El uso de señas dejó en silencio a concejales de Paraná

Hipoacúsicos reclamaron en lenguaje de señas la sanción de una ordenanza. Lo hicieron en el Concejo Deliberante de la ciudad de Paraná, acompañados por integrantes del Foro de la Discapacidad, del Consejo Municipal de la Discapacidad, Secretaría de Derechos Humanos y el INADI. Pidieron que la declaración de patrocinio lingüístico de las señas tenga rango de ordenanza.

El Círculo de Sordos de Paraná pidió, en el recinto y con lengua de señas, que se eleve a ordenanza la declaración de su lengua como Patrimonio Lingüístico y Cultural de la comunidad de sordos. Lo hicieron a través del instituto de Voz Ciudadana y para plantear el reclamo utilizaron las señas y demostraron a los concejales la desigualdad comunicacional, y para salvarla pusieron a disposición un escrito con sus exigencias.

En ese texto, se resaltó el avance que significó para ellos el decreto que declara la lengua de señas como patrimonio lingüístico y cultural de la comunidad sorda pero pidieron que esa definición se eleve a ordenanza. Y para marcar la clara barrera comunicacional que atraviesan dijeron a los ediles que “de la misma manera que se sintieron algunos que no entendieron lo que dijimos, es como se siente diariamente la comunidad sorda en Paraná”.

Para el Círculo “la sociedad discrimina o excluye, si se quiere, al no proveer a sus ciudadanos sordos de las mismas oportunidades que el resto” y mencionaron como tales “las posibilidades de ocio, deporte, trabajo salud”. También advirtieron que “la falta de accesibilidad comunicacional” del municipio “es alarmante” ya que las personas sordas “no tienen forma de acceder a ningún tipo de información de manera autónoma”.

En el escrito, el Círculo destacó la “importancia que tiene que la ecuación llegue para todos, que sepamos a quienes podemos elegir para que nos representen, que conozcamos nuestros derechos, deberes y obligaciones y que podamos conocer lo que sucede a nuestro alrededor, ya que hasta la fecha nos sentimos marginados de la historia. Sentimos que la historia ha sido escrita por oyentes y para oyentes, sin mirar al costado y ver que hay una comunidad con los mismos valores, capacidades intelectuales y posibilidades que todos.” Y para concluir pidieron “repensar la posición del Estado municipal” ante su problemática.

(La Nota digital)