia de Mediación a cargo de la Dra. Delma Abt, estando patrocinadas las afectadas por la Dra. Aldana Sacia. No concurriendo a la misma los citados.

Es lamentable el no haber podido llegar a un acuerdo. El daño sufrido ha sido total, dado que el glifosato produjo la muerte de la mayoría de las plantas y dejó muy débiles a otras, las cuales no se sabe a ciencia cierta si podrán rebrotar luego del periodo invernal.

En el campo de la propietaria Sra.Reld, hay vivenda y en cercanías hay curso de agua y otras viviendas también. No se han tomado las medidas necesarias por parte del Sr. Sobrero de aplicar plaguicidas para evitar daños a terceros y por lo tanto se ha violado la Ley de Plaguicidas Nº 6.599 y su Reglamentación.

No deseamos dejar de mencionar, a un símbolo de los estragos que provocan los agroquímicos en el cuerpo humano, a través del caso de FABIAN TOMASI, un poblador entrerriano, que lucho contra una enfermedad mortal, llamada “polineuropatía tóxica metabólica severa” fue envenenado por exposición a los agroquímicos, hoy descansa en paz, luego de tal padecimiento.

Se acompaña a esta nota fotografías para poder observar el cultivo y su afectación por deriva de aplicación de glifosato.

42044987_2138434596477335_8688105015966957568_n

41858706_479118029261899_1806419766743662592_n

(La Nota digital)

Anuncios