Propietari@s: recomendaciones claves para alquilar un inmueble

L. W.

Una propiedad constituye, sin duda, una de las posesiones más valiosas de una persona. Muchas veces, el dueño de un inmueble decide ponerlo en alquiler ya que de esta manera se garantiza un ingreso estable y regular.

Sin embargo, algunas veces pueden darse situaciones perjudiciales que, en lugar de beneficiarlo económicamente, lo perjudiquen. Para evitar esto, siempre se firma un contrato en el que el inquilino se compromete a cumplir los requerimientos del propietario. Pero ¿qué pasa si el locatario incumple?

Es importante saber los pasos necesarios tanto para evitar que se rompa el acuerdo, así como para estar cubiertos en caso de que suceda. En esta nota, repasamos algunas recomendaciones para tener en cuenta a la hora de alquilar una propiedad.

Contrato

El contrato de alquiler es un momento fundamental ya que ambas partes firman un acuerdo que estará vigente durante todo el tiempo de arrendamiento. A la hora de redactarlo, es importante dejar en claro procedimientos y requisitos para que no haya lugar para las equivocaciones.

Es importante también, tener en cuenta la ley de alquileres vigentes en la actualidad, ya que su última versión modifica aspectos importantes acerca de los requisitos. Por ejemplo, el pago anticipado de alquileres o cualquier depósito de garantía no puede ser mayor al importe equivalente a un mes de alquiler.

Garantías

Otro punto clave para evitar inconvenientes es el de solicitar garantías. Con la nueva ley de alquileres, se estableció que el inquilino puede presentar dos alternativas de la siguiente lista de opciones:

  • Título de propiedad inmobiliario
  • Aval bancario
  • Seguro de caución
  • Garantía de fianza o fiador solidario
  • Garantía personal del locatario

A pesar de que muchos piensan que este aspecto de la ley solo beneficia a los inquilinos, no es así. De hecho, esto es muy conveniente para los dueños ya que el título de propiedad, que era lo que solía exigirse habitualmente, implica muchas desventajas respecto a otras opciones.

Títulos de propiedad vs seguro de caución

Entre todas las alternativas que puede elegir el inquilino se encuentra una mucho más conveniente para el propietario que el título de propiedad. Estamos hablando de la alternativa de contratar un seguro de hogar de caución. A continuación, repasamos por qué.

  • Título de propiedad

El título de propiedad es el comprobante de un inmueble, que respaldará al propietario en caso de que el inquilino incumpla el contrato.

Sin embargo, la primera desventaja es que puede cambiar su condición en cualquier momento y, por ende, perder su validez. Además, para ejecutar esta garantía es necesario recurrir a la vía judicial con todos los gastos económicos, de tiempo y energía que esto implica.

  • Seguro de caución

En cambio, el seguro de caución es un medio contractual respaldado por una aseguradora. Esto implica, para empezar, que la garantía está avalada por una compañía regulada nacionalmente.

De esta manera, cuentan con la capacidad de responder ante cualquier siniestro y no corren riesgo de insolvencia. Además, en el caso de incumplimiento, la empresa se hace cargo inmediatamente del pago de la deuda y de los trámites necesarios para recuperar el inmueble.