Partidos en dos frentes

A. Paganetti

Encuestadores dan ventaja de hasta 5 puntos a F-F sobre Macri-Pichetto. Un foco en el reencuentro entre Cristina y Massa.

 

a través de Partidos en dos frentes — Humanidad

 

La de la Argentina parece una película repetida. Y adictiva. Quizá como la saga de El Padrino. Se sufre para ganar. Se gana para sufrir. Se promete para no cumplir. Se gobierna para recibir cascotes. Se debate entre la decepción y el miedo. No sobre quién propone el mejor proyecto de país, sino quién es el menos malo. Drácula o Frankestein

A 9 días, las PASO (hubo un intento postrero e inútil por sepultarlas), cambiaron de género y se convirtieron, valga la redundancia, en un paso decisivo hacia la renovación presidencial. Por eso, Humanidad hizo un sondeo entre varios encuestadores.

Tanto los que trabajan para Macri-Pichetto, como para Fernández-Fernández, y hasta algún neutro, deslizaron que las primarias obligatorias y simultáneas del 11 de agosto se definirían por entre 3 y 5 puntos a favor de la fórmula del Frente de Todos. Esto dejaría un final de bandera verde, como preanunció en su momento este sitio, para la primera vuelta del 27 de octubre o el eventual balotaje de noviembre.

Algunos señalan que por éstas horas, Macri y el peronista Pichetto “están quemando las naves” y que si pierden por 3 a 5 puntos, saldrán a festejar, para tratar de recuperar adeptos y adelantarse cerca del disco, como hicieron en el 2015 ante Daniel Scioli.

Sin ningún elemento científico que lo demuestre, el ex subsecretario general de la Presidencia durante el kirchnerismo, Gustavo López, presagia que Alberto y Cristina sacarán entre 8 y 9 puntos de diferencia dentro de poco más de una semana. Se basa en el resultado de algunas elecciones provinciales, donde el macrismo quedó relegado por “paliza”. Ejemplos: Entre Ríos y Santa Fe.

“Si sucede eso, no alcanzará el miedo subjetivo que predica (Jaime) Durán Barba. Habrá más desilusionados que aterrorizados y el endeble programa económico se terminará por derrumbar, pues tiene un dólar atado con alfileres”, aventuró el dirigente de FORJA.

Con respecto a las estrategias de campaña, Humanidad notó: Juntos por el Cambio responde a un comando unificado que monitorea el alicaído Marcos Peña. ”Son todos soldados obedientes”, deslizó un hombre del PRO.

Por el contrario, en el Frente de Todos, proliferan los “librepensadores”. No son ajenos Alberto ni Cristina, que se meten en camisas de once varas, cuando abordan temas como Venezuela y/o María Eugenia Vidal (“lo mejor que tiene el PRO”, admite la dirigencia media). Eso aviva el odio en las redes sociales.

“Nadie hicieron más por los pobres en la Argentina que Nestor y Cristina – se escuchó en bunker “no anibalista” de los K -, pero al haber ocultado el tema y comparar a la Argentina con Alemania, tiró todo por la borda”.

Las posibilidades del retorno “caótico” del peronismo crece por los pésimos resultados económicos obtenidos por el macrismo. El gobierno se sostiene en la contundente ayuda del FMI, la cancha inclinada por los grandes medios periodísticos y una situación geopolítica que supervisa Estados Unidos de Donald Trump, con sus peones latinoamericanos de Brasil, Colombia y Chile.

 

sergio-massa-junto-al-candidato

Mañana, en la localidad de Malvinas Argentinas, en el conurbano bonaerense, habrá que prestar mucha atención a la presentación conjunta que harán Cristina y Sergio Massa. Debería darse por superado el destrato público que le infligió no hace tanto el ex jefe de gabinete.

¿Puede haber alguna sorpresa? Algunos conjeturan que sí. A Humanidad le cerraron todas las puertas con candados. El autor de ésta nota fue tentado una y otra vez a abordar “el renunciamiento histórico” de Cristina. La última vez el convite partió de un massista, que aseguró que su jefe daba por seguro que Cristina no competiría. Pero ya están confeccionadas las boletas y jurídicamente sería un incordio jurídico.

Un anuncio de esa naturaleza sería rayano con la locura y provocaría una gran conmoción. Es así. Aunque, “a esta altura, si ella se bajase, nos votarían igual y ganaríamos caminando”, comentó un operador que, cuando se le hizo la consulta, miró a éste periodista como si fuera un lunático. Pero, se le iluminó la cara.