Gualeguaychú volvió a protestar contra la pastera Botnia

La Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú volvió a protestar este domingo contra las emanaciones tóxicas de Botnia, al llevar adelante una caravana que unió Arroyo Verde con el Puente Internacional General San Martín. La acción se cumplió pasadas las 15 cuando una fila de alrededor de 200 automóviles inició la marcha hacia el puente, donde minutos más tarde y a través de una proclama la Asamblea cuestionó la acción de Botnia en la región.

 

Arroyo Verde fue punto de encuentro de asambleístas y vecinos que adhirieron a la medida, y el puente General San Martín el escenario donde se leyó una proclama de rechazo y cuestionamiento a la pastera.

La Asamblea Ciudadana Ambiental Gualeguaychú leyó sobre el puente que comunica con la localidad uruguaya de Fray Bentos una proclama titulada “El olor de Botnia es contaminación”.

“Solamente los ignorantes o los corruptos pueden decir que Botnia no contamina”, dijeron los integrantes de la Asamblea en una proclama leída sobre el puente, luego de que se entonaran las estrofas del Himno Nacional.

“Botnia no sólo contamina nuestras aguas, sino que trae la polución hacia nuestros hogares, sumando inseguridad a la calidad de vida de la población con los “incidentes ambientales” a que nos tiene acostumbrados casi a diario”, expresaron.

El asambleísta Martín Alazard indicó: “La convocatoria superó las expectativas, ya que la caravana fue aprobada el miércoles de noche”, y remarcó que “Gualeguaychú sigue de pie para que se vaya Botnia”.

El puente binacional, uno de los tres enlaces viales entre la Argentina y el Uruguay, está prácticamente sin actividad desde el 20 de noviembre de 2006, cuando la Asamblea cortó por tiempo indeterminado la ruta internacional 136 que va hacia Fray Bentos en el paraje de Arroyo Verde, a 28 kilómetros de la ciudad entrerriana y a 15 kilómetros de la localidad uruguaya.

Luego de que la empresa Botnia comunicara que realizaba desde el martes pasado una paralización por mantenimiento, se registraron episodios de olor y la Asamblea convocó a una movilización.

“Una vez más nos encontramos los habitantes de la cuenca del Río Uruguay, perjudicados agraviados y vapuleados por la mafia finlandesa contaminante, auspiciada por el Banco Mundial avalada por la administración de Tabaré Vázquez, su séquito economicista y el poder económico Mundial”, expusieron los ambientalistas.

La Asamblea cuestionó también al gobierno uruguayo de Tabaré Vázquez y el gobierno de Finlandia.

“Tabaré Vázquez miente cuando dice: “si contamina la sacamos”. Ni siquiera tiene poder a través de la Dinama (Dirección Nacional de Medio Ambiente) para realizar controles ambientales dentro de la planta, los hacen a distancia fuera del predio con columnas abastecidas y controladas por la empresa Botnia, solo cubriendo una pequeña porción de los 360º posibles a una altura muy por debajo de la chimenea donde parte la pluma de dispersión”, manifestaron en la proclama.

“Finlandia nos engaña avalando y participando desde el estado en el emprendimiento con Kemira (propiedad mayoritaria del estado fines) lugar donde se produjeron accidentes y los oculta sin ni siquiera informar a la población ribereña”.

Finalmente la Asamblea denunció en la proclama que “como si esta mentira fuera poco, nos encontramos con la confirmación de que ya no es más Botnia sino UPM, un nueva mascarada de la hipocresía finlandesa y del gobierno de Uruguay”, al referirse a la reciente venta de acciones de Botnia a la empresa finlandesa UPM.

 

agencia APF