Cambio de Dogma

E. M. Romero

El lunes pasado se conoció una medida económica del gobierno de Macri que no es menor y da cuenta de muchas hipótesis que están dando vueltas en argentina en estos últimos tiempos.

Para entender esta cuestión económica, pero que impacta en muchas aristas del poder en Argentina, hay que tener en cuenta que el lunes los operadores económicos hablaban de un dólar a $50 es decir que era posible que estemos casi al borde de la franja alta por lo cual muchos economistas sostenían que esperar para intervenir vendiendo antes que el precio llegue al techo de la franja (como estaba establecido hasta el lunes) era un error ya que daba mucha ventaja a los que juegan con la especulación de la divisa lo que llevo el lunes a que el gobierno disponga eliminar las franjas y pueda intervenir vendiendo en cualquier momento que lo estime necesario.

Esto significó que previo acuerdo con el FMI se establezca que la económica argentina deje un dogma que compartía con el FMI, de dejar flotar al dólar libremente en su valor entre las franjas inferior y superior, y por ello eliminar dichas franjas por lo que (previa autorización del FMI) podría vender en el momento que lo crea necesario dólares de las reservas para sostener el precio de la divisa estadounidense.

Como decía esto pareciera una mera decisión de la cartera económica pero sin dudas llega consigo unos reconocimientos tácitos que no son menores.

Lo primero a analizar es que hace solo 6 meses el gobierno desplazo a Caputo por su decisión de vender dólares para sostener la divisa y que este alejamiento fue a pedido del FMI y que hoy solo a 180 días el mismo FMI autoriza al mismo gobierno de Argentina a que actúe como actuaba Caputo; esto significa que el FMI y el gobierno se equivocaron y era acertada la decisión del desplazado Caputo; pasando en limpio significa “seguimos probando”.

Veamos en que consiste este cambio de dogma con relación al valor del mercado de divisa estadounidense, por ser este un dinero de reservas para pagos externos, existen dos alternativas o el estado controla la cantidad que mantiene en reservas (era lo que argentina venía haciendo a pedido del FMI), o de lo contrario controla el precio para lo cual tiene que vender reservas en el caso de que el precio quisiera subir demasiado y traiga problemas inflacionarios, esta es la actitud actual asumida el lunes para lo cual la Argentina debe vender dólares de reservas.

Hasta ahora el FMI había otorgado fuertes créditos en dólares para que Argentina pueda demostrar al mercado que tenía reservas suficientes para pagar sus compromisos de deudas y Argentina desobedeciendo vendió parte de estas reservas para sostener el precio lo que obligo a un nuevo crédito y un nuevo compromiso de no vender divisas por lo que se acordó con el FMI las franjas de no intervención para evitar que se vendan divisas y además crecían mensualmente las bandas para adecuarlas con la inflación.

Pareciera que tanto el gobierno como el FMI detectaron que si no vendían dólares para sostener el precio se produciría una corrida cambiaria.

Tanto el FMI como el gobierno también temieron que esta corrida haría caer aún más las posibilidades de triunfo de Macri y el aumentaría el posible triunfo de Cristina.

Recordemos que el FMI es un organismo de crédito conducido por una mayoría de representantes de países Europeos, pero existen también algunos Directores Norteamericanos importantes en la conducción; un ejecutivo de un importante fondo de inversión se entrevistó con estos actores norteamericanos ante el FMI y les indico que la corrida cambiaria en nuestro país traería como consecuencia más caída de imagen de Macri y consecuentemente sería más probable el triunfo de Cristina Fernández de donde el FMI debía dejar que Macri venda reservas para contener cualquier corrida pues de lo contrario que piensen en negociar en el futuro con Cristina y esta fue la razón para que el FMI acepte que el gobierno Argentino use reservas para sostener el precio de la divisa.

En definitiva el miedo a la vuelta de Cristina obligo al Gobierno y fundamentalmente al FMI a un cambio de dogma no más dejar flotar el precio del dólar sino intervenir cuando sea necesario con venta incluso de divisas.

Hoy afirman muchos que el FMI no puede retroceder, por ello, dejará vender las divisas necesarias para evitar una corrida cambiaria y detener el correlativo aumento de precios y si en un futuro las reservas no alcancen para pagar los compromisos de deudas arreglaran una nueva ayuda financiera siempre para que no vuelva Cristina.

El problema es que compraran dólares los amigos del poder y si la necesidad de vender es muy importante nos darán nuevos créditos que después pagaremos incluso los que no podemos comprar dólares con el temor que en algún momento este carrusel de endeudamiento se detendrá y nos traerá a todos serios problemas.

Fuente: La Nota digital

Anuncios