Linares, siempre

R. Romani Sus ojos descubrieron la gracia del sauce a orillas del Cabayú Cuatiá, el 29 de octubre de 1920.